Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Lucía Quintana por La fiesta del chivo

Publicado el 30 de Octubre de 2019

Entrevista a Lucía Quintana por La fiesta del chivo

Obra: La fiesta del chivo

 La educación y la memoria son la base de todo, hay que tener muy presentes los horrores del pasado para  no volver a cometerlos

 “Urania es una musa del Olimpo griego, hija de Némesis, que es la diosa de la memoria. Ella tiene algo que ver con el cielo y con la luz, con venir a desvelar la verdad. Es la representación y memoria de la dictadura de Trujillo”. Y mucha luz hay también en los ojos y en la voz de esta actriz enorme que hoy se enfrenta ilusionada a uno de los grandes personajes de la literatura. Y con él celebra 30 años en la profesión. Desde su primera vez con 11 años en la compañía de sus padres, Lucía Quintana no ha parado, ha trabajado y aprendido, dice, con los más grandes y sueña con dirigir y, quién sabe, con escribir, “pero todavía es muy pronto”. Urania es su prioridad y los ojos en los que se mira...
 

El reto es mayúsculo. “La fiesta del chivo” ni más ni menos...

Vargas Llosa ha dicho en varias ocasiones que “La fiesta del chivo” es una de sus obras más complejas y más queridas. La adaptación teatral supone un gran acontecimiento en el mundo de la escena. Es un reto llevar al teatro una de las grandes novelas de la historia de la literatura, está considerada co-mo una de las grandes novelas del siglo XX.


¿Había leído Lucía Quintana “La fiesta del chivo”?

Estoy en ello (risas). La verdad es que he preferido empezar con el texto y simultanear porque tenía que estudiar bastante texto. El personaje tiene mucho texto y entre eso y que he sido  madre por segunda vez estoy con todo a la vez, con la novela, con la función y con la vida (risas).


 

Una obra, además, dura...

El elemento fundamental que preside esta obra es el miedo, un miedo que lleva a los seres humanos a cometer las mayores atrocidades. Y Trujillo, el dictador, que es la figura central junto con Urania Cabral, gobernaba desde ese lugar: a base de humillaciones, vejaciones, incluso a sus propios colaboradores. Creaba en ellos un estado de terror que anulaba la personalidad.


¿De algún modo Vargas Llosa está siendo parte de este proceso?

Creo que tiene muchas ganas de venir a vernos, pero no, se mantiene al margen de la adaptación que ha hecho Natalio Grueso estupenda. Yo creo que en breve se pasará por los ensayos. 


 

¿Cómo es Carlos Saura?

Yo estoy muy ilusionada de estar a su lado, es un mito, una leyenda de nuestro cine, una persona que ha estado siempre muy inspirado a la hora de sus creaciones. Es un artista bastante completo, fotógrafo, pintor, hace ópera, teatro, aparte de cineas-ta, y es un lujo poder conocerlo. Y, sobre todo, es una persona muy humilde. Que un grande de nuestro cine, de nuestro imagi-nario, sea una persona cercana, humilde, nada ególatra, me parece una maravilla.


 

¿Y cómo es la puesta en escena que ha ideado?

Está asumiendo el montaje desde muchísima sencillez. Va a ser un montaje muy centrado en la palabra, en los personajes, en la acción, en los actores y en la historia que propone. Nos está dejando hacer, sumergirnos poco a poco en todo el universo que propone Vargas Llosa.


 

¿Quién es y cómo es Urania Cabral y qué recorrido emocional realiza durante la obra?

El hilo conductor de la obra es la memoria de Urania Cabral, que es la hija de un alto cargo del régimen de Trujillo que cae en desgracia y guarda un secreto desde que abandonó el país siendo una niña. Es un papel bastante complejo, lleno de muchos matices. Es una mujer con un dolor inmenso en su interior que se debate entre el amor natural por su padre y todo el odio y la incredulidad y la crítica de lo que ocurrió en el pasado. Además, jugamos con el tiempo y tan pronto aparece como la Ura-nia adulta hoy como rememorando sucesos del pasado y aparece la Urania niña.


 

Es un personaje muy especial con una simbología clara...

Y muy valiente. Es una superviviente, una víctima de Trujillo y representa la memoria colectiva de un pasado que no se puede ni se debe olvidar para no regresar a él. Es la voz de todos los silenciados y desaparecidos tras el régimen de Trujillo y utiliza el conocimiento y la verdad como armas de combate. Ella lucha así para que no olvidemos. Está considerada como uno de los mejores personajes de la narrativa de Vargas Llosa y creo que él le tiene un especial cariño, así que tengo un reto bastante alto (risas). 

Es muy bonito, porque Urania, por los estudios que he podido leer, el nombre proviene de la mitología griega, es una musa del Olimpo griego, es hija de Némesis, que es la diosa de la memoria y como consecuencia de la historia. Entonces ella tiene algo que ver con el cielo y con la luz, con venir a desvelar la verdad, es la representación y memoria del periodo dictatorial de Trujillo.


 

Si le pido una frase de ella, de entre todas, cuál le viene a la mente…

A mí me gusta mucho decir “Qué frágil es la memoria de la gente”. Pero tiene frases muy importantes, muy interesantes y que movilizan mucho la conciencia.


El papel de la mujer, el sufrimiento de la mujer, es un tema importante en esta obra, ¿no? ¿De qué manera se trata?

Vargas Llosa solo con la acción lo deja clarísimo. Urania representa la memoria colectiva de ese pasado que no se debe olvidar para no regresar y en estos tiempos que corren tan oscuros más aún, no debemos olvidar. Toda Latinoamérica ha sufrido profundamente el machismo, y el mundo entero, pero el sistema patriarcal se ha ensañado particularmente también con las mujeres de estos países.

