Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Aitana Sánchez-Gijón por Juana

Publicado el 29 de Noviembre de 2019

Entrevista a Aitana Sánchez-Gijón por Juana

Obra: Juana

 Este espectáculo es un homenaje a la valentía de mujeres que se han atrevido a luchar y han pagado un alto precio. Son un ejemplo y una inspiración

 “Porque Juana merece sentir en sus manos indagadoras el nervio vivo y trémulo del hoy”. Porque Juana, la Papisa Juana, Juana de Arco, Juana la Loca, Juana Inés de la Cruz, Juana Doña y tantas y tantas Juanas se quitaron los grilletes, rompieron cadenas y pusieron los peldaños necesarios para la construcción de la mujer contemporánea. Y ahora se les hace justicia con este espectáculo inquietante, conmovedor y lleno de poesía, un viaje emocional y emocionante en el que nos acompañan los intérpretes Chevi Muraday –que también firma la idea, la coreografía y la dirección–, Alberto Velasco, Carlos Beluga, Maximiliano Sanford y Aitana Sánchez-Gijón poniéndoles voz, carne, piel y alma a esas mujeres en las que mirarnos. Charlamos con ella. Por VANESSA RAMIRO Fotos DAMIÁN COMENDADOR
 

¡Cuántas cosas tenemos que aprender de estas Juanas! ¿Qué les debemos las mujeres de hoy a las Juana de la Historia?

Todas estas Juanas son un ejemplo de mujeres que se atrevieron a ser, mujeres que rompieron el molde, que derribaron fronteras, las fronteras impuestas históricamente a las mujeres, que las han ninguneado, aplastado, sometido, sojuzgado y tenemos que aprender de ellas todo, sobre todo esa valentía, incluso a costa de su propia salud mental y de sus vidas. Son la semilla que conforma a la mujer del siglo XXI, a la mujer que tiene conciencia de que como ser humano tiene el mismo derecho a ser que la otra mitad de la población.


Losdedae, Chevi Muraday en realidad, es quien se sienta frente a estas mujeres y a las que se quedaron en el tintero e idea este espectáculo. Háblenos un poquito de qué es “Juana”, cómo definiría el espectáculo, qué vamos a ver… ¿Qué ha hecho esta vez Chevi Muraday?

Chevi ha creado un espectáculo que es un viaje emocional a través del movimiento, la danza y la palabra bebiendo sobre todo de un libro que le tenía obsesionado, que es “Agua viva” de Clarice Lispector y yo le sugerí que leyese “Mujeres que corren con lobos” también de Clarissa Pinkola Estes y de hecho el primer monólogo con el que arranca la función habla de esa naturaleza salvaje y profunda de la mujer y de esa potencialidad y de ese atreverse a ser. Él plantea este viaje emocional en el que no hay una historia lineal y las Juanas en realidad son voces distintas de una misma mujer que habitan todas en la mujer contenedora que soy yo, esa mujer del siglo XXI a la cual atraviesan todas estas Juanas. Es un lenguaje poético y emocional sobre todo.


Denos una brevísima pincelada de cada una de las Juana que vamos a encontrar en el espectáculo: la Papisa Juana; Juana de Arco; Juana la Loca; Sor Juana Inés de la Cruz y Juana Doña.

Juana de Arco esa niña pastorcilla que acabó al mando de todos los ejércitos en Francia y derrotando al enemigo inglés y se lo agradecieron quemándola viva en la hoguera y acusándola de hereje. Es algo por un lado asombroso y al mismo tiempo injusto y cruel.

Juana la Loca, una mujer que enloqueció también, casi niña enviada a un país lejano, casada con ese hombre que la traiciona constantemente y que se aferra a ese amor como única tabla de salvación y que es sometida y encerrada tanto por el padre como por el esposo como por el hijo, una mujer totalmente sojuzgada por todos los hombres de su vida.

La Papisa Juana, no sabemos si es un personaje de leyenda o un personaje histórico,  nosotros hemos bebido sobre todo de una novela de Roidis, un autor del siglo XIX que habla de ella como una mujer que se hizo pasar por hombre y que acabó siendo Papa y que se desveló su identidad cuando se puso de parto en una procesión y acabó lapidada. De nuevo una mujer que se atrevió a entrar en el terreno de los hombres y acabó muy mal por ello.

Sor Juana Inés de la Cruz, una poeta excepcional, monja, pero profundamente enamorada de otra mujer, su mentora, y que escribe poemas ardientes, de amor profundo hacia esta mujer y que también estuvo en peligro por las cosas que escribía de ser juzgada por la Inquisición y que incluso tuvo que hacer como un ejercicio público de humildad y de rechazo de ninguna pretensión con su escritura.

Juana Doña, la más cercana en el tiempo, la más contemporánea, esa mujer encarcelada, condenada a muerte, que pierde también a su marido fusilado después de la Guerra Civil, escritora y que a través de ella hemos recibido el testimonio de todas esas mujeres republicanas encarceladas durante el régimen franquista. Así que son todas ellas realmente heroínas, pero hay otras tantas Juanas anónimas, que se llaman Ana o Pepita o como sea, pero para mí son todas Juana, y que vertebran la historia de las mujeres que se han atrevido a luchar y que han pagado un alto precio por ello.


