Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Alfredo Sanzol por El barberillo de Lavapiés

Publicado el 01 de Marzo de 2019

Entrevista a Alfredo Sanzol por El barberillo de Lavapiés

Obra: El barberillo de Lavapiés

 Claro que la zarzuela puede ser moderna. Es nuestra responsabilidad crear puestas en escena que la mantengan viva

 Se zambulló en Shakespeare para armar “La ternura”, que sigue arrasando allá por donde va, y la armó –en el buen sentido– con “La dama boba” de Lope con los jóvenes de la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Son sólo dos de los últimos ejemplos de la excelencia a la que nos tiene acostumbrados un Alfredo Sanzol en cuyas manos se hallan, entre otros, varios Max, el Premio Nacional de Literatura, el Ceres, el Valle-Inclan… Ahora se nos pone ‘castizo’ y nos lleva a Lavapiés con la dirección de esta zarzuela en tres actos.
 

Se zambulló en Shakespeare para armar “La ternura” y la armó (en el buen sentido) con “La dama boba” de Lope. Ahora se nos pone castizo… ¿Cómo le llega este proyecto y qué le atrajo de él?

“El Barberillo de Lavapiés” tiene una grandísima calidad musical, ambición artística, un libreto lleno de aventuras, y un sentido del humor que pone sobre la mesa asuntos políticos y de clase social. Fue Daniel Bianco, director del Teatro de la Zarzuela, el que me propuso el proyecto, y agradezco mucho su confianza ya que esta es mi primera zarzuela.


¿Qué es “El barberillo de Lavapiés”, cómo definiría esta pieza?

Es una pieza que imagina un Madrid que canta al unísono. La trama política entre La Marquesita y D. Juan, arrastra al resto de personajes y pone en danza al pueblo que se ve impulsado a actuar sin saber muy bien por qué. Es una historia de amor e intrigas con coros maravillosos.


Brevemente, para abrir boca a aquellos que no conozcan la pieza, qué resumen de su argumento hace para ‘dejarnos con los dientes largos’…

Imagínate que estás enamorado de una mujer, y que esta mujer se mete en un lío político del que no entiendes nada, y que tú por amor la sigues hasta acabar en la cárcel.  


¿Cómo son, brevemente, los personajes que vamos a encontrarnos?

El Barberillo es un hombre enamorado que ama la vida, está lleno de fuerza y de optimismo y hace todo por Paloma. Paloma comparte las cualidades del Barberillo, es su alma gemela femenina y lleva la iniciativa en su historia de amor, y en su historia política.

Paloma es fiel a su jefa, La Marquesita metida en una buena conspiración política a favor de Floriblanca que le llevará a poner en juego su historia de amor con D. Luis. D. Juan es un conspirador puro al que ayuda la Marquesita, y D. Pedro un vigilante del orden establecido y partidario de Grimaldi.


¿El libreto de Luis Mariano de Larra se respeta cien por cien o ha sido de algún modo actualizado? Y es que nos hemos ido a 1874.

He respetado el estilo del libreto que está rimado, y que quiere dar sensación de un habla de finales del XVIII, pero he reordenado muchas escenas para darles agilidad y reescrito algunas cosas manteniendo el mismo estilo. He querido que la historia quede muy clara para que el público disfrute de la música y del argumento.


Repite con Alejandro Andújar y Pedro Yagüe para la escenografía y vestuario e iluminación. Háblenos un poquito de ellos, de su trabajo, y de lo que han preparado para este ‘barberillo’.

La escenografía de Alejandro Andújar es muy espectacular. Está compuesta de ocho módulos móviles que se desplazan gracias a una guía que atraviesa el escenario de hombro a hombro y que permite darle al espacio transformaciones de forma y de tamaño rápidas y contundentes, como cuando corres por el centro de Madrid y sales de una calle muy pequeña a una gran plaza o a una avenida.

Con el vestuario Alejandro está haciendo una reinterpretación libre de la época goyesca en la que se desarrolla la trama. Hay formas muy sensuales y mucho color. Y Pedro está preparando una luz que saque partido a los grandes contrastes que nos permite la escenografía. Hay en todo la función una lucha entres los espacios públicos y los íntimos que nos da la clave para crear las atmósferas principales.


