Revista teatros

Actualidad

volver

Publicado el 05 de Junio de 2019 a las 11:56 horas

Tras estrenarse en el Surge, "Nuremberg" continúa en La Encina Teatro

Tras estrenarse en el Surge,

Tras presentarse los últimos días de mayo en el Teatro Lagrada en el marco de la sexta edición del Festival Surge Madrid, esta interesante producción de La Encina Teatro recala en la sala que la vio nacer para seguir contando una historia dramática hiperrealista. "Nuremberg" narra la historia de un joven skinhead que grita sus emociones furiosas al mundo con el fin de ser escuchado por alguien. Por alguno que pase en ese instante. Paco Sáenz dirige la obra de Santiago Sanguinetti que protagoniza Domenico Balsamo.  

UN SKINHEAD. UNA habitación ambigua de un piso franco, blanca pura y oscura, negra, sucia, vacía. Hoy, ayer, ojalá no mañana. El centro de Madrid, un pueblo de España, otro país, otro continente. Xenofobia, ultraderecha, ultranacionalismo, racismo, exterminio, genocidio.

Y puede ser un amigo, una amiga, un vecino, el fontanero, tu propio hijo. Uno más del montón, una persona que sale, pasea por el barrio, sonríe, se enamora... Pero también siente desprecio por el otro, ira, rencor, a veces temor, lo mueve la venganza, el odio, la agresividad, la discriminación...

Juicio y emoción violenta

“”Nuremberg” es la proyección del odio y, al mismo tiempo, la identificación con él”, nos cuenta Paco Sáenz, director de esta propuesta que tras su paso por el Festival Surge recala en casa, en La Encina Teatro.

Y continúa:

“Un recorrido que atraviesa con su discurso de odio hacia lo diferente.Son historias de odio, son relatos de amor, son recuerdos de una infancia perturbadora, de maltrato psicológico y físico, de violación en su etapa adolescente y adulta, de violencia…”.

Acosado por sus fantasmas, el personaje creado por el dramaturgo uruguayo Santiago Sanguinetti se cuela entre los huesos, la piel y los órganos del actor Domenico Balsamo, lo posee, lo utiliza para exorcizar pro-fundos sentimientos.

“El director quiso enfatizar la parte relacionada con las oscilaciones de humor en un hombre que exhibe una lucha interna consigo mismo, cuyo objetivo es negar y gritar al mismo tiempo sus desilusiones, las cosas que la vida le ha dado, la fragilidad que busca en vano cubrir con una falsa armadura de un hombre fuerte, armadura que cede sin mucho esfuerzo”, cuenta.

En el escenario, un juego de elementos blancos, que nos llevan a la pureza aria, y un saco de boxeo transparente lleno de pelu-ches, que simbolizan su niñez, sus recuerdos de tiempos felices. Y en el ambiente partes de la ópera “Tannhäauser“ de Wagner y ráfagas de los juicios de Nuremberg.

Todo para envolver a los espectadores en una atmósfera propicia que les haga “reflexionar, generar una nueva mirada acerca de la realidad, que puedan pensar y pensarse y que puedan, sobre todo, cuestionar la actualidad. Una actualidad marcada por el resurgimiento de extremas derechas, tanto en España como en Europa y el resto del mundo, y las diversas manifestacio-nes de odio que hacen a estos cuestionamientos, violencias machistas, del patriarcado, de género, de estado, violencias anti inmigración...”, finaliza Sáenz.

De Andalucía a Madrid...

La Encina Teatro inicia su andadura en Andalucía en 1992 de la mano del actor y director Paco Sáenz como una plataforma de artes escénicas en la que distintos componentes del grupo proponen y realizan cursos, conferencias pedagógicas y espectáculos de calle alternados con montajes al uso.

En el año 2000 la compañía da el salto a Madrid y se enfoca a la producción y distribución de espectáculos teatrales, dando también cabida a iniciativas pedagógicas y formativas. Y en marzo de 2017 comienza su trayectoria como sala de teatro y por ella han pasado éxitos como “Bodas de sangre”, “La casa de Bernarda Alba”, “Prófugas” o “Sexualmente hablando”.

“En la actualidad es una sala de amplio espectro de programación, referente para el cono sur de América Latina, con programaciones semestrales de obras fundamentalmente del Río de la Plata”, nos cuenta Paco Sáenz, y continúa: “Está ubicada en el Barrio de Embajadores, con salas referentes como Cuarta Pared, Plot Point, Teatro Lagrada, Estudio 2 y otras muchas que la rodean, creando de este modo entre todas una muy buena oferta para el público teatral madrileño”.