Como reza el dicho “No están todas las que son, pero son todas las que están”. ¿Podríamos entender este espectáculo como una forma de hacerles justicia al menos poética?

No pueden estar todas porque realmente cuando Chevi se puso a investigar sobre las Juanas aparecían Juanas por todas partes, hay una Juana bolivariana, está Juana la Beltraneja, hay una Juana también ligada al mundo de los maquis… En fin, hay muchas más Juanas de las que hemos introducido en el espectáculo pero había también que concretar y estas son las Juanas que más le cuadraban a Chevi para encontrar ese viaje emocional a través de todas ellas. Y claro que este espectáculo es un homenaje y un tributo a su valentía y a su sacrificio y a su necesidad de ser y son una inspiración y un ejemplo.


¿Nos regala alguna frase del espectáculo que sea particularmente emocionante?

Os voy a regalar un fragmento del monólogo final que dice: “Mi única salvación es la alegría porque es demasiado cruel saber que la vida es única. Me niego a estar triste. Seamos alegres, quien no tenga miedo de ser alegre y de experimentar por una vez si quiera la alegría alocada y profunda tendrá lo mejor de nuestra verdad. Yo estoy alegre en este instante porque me niego a ser vencida y mi propia muerte también tiene que ser alegre, todavía no sé cómo, pero tiene que serlo, porque quiero sentir en mis manos indagadoras el nervio vivo y trémulo del hoy”.


Ha dicho que es consciente de su osadía porque, más allá de hacer ballet cuando era pequeña, no tiene formación profesional en danza. ¿Qué le llevó a aceptar la propuesta?

Sí es cierto, soy una osada porque en este caso no es que yo aceptara la propuesta, sino que yo la provoqué, yo abordé a Chevi y le dije “hazme bailar” después de ver su pieza “En el desierto” y de sentir como una revelación y una euforia y unas ganas de estar, de formar parte de un proceso así donde los actores y los bailarines encuentran ese lenguaje común y utilizan la palabra y el movimiento como un todo. Así que simplemente me atreví (risas) y Chevi afortunadamente recogió el guante y ya me vino con la propuesta concreta y donde pensé, “dios, Aitana, esto te lo has buscado tú, ahora no te puedes echar para atrás”. “Ten cuidado con lo que deseas porque se puede llegar a cumplir” es lo que me dijo Chevi. Y así ha sido y así está siendo. Afortunadamente, claro.


¿Cómo está siendo esta experiencia con Losdedae, compañía de danza de referencia en nuestro país?

Está siendo una experiencia única en mi vida y que yo creo que no voy a vivir algo parecido nunca más a no ser que ya me cojan como cuerpo de baile fijo en Losdedae (risas). Realmente está siendo un proceso en el que yo me siento absolutamente integrada, en el que Chevi y mis compañeros jamás me han hecho sentir como alguien ajeno al mundo de la danza, como vengo de otro lado…

He sentido una acogida y un respeto mutuo todos, como de encontrar ese lugar común y no hacer pesar nunca al otro que no es ese tu lenguaje o no es tu preparación o no es lo tuyo, sino que me he sentido una más desde el primer momento. También porque hemos hecho un proceso de casi un año y medio de trabajo, de encuentros, primero Chevi y yo, los dos solos, para entender un poco hasta donde podía llegar mi cuerpo y luego poco a poco con los chicos que se fueron sumando, Alberto Velasco, Carlos Beluga y Maximiliano Sanford. Así que yo me siento como si fuera una más, como si hubiera bailado toda mi vida con Losdedae (risas).


Si le digo Chevi Muraday…

Si me dices Chevi Muraday yo te digo… bufff. Uno de los grandes creadores en el mundo de la danza contemporánea de nuestro país, que además es capaz de mezclar las distintas disciplinas y utilizar un lenguaje absolutamente teatral, que se atreve a integrar la palabra como un elemento fundamental, que tiene una visión poética, profunda y emocionantísima en todos sus espectáculos. Sus espectáculos tienen un factor emocional que te hacen viajar como en otra dimensión y… no lo sé, es alguien que creo que además está en un momento de madurez creativa absolutamente maravillosa, o sea, en plenitud absoluta. Eso, que es uno de los grandes creadores de nuestro país.


Tampoco se han rodeado ambos de cualquiera. ¿Qué nos diría de Carlos Beluga, Maximiliano Sanford y Alberto Velasco?

