Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Jaime Lorente por Matar cansa

Publicado el 30 de Septiembre de 2020

Entrevista a Jaime Lorente por Matar cansa

Obra: Matar cansa

 El teatro es todo, el inicio, el final, la gasolina. Es el altar de la interpretación. Después de mucha TV quería volver a casa

A veces no es necesario mantener el ego a raya, basta con recordar los bocatas y los 20 euros por bolo. Eso y el amor por este oficio. Da igual haber hecho dos ‘papelazos’ en dos series de éxito que te han hecho popular y te han cambiado la vida cuando el teatro es tu casa. A él regresa ahora Jaime Lorente –“La casa de papel”, “Élite”, “Todos lo saben”, “Equus”, “El burlador de Sevilla”...– convertido en el admirador desmesurado de un criminal. El dramaturgo y cineasta argentino Santiago Loza firma este celebrado monólogo que dirige Alberto Sabina.  Por V. R.  Foto ALBA PINO

Jaime Lorente fue otro de los tantos actores que cuando comenzó la pandemia y posterior confinamiento estaba a punto de estrenar obra. ¿Cómo llevó aquellos días?

El confinamiento lo llevé bastante mal, no el confinamiento, sino todo lo que ha pasado y el motivo de por qué hemos estado confinados me ha hecho sufrir muchísimo. En un principio no sufrí por no haber podido hacer la obra, porque mi cabeza y mi corazón estaban en otro sitio, pero una vez que me instalé en la rutina de esta cuarentena que ha sido trágica en todos los sentidos sí me vino una pena tremenda.


El espectáculo en cuestión es un celebrado monólogo del dramaturgo y cineasta argentino Santiago Loza. ¿Qué es “Matar cansa”, cómo definiría este texto y a qué nos enfrenta, en qué llagas mete el dedo?

“Matar cansa” se puede definir como un acto de amor hacia lo perverso, hacia lo trágico y hacia el lado oscuro más terrible del ser humano. Creo que a todos nos va a poner en la tesitura de aceptar o no aceptar una serie de tendencias y de apetencias que tenemos hacia cosas que realmente son terribles y que nos pasan y que no somos capaces de aceptar. Hay un debate muy fuerte sobre la obra (risas).


Su personaje es un hombre que se presenta como el admirador desmesurado de un criminal. ¿Cómo es, cómo lo definiría?

Yo lo definiría, esto lo decía Santiago Loza, como una persona que nunca ha hablado pero en el momento que decide hablar lo cuenta todo. Creo que es una persona apocopada, es una persona tímida, una persona con un lado oscuro y luminoso a la par que nos va a hacer estar muy enganchados a la historia que cuenta.


Si le pido una frase de este personaje, la más impactante, la más brutal, ¿con cuál se queda?

Con la frase que me quedo, creo que define muy bien la función, es: “Una víctima seduce, provoca. Una víctima aguarda el momento, toda una vida, atrae despacio a su asesino”.


Muchos de los ‘grandes’ asesinos de la historia tienen sus fans, incluso reciben cartas de mujeres que quieren tener una relación con ellos. ¿Por qué esa fascinación por este tipo de personajes?

Yo no lo sé. Yo entiendo que hay una fascinación hacia lo terrible, hacia lo perverso, hacia las cosas que nosotros no sentimos. Es decir, hay, quizás no le llamaría fascinación, un interés por aquello que nosotros no entendemos. Yo no puedo entender cómo una persona es capaz de matar, de convertirse en un asesino en serie. Como no lo entiendo, me atrae el hecho de querer entender, de saber qué pasa en el corazón y en la mente, corazón si tiene, en la mente de esa persona para terminar haciendo lo que hace.


Repite con Alberto Sabina, que también le dirigió en “Amor de Fedra”. ¿Qué tal el reencuentro? Imagino que trabajan bien juntos, ¿por qué, cómo es Alberto como director?

El reencuentro Alberto Sabina ha sido mi reencuentro más esperado. Nosotros hicimos compañía en Murcia cuando estábamos estudiando en la ESAD y uno de nuestros sueños en Madrid era hacer teatro juntos y ha sucedido. Y creo que es la persona que tenía que dirigir este proyecto porque él me conoce y me ha dado libertad absoluta para construir esto desde un sitio honesto y desde el amor absoluto.


Y si no me equivoco, la producción de este espectáculo también es suya. ¿Hay que estar un poco loco para embarcarse en esto en los tiempos que corren o es más amor al oficio? ¿Cómo se llevan el Jaime artista y el Jaime productor?

Yo creo que sí hay que estar un poco loco para embarcarse a producir y a generar teatro, pero al final es una necesidad mía, que nace de un sitio muy animal, de mi amor por el teatro en un momento en el que tenía muchas ganas de reencontrarme con el escenario después de mucha televisión. Quiero volver a casa. Merece la pena.


Vamos a cambiar de tercio, pero es imposible no hacer la pregunta: ¿Qué han supuesto para usted los personajes de Denver, “La casa de papel”, y Nano, “Élite”, y cómo se mantiene el ego a raya y se gestiona todo lo que, imagino, se le vino encima?

