Revista teatros

Actualidad

volver

Publicado el 19 de Septiembre de 2019 a las 10:08 horas

Voadora se estrena en La Abadía con "Hemos venido a darlo todo"

Voadora se estrena en La Abadía con

Voadora, referente en la vanguardia escénica española, se estrena en La Abadía con "Hemos venido a darlo todo", un espectáculo vibrante y surrealista que busca la catarsis colectiva por medio de la música electrónica que podremos ver desde hoy hasta el 29 de septiembre.

Hemos venido a darlo todo puede definirse como una gran fiesta kitsch que busca la catarsis colectiva del público a través de la música electrónica. Una creación de José Díaz, Hugo Torres, Fernando Epelde y Marta Pazos con la que hemos hablado– bajo la dirección de esta última, con escenografía de Carmen Triñanes, iluminación de Nuno Meira e indumentaria y caracterización de Fany Bello. El montaje podrá verse en diez únicas funciones, del 19 al 29 de septiembre, en la Sala José Luis Alonso.

Una propuesta única e inusual, entre lo performativo, lo musical y el teatro experiencial que cuenta con una propuesta dramatúrgica singular:

En 1977, la NASA realiza un ejercicio artístico de síntesis y perdurabilidad: enviar al espacio un vinilo de oro y algunos materiales extra que pretendían definir a la humanidad en su conjunto. Una selección musical que podríamos entender como un “Best of” de una comunidad orgullosa, confeccionado para sobrevivir al Planeta Tierra. A medio camino entre la Caja Negra y el popurrí de una especie tragicómica.

Cuarenta y dos años más tarde, Voadora revisa esos materiales que nos cuentan mucho más sobre nosotros mismos de lo que la agencia espacial nunca pudo imaginar.

Hemos venido a darlo todo parte de los samplers sonoros de aquellas músicas y los remezcla en directo para ofrecer una experiencia escénica que trata sobre las sutiles diferencias entre un acontecimiento, un acto y una epifanía. Un espectáculo que acaba por convertirse en un rito chamánico colectivo que nos invita a vibrar y compartir una felicidad súbita. A través de su característico gusto por lo retro y lo pop, Voadora nos propone un viaje hacia lo efímero, hacia lo primario… libre de controles y responsabilidades.

Para la compañía se trata de todo un manifiesto: “Nuestro manual y nuestro pacto con la experiencia escénica desde el brillo de todos sus elementos, el movimiento, la música y las imágenes. Queríamos hacer un espectáculo dedicado a la música; no música para el teatro, sino teatro para la música. Ponerla en el centro y que fuera el teatro el que atravesara la música”, explica su directora, Marta Pazos.

“¿Dónde queda la perspectiva de género en aquella selección de tracks seleccionados para definir nuestra identidad? ¿Y la visión animalista? ¿Qué tiene que decirnos la selección contenida en los vinilos sobre la igualdad en términos raciales y sobre la propia idea de lo perdurable? ¿Dónde termina el código científico y empieza la fe? ¿De qué manera se inmiscuyen estos dos conceptos entre el pacto de ficción que firmamos con el espectador antes de cada función?

Este montaje juega a desplazar el centro del público ante el hecho teatral sin renunciar a la frescura, la extrañeza, el sudor y la energía de la música electrónica en lugares extraños porque, al fin y al cabo, hemos venido aquí a darlo todo”.