Revista teatros

Actualidad

volver

Publicado el 27 de Junio de 2020 a las 12:00 horas

Tras su cancelación en abril, La Tristura llega a los Teatros del Canal

Tras su cancelación en abril, La Tristura llega a los Teatros del Canal

Tras su cancelación en abril, La Tristura llega a los Teatros del Canal. Tras su reapertura con Madrid en Danza, este espacio continúa con su programación presentando "Renacimiento", un espectáculo que analiza la construcción de nuestra democracia volviendo al lenguaje documental y metateatral y que podrá verse del 1 al 12 de julio.

Se trata de una obra construida sobre el proceso de un montaje y desmontaje técnico teatral, en la que se entrelazan, como en el anterior título de esta compañía (Future Lovers), las herramientas del documental y de la ficción, apoyándose a la vez en un proceso histórico: la formación de la Democracia Española.

Los creadores explican que, “desde hace unos años, hemos ido trabajando en teatros más grandes, en mejores condiciones, y hemos podido contar con un equipo de trabajadores, de técnicos, con los que desarrollar montajes más complejos. Observamos todo ese proceso, que tan solo dura unas horas, como un rito de paso. Un camino que comienza en la nada, en el escenario vacío, y se va desplegando hasta el momento final, cuando todo está dispuesto para que entre el público. Esta marcha entre luces, maquinaria y construcción del espacio, nos parece casi un recorrido místico. Siempre hemos pensado que en ese viaje se escondía una pieza escénica en la que algún día tendríamos que investigar. El momento es ahora".

Al mismo tiempo, "Renacimiento se dibuja a partir de momentos icónicos de nuestra breve historia democrática. La pieza trata de comprender la naturaleza de los grupos y de las comunidades y cómo nos unimos en relación a objetivos en común. Nos concentraremos en un pequeño grupo de operarios que nos conducen por esta obra, con el deseo de simplemente llegar a conocerles, con la intuición de que la intimidad y la poesía son, esencialmente, conceptos políticos".

El teatro se convierte así en el lugar en el que "la sociedad se enfrenta a sí misma, a sus propias heridas y oscuridades. Y, al mismo tiempo, es un espacio de celebración, un extraño oasis donde todavía es posible el encuentro humano, real y tangible, donde sentir que no estás solo en el mundo. Siempre nos hemos sentido apelados por esta dualidad. Por eso, frente al recuperado concepto de «Reconquista», traemos aquí el de «Renacimiento», que, de una manera inocente e incluso naíf, nos recuerda que seguramente nos querremos volver a despertar mañana. Y que, hayamos llegado como hayamos llegado hasta aquí, la vida empieza, de nuevo e imparablemente, ahora mismo”.

En Renacimiento, La tristura reafirma su concepción del teatro y el arte como espejo de una comunidad, y su voluntad de crear “situaciones humanas” dentro y fuera del escenario, como ya hizo en Future Lovers, CINE y Materia Prima. Piezas, todas ellas, con las que la compañía, hoy residente en los Teatros del Canal, ha colaborado con el Festival de Otoño de Madrid, Cena Contemporânea de Brasilia, Théâtre de la Ville de París, Festival Grec de Barcelona, Sommerfestival Kampnagel de Hamburgo, Teatro Central de Sevilla o Festival Internacional de Lugano.