Han supuesto mucho. A partir de estos personajes mi vida dio un giro de ciento ochenta grados. Yo reconozco que me ha costado mucho acostumbrarme a esta vida, a la vida de la exposición, no me gusta mucho, me siento muy vulnerable… Creo que no he tenido que mantener mi ego a raya en ningún aspecto porque siempre he mantenido los pies en la tierra. Yo sé lo que me une a la profesión, que no son los focos, que no son los seguidores de Instagram. A mí me une a la profesión cuando yo estaba en la escuela y me iba de bolo por ahí y cobraba veinte euros y un bocadillo. Esto no está bien que pase (risas), pero era teatro aficionado. Y era feliz. Y eso me ha hecho mantener un poco los pies en la tierra.


Pero Jaime Lorente es mucho más que esos personajes, porque tiene una trayectoria igual menos ‘popular’, pero muy importante sobre las tablas. ¿Qué es el teatro para usted?

Para mí el teatro es todo, es el inicio, es el final, es la gasolina, es lo que me hace experimentar como actor algo que en otros medios no lo tengo. Creo que es el altar de la interpretación.


“Amor de cuarentena” es una nueva experiencia para hacer teatro en tiempos de confinamiento. ¿Nos habla un poquito de ella?

“Amor de cuarentena” es repetir con Santiago Loza. Amo como escribe, amo lo que hace. Es una propuesta que nace en el confinamiento, en Argentina, y que intenta llevar el teatro al oído de las personas. Una serie de actores y actrices nos convertimos en los ex de muchas personas que a través de una entrada van a recibir todos los días de la semana un audio diferente. Yo creo que es un viaje muy bonito y muy diferente.


Además has publicado un libro de poesía, “A propósito de tu boca”. ¿Qué lleva a Jaime Lorente a escribir, qué encuentra en la escritura y, sobre todo, algún día veremos sobre las tablas algún texto suyo?

En la escritura siempre he encontrado descanso, alivio. Publiqué el libro con una serie de poemas que ya tenía escritos, en ningún momento me puse a escribir para publicar, y fue un regalo que me hice a todos esos momentos donde he intentado encontrarme a través de la palabra. Ojalá escriba algún día algún texto de teatro, por ahora no lo he hecho, no tengo esa inquietud, pero en cuanto me aparezca estoy seguro de que me pondré a ello.


Y la penúltima, visto su curriculum, que interpreta, que escribe, que canta, que toca el ukelele y la guitarra… y que parece que su día tiene más de 24 horas, ¿en qué más anda Jaime Lorente? Imagino que tendrá otros proyectos a la vista.

Ahora en lo último que estoy metido estoy haciendo música con Pablo Gareta, que dentro de poco sacaremos cosillas. Bueno, intentando darle salida a todas las cosas que me pasan por dentro. 

  • Entrevista a Àlex Rigola por Un país sin descubrir de cuyos confines no regresa ningún viajero
  • Entrevista a Carmen Conesa y Jesús Nogüero por Sombra y Realidad
  • Entrevista a Juan Ceacero y Javier Lara por Sueños y visiones de Rodrigo Rato
  • Entrevista a Julián Fuentes Reta por Tribus
  • Entrevista a Emilio Sagi por La del manojo de rosas
  • Entrevista a Carlos Álvarez por La del manojo de rosas
  • Entrevista a Luis Zahera por Mis mejores hazañas
  • Entrevista a Gabino Diego y Cecilia Solaguren por Los Mojigatos
  • Entrevista a Josep Maria Flotats por El enfermo imaginario
  • Entrevista a Álex O'Dogherty por Imbécil (midiendo las palabras) Teatro Capitol
  • Entrevista a Alberto Conejero por el 38 Festival de Otoño
  • Entrevista a Joaquín De Luz por CND en Teatro Real
  • Entrevista a Daniel Grao por La máquina de Turing
  • Entrevista a Concha Velasco por La habitación de María
  • Entrevista a Carlos Saura por El coronel no tiene quien le escriba
  • Entrevista a Roser por Comedy Battle
El coronel 209 lat
Mirador 210 lat
CDN chico lat 209
Tarambana 208 lat
Tribueñe 210 lat
Matar cansa lat
El Umbral 208 lat
Fahrenheit 210 lat
Jamming 209 lat
Circo Price lat
Fernan Gomez 210 lat
Arlequín 210 lat
Criadas 209 lat
Abadía 210 lat
Actualidad 2
Mujercitas 209 lat
Familia Camino 210 lat
Habitación María 209 lat
Sueños y visiones lat
Miguel Molina 210 lat
Soho 209 lat
MPC 209 lat
Golondrina 210 lat
Vídeos
Mojigatos 209 lat
Giselle 208 lat
Microteatro lat 208
Festival de Vitoria 208/209 lat

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Recibirás un email quincenal con la revista completa, la actualidad destacada y ventajas exclusivas

  He leído y acepto la política de privacidad.