Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Pablo Viar por El caserío

Publicado el 30 de Septiembre de 2019

Entrevista a Pablo Viar por El caserío

Obra: El caserío

 De la zarzuela me atrae su capacidad de dirigirse directa e intensamente al corazón del espectador

 Licenciado en Música y Artes Escénicas por la Academia de Música y Arte Dramático de Londres, Pablo Viar trabaja desde hace más de una década como director de teatro, ópera y zarzuela. También ha sido asistente de pesos pesados como Tomaz Pandur, Emilio Sagi, Graham Vick o Robert Wilson. Entre sus últimos trabajos, “Enigma Pessoa”, “Iphigenia en Tracia” o “El sueño de una noche de Verano”. Foto JAVIER DEL REAL

Pablo Viar arranca con “El caserío” la nueva temporada del Teatro de la Zarzuela. ¿Mucha responsabilidad? ¿Cómo se siente un director entre las paredes de esta casa?

Siempre encaro todos los trabajos con gran responsabilidad.  En esta ocasión, abrir la temporada del Teatro de la Zarzuela es un honor y una gran ilusión. Significa regresar a una casa histórica por la que siento un profundo respeto y a la que me une una relación mutua de afecto y cordialidad desde trabajos pasados.


¿Por qué recuperar “El caserío”? Porque no es una nueva producción, sino que ya pudimos verla, si no recuerdo mal, en 2012 en Bilbao y Oviedo y en 2015 en los Teatros del Canal.

“El caserío” de Guridi fue estrenado con enorme éxito en el Teatro de la Zarzuela en 1926. Su regreso a este teatro tras una larga ausencia cuando se aproxima el centenario de aquel recordado estreno supone en sí mismo un motivo de alegría. Por otra parte, tanto la producción como yo mismo nos hemos ido enriqueciendo artísticamente en las sucesivas reposiciones gracias a los fantásticos maestros e intérpretes que han participado en ella.


Háblenos un poquito de esta pieza. ¿Qué tendríamos que saber de ella, de su partitura, de la música y de su autor para disfrutarla plenamente?                                        

La partitura de Guridi es extraordinaria. Es una obra que combina pasajes de una potencia impactante con otros de un lirismo conmovedor. Guridi logró mezclar con sabiduría elementos del riquísimo y alegre folklore vasco con otros de tono verista de una gran profundidad dramática. En esta ocasión es además un lujo poder aprender y disfrutar del magisterio del Maestro Juanjo Mena que conoce y revela todos los secretos de este monumento musical.


Brevemente, para abrir boca a aquellos que no conozcan la pieza, qué resumen de su argumento hace para ‘dejarnos con los dientes largos’…

El brillante libreto de Romero y Fdez. Shaw sitúa la acción en una “aldea imaginaria de Vizcaya” y cuenta las peripecias del Tío Santi, un hombre maduro y soltero, propietario del caserío Sasibil, y sus dos sobrinos, Ana Mari y José Miguel, un joven díscolo en camino hacia la madurez. Los habitantes de la sidrería vecina, comandados por la matriarcal Eustasia, aportan las notas de humor, ingenuidad y magia.


El libreto original es de Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw. ¿Se ha respetado al cien por cien o ha sido de algún modo actualizado, qué se conserva del original y qué no en esta apuesta? Porque nos hemos ido a principios del siglo XX.

Desde el respeto absoluto al argumento y a la época originales, los diálogos han sido destilados para crear una producción ágil y poética. Fue una gran satisfacción recibir el cariño y el beneplácito de los descendientes de los libretistas y del público, que siento que agradecen y entienden el sentido y la pasión que todos hemos puesto en nuestra tarea.


Cuéntenos cuál es su propuesta para “El caserío”. ¿Cómo es su puesta en escena, qué vamos a ver y dónde ha querido poner el acento?

La puesta en escena trata de reflejar la poesía, la fuerza y el buen humor de esta magnífica obra. El acto I transcurre frente a la fachada del caserío y el foso de la orquesta se convierte en un río del que “brota” la hermosa partitura. La acción de los actos II y III se ha concentrado en un frontón, un espacio que, como sabemos, hace las veces de plaza o ágora en la vida de muchos pueblos. Se trata de una espectacular escenografía de Daniel Bianco y un evocador vestuario de Jesús Ruiz, sabiamente iluminados por el maestro Juan Gómez Cornejo.