Como director primero y pensando en los artistas después, ¿dónde diría que radica para cada uno la ‘complicación’ de esta pieza? ¿O es una obra ‘fácil’?

Es una obra muy complicada porque esta llena de elementos que deben encajar, pero su dificultad es la que la hace espectacular. Las coreografías de Antonio Ruz van a ser fundamentales. Está preparando algo de movimientos muy contemporáneos en diálogo con formas de la tradición popular. Creo que el trabajo de Antonio es esencial para lograr el nervio que quiero darle a la función.


La temporada pasada firmó la versión libre del libreto de “¡24 horas mintiendo!” para el Teatro de la Zarzuela. ¿Se siente más cómodo como autor, como director, depende del momento o es imposible decidirse?

Son sensaciones diferentes. Como autor disfruto mucho del trabajo en soledad. Escribir te pone en una situación muy especial en el que se va construyendo un mundo ante ti. Con la dirección pasa algo parecido pero al hacerlo en equipo el vértigo es de otro tipo, y el disfrute está en la compañía.


Parece que hay una voluntad firme por parte del Teatro de la Zarzuela de atraer a nuevos y jóvenes públicos sin perder al fiel. ¿La zarzuela como género es o puede ser moderna? ¿Por qué?

Claro que puede ser moderna, hay en el repertorio maravillas que nunca pasarán de moda. Es nuestra responsabilidad crear puestas en escena que la mantengan viva y ser claros con el repertorio, como le pasa al siglo de oro, tener años o haber sido escrita por un autor determinado no es garantía de calidad.


¿Qué es lo que más le gusta a Alfredo Sanzol de la zarzuela como género?

Que se construye sobre la gran tensión artística de la modernidad, ser popular y tener calidad.


¿Cuál ha sido la última zarzuela que ha visto?

"Maruxa", me encantó.


¿Qué hace de esta propuesta una apuesta segura para el espectador, para el fiel y para el que nunca se ha acercado a este coliseo?

“Apuesta segura” es un oxímoron, pero sí puedo decir que queremos crear un espectáculo en el que va a ser importante cada momento para ofrecer una experiencia artística plena.


¿Otros proyectos que puedan contarse?

Me pondré a escribir en breve.

  • Entrevista a Pedro Víllora, Barrio de las Letras
  • Entrevista a Jesús Cisneros y María Luisa Merlo, Conversaciones con mamá
  • Entrevista a Elsa Ruiz, Albert Boira y Archie Bezos, HTS
  • Entrevista a Iñigo Guardamino, Metálica
  • Entrevista a Juan Carlos Corazza, Especial formación
  • Entrevista a Clara Méndez-Leite, Especial formación
  • Entrevista a Álvaro Torrente, Especial formación
  • Entrevista a Iker Karrera y Fernando Lázaro, especial formación
  • Entrevista a Alberto Salas, Especial formación
  • Quién es quién en La ternura
  • Entrevista a Miguel del Arco, La función por hacer
  • Entrevista a Aitor Tejada, La función por hacer
  • Entrevista a Juan Gea, Por los pelos
  • Entrevista Carmen Roche, Especial formación
  • Entrevista a Natalia Millán por Billy Elliot, el musical
  • Entrevista a Imanol Arias por El coronel no tiene quien le escriba
Copenhague 198 lat
Mérida 198 lat
Ballet San Petersburgo 199 lat
Scaena 199 lat
Veranos en la muralla lat
La vuelta de nora 197 lat
Teatro del Barrio lat 199
Nuremberg 199 lat
Conversaciones con mamá 198 lat
Nave 73 199 lat
We love Queen 198 lat
LO MEJOR DE YLLANA lat
Danza 180º 199 lat
Festival de Almagro lat
España baila flamenco 198 lat
Suma Flamenca lat
ñ 199 lat
Español 199 lat
Cáceres lat
La función por hacer 199 lat
La ternura 198 lat
Escuela Mendez-Leite 199 lat
Por los pelos 199 lat
Corazza 199 lat
Clásicos en Alcalá 199 lat
TFM 199 LAT
CDN 199 3 sombreros lat
5 horas con mario 199 lat
El coronel lat