Entonces, efectivamente, Urania representa a todas esas mujeres y es la que lucha sacando a la luz, diciendo la verdad, sus armas de combate son el conocimiento y la verdad, y la que enfrenta todos los fantasmas de la memoria regresando a Santo Domingo a visitar a su padre.


 

No vivimos en una dictadura, pero sí tiempos convulsos. Tenemos próxima la exhumación de Franco, ¿qué cree que podemos hacer como Estado y como sociedad para desagraviar de algún modo a gente como Urania?

Se tenían que haber hecho cosas hace mucho tiempo y se podían haber hecho y no se ha querido hacer. Con la exhumación de Franco se dio un paso importante, pero debe seguir, seguimos teniendo las cunetas llenas de muertos y ante eso, ¿cómo desagravias? Es muy difícil. Hay que reconocer los hechos, condenarlos, hay que educar desde muy pequeños a los niños en un sistema que no sea patriarcal, igualitario. La educación es la base de todo y la memoria, una vez más, no se puede omitir ni olvidar, hay que tener muy presentes los horrores del pasado para no volver a cometerlos.


 

Habría que ir a ver “La fiesta del chivo” para aprender algo acerca de la maldad y la barbarie…

Es necesario. Es un texto, además, que también tiene humor. Pero hay momentos en los que dices “cómo podían llegar a hacer estas cosas, a sentirse dioses”... Este tipo de personas se han sentido dioses todopoderosos y han infringido así su poder, con el terror, el miedo, usando el sexo también... Y no vamos a desvelar más… El miedo siempre se ha usado para someter.


Está celebrando 30 años ya de profesión. ¿qué balance hace?

Empecé con 11 (risas). Son muchos años ya, te pones a mirar para atrás y la verdad es que estoy muy contenta con todo lo que he hecho hasta ahora. Siempre he procurado contar buenas historias y he tenido la suerte de que he podido hacerlo, tanto en teatro como en TV, que estrené a principios de año “Matadero”, que es una serie que ha tenido una estupenda acogida… Y acabo el año con esta obra.

Miro para atrás y he trabajado con gente a la que tengo en muy alta estima, actores, directores, he procurado aprender de todos los compañeros con los que me he subido al escenario y he intentado involucrarme en proyecto que realmente me entusiasmaban y he pasado ya por muchas etapas.

La etapa desde que empecé con la compañía de mis padres, luego la formación con Alfredo Sanzol de nuestro equipo, de un equipo artístico, y todos esos años con Gerardo Vera, con Ernesto Caballero y ahora con Echanove que también repito por tercera vez a su lado en el escenario, que somos muy amigos y nos entendemos muy bien.

Esos nombres de gente con la que he podido crecer y aprender y que me han dado oportunidades y hemos compartido contar historias estupendas que han tenido bastante alcance. Yo estoy muy muy contenta y espero seguir contando muchos años más buenas historias.

Esto es una carrera de fondo. Son tiempos difíciles, pero ahora hay gente en este país que está haciendo cosas verdaderamente interesantes y que no tenemos nada que envidiar a otros lugares del mundo. Esperemos que se genere más industria todavía y podamos seguir contando e intentando mover conciencias y cambiar a la gente.


Otros proyectos…

De momento este Vargas Llosa porque vamos a estrenar ahora en el Infanta Isabel y vamos a estar unos meses. El teatro cuando estás ensayando es muy difícil hasta que no estrenas compaginar con nada. Pero bueno, supongo que luego si, de momento estamos centrados en esto.

Sí que es verdad que llevo tiempo diciendo que quiero dirigir y escribir, que no me atrevo. Escribir me parece muy difícil y le tengo todavía respeto y dirigir, ya he dirigido alguna cosa, y la verdad es que si que quiero explora desde hace tiempo ese mundo y estoy buscando cosas, pero todavía es muy pronto.

 

  • Entrevista Silvia Abascal por Ecos
  • Entrevista a Lucía Quintana por La fiesta del chivo
  • Entrevista a Alba Quintas por Celia en la revolución
  • Entrevista a Elvira Lindo por El niño y la bestia
  • Entrevista a Josema Yuste y Teté Delgado por Sé infiel y no mires con quien
  • Entrevista a Lucía Carballal por Las bárbaras
  • Entrevista a Adriana Ozores, Joaquín Climent y Susi Sánchez por Los hijos
  • Entrevista a María José Goyanes por Susan y el diablo
  • Entrevista a Juanjo Artero por Un marido ideal
  • Entrevista a Albert Salazar por A.K.A.
  • Entrevista a Nur Levi por Ecos
  • Entrevista a Livija Pandur por Ecos
  • Entrevista a Pepe Viyuela y Alberto Jimenez por Esperando a Godot
  • Entrevista a Chema Cardeña por Susan y el diablo
  • Entrevista a Ricardo Llorca por Tres sombreros de copa
  • Entrevista a Helena Pimenta por La vida es sueño
Kamino de risas 203 lat
Los madrileños 202 lat
Banner Pulmones lat 203
TFM Noches Flamencas 203 lat
Kooza 203 lat
La Cubana 203 lat
Monica Tello 203 lat
Abadía 203 lat
Susan y el diablo 203 lat
Yerma 2019 203 lat
Peter Pan 202 lat
Banner 33 el musical 202 lat
Las bárbaras lat
La fiesta del chivo 203 lat
Mussolini 203 lat
Tres sombreros Zarzuela nov lat
TFM conciertos 203 lat
Un peral 203 lat
Dama y vagabundo 203 lat
Ópera Divertimento 202 lat
La Mirador lat 203
Tourne 203 lat
Fernan Gomez 203 lat
Mirador 203 lat
Ballet Igor 202 lat
Los hijos 203 lat
Un marido ideal 203 lat
Karim 201 lat