Como director primero y pensando en los artistas después, ¿dónde diría que radica para cada uno la ‘complicación’ de esta pieza? ¿O es una obra ‘fácil’?

Todo trabajo está lleno de retos, y una gran parte de la labor y la técnica de todo intérprete consiste en hacer que lo “difícil” parezca “fácil”. Como director de escena siento una gran admiración por quienes “ejecutan” la pieza en vivo y siempre trato de crear las condiciones para que puedan expresarse de una manera creativa.


¿Cuál es su parte favorita de esta pieza y por qué, cuál disfruta especialmente?

Yo disfruto la pieza de comienzo a fin, desde su delicado inicio hasta su rotundo desenlace y es un placer ir descubriendo los matices que aporta cada uno de los solistas. Me apasiona también la capacidad expresiva de los coros, como metáforas de la comunidad. En esta producción, el Coro del Teatro de la Zarzuela desarrolla con su habitual brillantez una labor escénica compleja y fundamental.


¿Qué es lo que más le gusta a Pablo Viar de la zarzuela como género?  

Por una parte, me atrae su capacidad de dirigirse directa e intensamente al corazón del espectador. Por otra, la intrínseca teatralidad de la combinación de números musicales y escenas de texto hablado.


¿La zarzuela puede ser moderna? ¿Debe serlo para atraer a más público? ¿Lo necesita?

Sinceramente, yo no pretendo saber cómo debe o no debe ser la zarzuela y respeto absolutamente el trabajo de todo aquel que se acerca a este género. Naturalista o abstracta, historicista o actualizada, la zarzuela ha de tratar de ofrecerse, sencillamente, con la máxima calidad posible. Eso es algo que el público reconoce inmediatamente.


¿En qué otros proyectos está trabajando ahora Pablo Viar? ¿Dónde vamos a poder disfrutar de su trabajo próximamente?

En noviembre, realizaré la dirección artística de unas jornadas culturales repletas de música y teatro para celebrar la reciente apertura de un nuevo centro de arte, cultura y congresos en Getxo, a las afueras de Bilbao. Además, estará en gira un espectáculo de pequeño formato recientemente estrenado en los teatros de La Abadía, titulado “Enigma Pessoa”, por el que siento también una especial devoción.

  • Entrevista a Olivia Molina por Perfectos desconocidos
  • Entrevistas a María Virumbrales e Inma Mira por 33 el musical
  • Entrevista a Karim por Solo para adultos y Kamino de risas
  • Entrevista a Aitana Sánchez-Gijón por Juana
  • Entrevista a Joaquín de Luz por El cascanueces
  • Entrevista a María Adánez por Divinas palabras
  • Entrevista a Juan Echanove por La fiesta del chivo
  • Entrevista a Carolina Noriega por Ángeles y demonios
  • Entrevista a Claudio Tolcachir por Próximo
  • Entrevista a Antonia Paso por Chicas y chicos
  • Entrevista a Julián Fuentes Reta
  • Entrevista a Fernando Soto por Perfectos desconocidos
  • Entrevista Silvia Abascal por Ecos
  • Entrevista a Lucía Quintana por La fiesta del chivo
  • Entrevista a Alba Quintas por Celia en la revolución
  • Entrevista a Elvira Lindo por El niño y la bestia
Fernan Gomez 204 lat
CDN Man up 204 lat
Español 204 lat
El Molino 204 lat
Godot 204 lat
La ternura 204 lat
Sanchinarro 204 lat
Karim 201 lat
Función que sale mal 204 lat
Tourne 203 lat
Ballet San Petersburgo 204 lat
Jauría 204 lat
Kamino de risas 203 lat
Kooza 203 lat
Un peral 203 lat
TFM 204 saturday lat
Tribueñe 204 lat
Yerma 204 lat
Peter Pan 202 lat
La fiesta del chivo 203 lat
Los hijos 203 lat
Asalto a la sede 204 lat
Susan y el diablo 203 lat
Mussolini 203 lat
TFM 204 lat zambomba
Ópera Divertimento 202 lat
CND Cascanueces 204 sup
Banner 33 el musical 202 lat
Monica Tello 203 lat
Abadia 204 lat
La Cubana 203 lat
Un marido ideal 203 lat
Perfectos desconocidos 204 lat
Banner Pulmones lat 203
Dubbi  kids 204 lat