Revista teatros

Actualidad

volver

Publicado el 07 de Noviembre de 2019 a las 09:54 horas

La Zarzuela estrena "Tres sombreros de copa", una ópera de Ricardo Llorca para Mihura

La Zarzuela estrena

El Teatro de la Zarzuela estrena "Tres sombreros de copa", una ópera de Ricardo Llorca para Miguel Mihura. El Teatro Sèrgio Cardoso de Sao Paulo, Brasil, acogió a finales de 2017 el estreno de este título, una ópera de uno de los compositores españoles más reconocibles en el panorama musical internacional, basada en la obra homónima de Mihura. Una producción de la New York Opera Society que ahora aterriza en el Teatro de la Zarzuela con una nueva puesta en escena que dirige José Luis Arellano y un reparto de auténtica altura. En cartel del 12 al 29 de noviembre.

Una habitación de hotel. Ante los ojos de Dionisio en la noche previa a su boda se sucede un desfile de acróbatas, mujeres barbudas, payasos… Surgen los deseos y también los miedos... La magia del circo le hace imaginar otra vida muy diferente…

¿ALGUNA VEZ HAS deseado vivir otra vida? ¿Incluso solo por una noche? Dionisio pasa la víspera de su boda en un pequeño hotel. Intenta tomar una gran decisión: ¿Cuál de sus tres hermosos sombreros de copa usará en tan señalado día?

De repente, Paula, bailarina de una compañía de circo que también se hospeda en el hotel, irrumpe en su habitación. Al verlo lo confunde con un malabarista y entonces, solo por una noche, Dionisio experimenta la diversión y la locura de ser parte de esa troupe. O lo que es lo mismo, vivir una vida muy diferente a su rutinaria cotidianeidad.

Una ópera para Mihura

““Tres sombreros de copa” es un texto moderno, divertido pero sobre todo lleno de poesía y ternura”, nos cuenta José Luis Arellano, responsable de la puesta en escena de esta obra que el compositor Ricardo Llorca ha llevado al terrero de la lírica, y continúa: “La ópera que vamos a estrenar contiene diálogos de la obra y sigue la historia de Paula y Dionisio, pero, además, Ricardo no solo hace hincapié en la poesía, sino que nos habla de la soledad frente al bullicio, del juego teatral, en este caso el circo, frente al silencio y el aburrimiento y usa el sonido contemporáneo para enmarcar un universo complejo y obsesivo. En suma, amor, dulzura, picardía, belleza y vida para abrir una nueva temporada”.

Miguel Mihura tardó 20 años en estrenar una obra que todos consideraban o irrepresentable o que no se iba a entender o, simplemente, que no gustaba. Sin embargo, ha pasado a la historia del teatro español del siglo XX como una de las más destacadas.

“Miguel contrapone lo poético y sentimental con lo satírico. Dos mundos enfren-tados e irreconciliables: el burgués, hipócrita, rígido, estricto moralmente y otro más libre y vital, opuesto en lo rutinario en el que todavía es posible sentir e imaginar”, afirma Arellano y va más allá: “Ricardo sigue a Mihura en la historia, pero convierte el Music Hall en un circo italiano y da vuelo a la parte poética y sentimental. Nos muestra ese mundo libre del circo, pero con ataduras, como si fuesen leones enjaulados, a excepción de Paula, que sueña e imagina con una libertad sin límites. La música es bellísima y de una escucha muy emocionante”.

Al compás que marca la batuta del maestro Diego Martín Etxebarría, Jorge Rodríguez-Norton, Rocío Pérez, Emilio Sánchez, Gerardo Bullón, Enrique Viana, Irene Palazón y Anna Gomà son los protagonistas de una propuesta que “es una sorpresa de la que irán saliendo un montón de conejos”, afirma divertido el director. Y es que un hotel de estructura simple, un esque-leto lleno de movimiento, puede transformarse por arte de magia de un lugar solitario y mortecino a un espacio lleno de ruido y donde todo puede ocurrir...

“Espero que los espectadores salgan llenos de vida, de músicas y de sueños”, finaliza Arellano.