La verdad es que el elenco es de ensueño. Con Alberto Velasco yo había interpretado, protagonizado un corto que dirigió hace un año y medio, dos años, que se llama “Volcánica” y por supuesto lo había visto bailar con Chevi y me quedé asombrada. En “El desierto” descubrí a Alberto Velasco en su faceta de bailarín, porque yo lo conocía de haberlo visto en “Vis a vis” y de repente me encontré a un intérprete con unas capacidades insospechadas. Alberto, además, como tiene esta complicidad con Chevi  y de trabajo conjunto de los dos es un elemento fundamental porque creo que Chevi confía mucho en él y Alberto aporta también una visión, también como director que es, de espectáculos de danza y de teatro y como intérprete y bailarín, creo que son un tándem maravilloso, apoya mucho a Chevi y nos nutre a todos también de su sabiduría.

Carlos Beluga es otro hombre orquesta, que lo hace todo y lo hace todo bien. Es decir, en el espectáculo además hay un momento en el que canta y toca la guitarra eléctrica, lo que hace con el cuerpo es asombroso, yo cuando tengo que estar en brazos de Carlos Beluga yo me tiro al abismo, de hecho me tiro físicamente así en plancha porque sé que él siempre me va a recoger, es como una columna sólida y fuerte y luego es como un pájaro que vuela, lo tiene todo.

Y Maximiliano Sanford es otro bailarín con una sensibilidad impresionante, hace un solo al final del espectáculo haciendo de Eugenio, el marido de Juana Doña, en el momento de su fusilamiento que a mí cada día se me saltan las lágrimas.

Estoy como una vedette sostenida por todos estos hombres fuertes, poderosos y profundamente sensibles. Somos todos, yo con ellos, Juanas, así nos llamamos, Juanas.


¿Quiénes son las Juanas de hoy?

Las Juanas de hoy son todas estas Juanas, la mayoría de ellas anónimas, que más que en nuestro primer mundo, que también por supuesto, de repente estas mujeres mexicanas que se atreven a presentarse como alcaldesas en sus pueblos y acaban asesinándoles a los hijos o a ellas mismas o las mujeres que en mundos como de repente de la ablación femenina logran salvar a sus hijas de ese horror o las que…

En fin, pero sí, en nuestro país, en el día a día, esas mujeres que logran salir del maltrato o que levantan la voz simplemente para clamar por sus derechos o la sueca maravillosa jovencita, Greta, que clama por el cambio climático desde su valentía de adolescente comprometida y escandalizada por lo que está sucediendo. En fin, son todas las mujeres que simplemente usan su voz por derecho y por encima de las consecuencias que esto pueda acarrear, aunque las consecuencias puedan ser nefastas para sus vidas también.


¿Por qué no debemos perdernos este espectáculo?

No debemos perdernos este espectáculo porque es un viaje emocional, profundo, hermoso y poético en el que la palabra y el movimiento, y la danza, abren un canal de comunicación con el público inesperado. Yo invito a los espectadores, como lo hago además verbalmente al principio de la función: “Quien me quiera acompañar, que me acompañe, el viaje es largo, es doloroso, pero es vivido”. Pues eso, es un viaje vivido, el que quiera experimentar este viaje, que se suba al barco con nosotros.

 

  • Entrevista a Olivia Molina por Perfectos desconocidos
  • Entrevistas a María Virumbrales e Inma Mira por 33 el musical
  • Entrevista a Karim por Solo para adultos y Kamino de risas
  • Entrevista a Aitana Sánchez-Gijón por Juana
  • Entrevista a Joaquín de Luz por El cascanueces
  • Entrevista a María Adánez por Divinas palabras
  • Entrevista a Juan Echanove por La fiesta del chivo
  • Entrevista a Carolina Noriega por Ángeles y demonios
  • Entrevista a Claudio Tolcachir por Próximo
  • Entrevista a Antonia Paso por Chicas y chicos
  • Entrevista a Julián Fuentes Reta
  • Entrevista a Fernando Soto por Perfectos desconocidos
  • Entrevista Silvia Abascal por Ecos
  • Entrevista a Lucía Quintana por La fiesta del chivo
  • Entrevista a Alba Quintas por Celia en la revolución
  • Entrevista a Elvira Lindo por El niño y la bestia
Godot 204 lat
Kooza 203 lat
Tourne 203 lat
La ternura 204 lat
El Molino 204 lat
TFM 204 saturday lat
TFM 204 lat zambomba
Yerma 204 lat
Ópera Divertimento 202 lat
La Cubana 203 lat
Ballet San Petersburgo 204 lat
Susan y el diablo 203 lat
Asalto a la sede 204 lat
CDN Man up 204 lat
Kamino de risas 203 lat
Mussolini 203 lat
Español 204 lat
Monica Tello 203 lat
Sanchinarro 204 lat
Jauría 204 lat
Tribueñe 204 lat
Un marido ideal 203 lat
Dubbi  kids 204 lat
Karim 201 lat
Banner 33 el musical 202 lat
CND Cascanueces 204 sup
Fernan Gomez 204 lat
Abadia 204 lat
Peter Pan 202 lat
Un peral 203 lat
Función que sale mal 204 lat
Banner Pulmones lat 203
Perfectos desconocidos 204 lat
La fiesta del chivo 203 lat
Los hijos 203 lat