Revista teatros

Actualidad

volver

Publicado el 13 de Agosto de 2019 a las 11:45 horas

"La corte del faraón", penúltimo montaje del Festival de Mérida


"La corte del faraón" es el penúltimo montaje del Festival de Mérida antes de que "Tito Andrónico" ponga el broche final. Se trata de una zarzuela, una de las más conocidas, a la que El Negrito Producciones le dado una vuelta de tuerca. Podremos verla del 14 al 18 de agosto.

Ricard Reguant es el encargado de dirigir esta locura interpretada por Itziar Castro, Paco Arrojo, Celia Freijeiro, Inés León, Joan Carles Bestard, Javier Enguix, Noelia Marló, Basem Nahnouh, Antonio Maña, Cristina Esteban, Guillermo Pareja, Marta Castell, Pascual Ortí, Patricia Arizmendi, Tamia Denis y Rocio Martín

"Proponemos una nueva versión, basada naturalmente en el tan conocido original, en donde la representación de la trama se ve alterada por distintos accidentes y acontecimientos ajenos al argumento del libreto, y llevándolo a un terreno algo más actual, aunque la acción la situemos en 1940 en plena posguerra.

Una nueva orquestación de los temas más populares con guiños musicales incluidos puede ser un buen método para hacer que el público salga entonando esas canciones inolvidables. Un giro hacia el musical y la revista más moderna, con vestuario y coreografía afines a nuestras intenciones y una adaptación que intentara sacar el polvo a una obra, ya de por si inmortal, para reconvertirla en un nuevo hit, si es posible, siempre que el tiempo y las autoridades no lo impidan".

La corte del faraón es una zarzuela denominada opereta bíblica en un acto y cinco cuadros. Se estrenó en Madrid en el Teatro Eslava el 21 de enero de 1910, con libreto de Guillermo Perrín y Miguel de Palacios y música de Vicente Lleó, allí disfrutó de más de 700 representaciones, convirtiéndose en una de las 5 zarzuelas más representadas. Está basada en una obra francesa sobre el episodio bíblico del casto José y la esposa de Putifar.

Desde su estreno no ha dejado nunca de representarse, algunas veces de manera oculta (ya que las representaciones fueron prohibidas durante la dictadura franquista, por su tono erótico e irreverente), y ya una vez en plena democracia, en múltiples salas tanto profesionales como amateurs. Es sin duda, junto a La verbena de la paloma, la zarzuela más conocida por el público en general, incluso para los que no conocen prácticamente nada de este género musical.