Revista teatros

Actualidad

volver

Publicado el 31 de Julio de 2018 a las 10:54 horas

La Fedra de Paco Bezerra y Lolita en el Festival de Mérida

La Fedra de Paco Bezerra y Lolita en el Festival de Mérida

Nuevo estreno en el Festival de Mérida para dar la bienvenida a agosto. Del 1 al 5 podremos ver la "Fedra" que ha dibujado Paco Bezerra para una magistral Lolita Flores. Dirige Luis Luque y completan el reparto Juan Fernández, Críspulo Cabezas, Eneko Sagardoy y Tina Sáinz.

Fedra es la reina de la Isla del Volcán. No come ni habla ni duerme. Está enferma pero los médicos no saben el origen de su padecimiento y el país entero anda preocupado por su estado de salud. Algunos dicen que se ha vuelto loca. Otros, que las largas ausencias de su esposo, el rey de la isla, han terminado por devastar y asolar su corazón, pero nadie conoce la verdad y todos se equivocan. Y es que la gran responsable de la dolencia de Fedra no es otra que una pasión que la atormenta desde hace tiempo y que ya no puede reprimir más; un erotismo inmoral e impúdico, un deseo violento e indómito, un amor prisionero e indecente. 
Es una Fedra que ha reescrito Paco Bezerra y que dirige Luis Luque. Es una Fedra muy mujer, una Fedra especial, llena de amor y de desamor, pero una Fedra fuerte. Mérida para mí significa muchísimo, fui con “La asamblea de las mujeres” y ahora vuelvo siendo protagonista al lado de Tina Sáinz, Críspulo Cabezas, Eneko Sagar-doy y Juan Fernández. Vuelvo a ese marco donde hay esa energía tan maravillosa y tan encontrada, con el circo romano donde mataban a los cristianos y al lado el teatro, yo creo que se mezclaban los aplausos de la muerte con el de la vida, que es un poco lo que es Fedra, Lolita Flores 

Atrévete a amar. "Fedra" según Paco Bezerra y Luis Luque

El amor, en muchos casos, es sinónimo de dicha y felicidad, pero, en otros, es también tormento y grandísima condena (en especial cuando te enamoras de la persona que no debes). Pero, ¿cómo actuar cuando la razón y el deseo entran en conflicto? ¿Es más justo atender a lo que plantea el cerebro o a lo que demanda el corazón? ¿Qué debería pesar más? ¿Pensar o sentir?
 
Tradicionalmente, éste es el conflicto interno al que siempre ha tenido que enfrentarse Fedra, un personaje que, atrapado en las redes de la tragedia, se debate y no se puede decidir. Y esto mismo es lo que la ha terminado convirtiendo en un personaje un tanto inactivo, alguien que, incapaz de elegir, se decide por darle la mano a la muerte como la mejor de las opciones.
 
Lo que hemos querido con esta Fedra es sacar al personaje de ese letargo en el que siempre se ha encontrado para crear una mujer más combativa y con menos miedo; una persona que, huyendo de la tragedia, se sumerja de lleno en ella y peleé frente a frente; una mujer exenta de culpa, capaz de luchar por lo que quiere, y que, ante todo, se atreva a amar.
 
Por esto, la escenografía elegida es un lugar emocional, un lugar tan grande como un volcán en mitad de una isla rodeada por un mar antiguo. Un espacio que es una grieta en el pecho, un hueco por el que se ha salido el corazón de nuestra protagonista. Una puesta en escena en donde las artes visuales y la música serán vehiculares de esta historia violenta. Una Fedra contemporánea que nos venga a hablar sin tapujos y sin temor de la libertad de amar. Entender las razones de su corazón para aprender a respetarnos y, de esta forma, mejor amarnos. Convertir el gran teatro romano de Mérida en el pecho de Fedra y refugiarnos en él. El volcán está a punto de entrar en erupción.