Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Ricardo Gómez por Rojo

Publicado el 01 de Diciembre de 2018

Entrevista a Ricardo Gómez por Rojo

Obra: Rojo

 Juan es una bestia, un animal escénico. Es muy espectacular ver cómo alguien puede dominarlo todo simplemente estando

 Galardonada con seis premios Tony, entre ellos el de mejor obra, y representada en medio mundo, llega por primera vez a los escenarios españoles el mayor éxito teatral del dramaturgo y guionista John Logan –“Gladiator”, “El aviador”, “Skyfall”...–. Y lo hace de la mano de un equipo de lujo: Juan Echanove, uno de los actores mejor considerados por la profesión, la crítica y el público, y Ricardo Gómez, uno de nuestros jóvenes más prometedores. El proyecto cuenta, además, con la colaboración del excepcional hombre de teatro Gerardo Vera. Mark Rothko, uno de los grandes representantes del Expresionismo Abstracto, se enfrenta al que quizá sea su mayor reto profesional y su peor dilema ético: pintar una serie de murales, extraordinariamente bien pagados, que deberán decorar el elitista restaurante Four Seasons de Nueva York. Bajo la incisiva mirada de su joven ayudante, dispara palabras como dardos mientras pinta un certero retrato de su visión del arte, de la vida y de la muerte... 
 

Decía Mark Rothko: “La gente que llora ante mis cuadros tiene la misma experiencia religiosa que yo cuando los pinté”. ¿Alguna vez se ha sentido así de sobrecogido ante un cuadro? ¿Cuál?

Con respecto a la pintura a mí me parece una cosa que tiene que ver con la humildad del desconocimiento, que me emociono, pero a la vez me siento infinitamente más pequeño que la obra. Te hablo de cuando he estado en grandes museos, como es el Museo del Prado, la Tate Modern de Londres o el Guggenheim... me siento muy pequeño, cuando te enfrentas a algo tan importante como en este caso hablamos de Rothko, pero como puede ser Velázquez, Picasso... hay algo que a mí me nace de realmente pensar que entender este tipo de obras está por encima del bien y del mal.


Para aquellos que no lo conozcan, ¿quién fue Mark Rothko? ¿Qué pincelada pueden darnos de este artista?

Yo sí conocía la obra de Rothko, no como la conozco ahora, había visto algún cuadro en algún libro de Historia del Arte cuando estudiaba, pero no sé por qué sí, lo tenía un poco en la cabeza, pero no la cantidad ni la variedad de cuadros que conozco ahora. Rothko es un pintor que es una de las cabezas líderes del Expresionismo Abstracto que se instaló en el siglo XX, a mediados del siglo XX y que junto con Pollock, que Pollock fuese más conocido era una de las cosas que Rothko no llevaba muy muy bien (risas), son pintores que encabezaron este movimiento que fue el que vino después del Cubismo, del Surrealismo y que fue sustituido por el Pop Art.

Rothko es un personaje que es un tipo hecho a sí mismo que tiene unas convicciones y una confianza en su estilo, en su pensamiento, extremas. Todo en él es extremo. Es un tipo que no se plantea la posibilidad de no tener razón ni por un momento y lo más bonito que ofrece esta función es que Logan, el dramaturgo, utiliza a mi personaje, su asistente, para poner en contradicción todas y cada una de las cosas que son los pilares de su pensamiento.

De alguna manera a mí me gusta pensar que el dramaturgo utiliza mi personaje para llevar la contraria a la doctrina y a la filosofía de Rothko, que está documentado cómo era y cómo en un hecho histórico que sucedió, que fue el aceptar el encargo para el restaurante Four Seasons y el posterior rechazo del encargo, utiliza ese cambio de idea, ese cambio de opinión que tuvo con respecto a una cosa muy concreta, que era de alguna manera el mercantilismo en el arte, el hacer esto a cambio de un dinero, no por unas razones artísticas sino meramente económicas, utiliza esto que le sucedió a Rothko y Logan traza una contradicción estupenda entre dos personajes de dos generaciones muy distintas y pone un espejo delante de la ideología de Rothko y es demoledor para él.


La obra ha sido representada en medio mundo y muy premiada. ¿Cuál es el acierto de John Logan?

El mayor acierto de John Logan para mí es que no busca hacer una función sobre un héroe ni sobre un genio y ensalzarlo, sino que nos habla de las miserias de este hombre, nos habla de cómo realmente este tío era un tirano, no nos saca lo bueno de él, todo el mundo tiene acceso a lo bueno, es decir, su obra, lo maravillosos cuadros que pintaba, sino que el acierto de Logan es que coge al ser humano y además enfrentándole a sí mismo al vértigo del precipio, es decir, le pone de cara a tumbarle todas y cada una de las ideas de las que él cree y en las que él ha basado toda su existencia y toda su carrera artística.

No hay nada que esté porque sí en el texto, como dice el propio texto "hay tragedia en cada pincelada", cada frase tiene tragedia dentro de sí misma, cada frase es terrible por lo que dice o por lo que conlleva o por lo que tiene detrás. Es un texto de un calado fascinante. 


Es la primera vez que esta obra llega a España. ¿Cómo surge este proyecto y por qué embarcarse en él?

¿Qué tenía? Tenía a Juan Echanove, a Gerardo Vera y al maravilloso texto de Logan. A mí cuando me llega esto digo '¡Qué maravilla!'. Trabajar con Juan, al que conozco desde hace muchísimo tiempo, trabajar con Gerardo, que es un director al que yo admiro mucho y nunca había tenido la posibilidad de trabajar con él. Y cuando me leí el texto no tuve ninguna duda. Finalmente por motivos de saludo Gerardo no ha podido estar en el montaje, me quedo con muchas ganas de trabajar con él ,pero también ha sido maravilloso poder haber estado con Juan mano a mano en una función de dos personajes que él mismo dirigía, haber podido ver nacer esta criatura de su mano y de nuestra mano, del trabajo de los dos.


Háblennos de sus personajes, quiénes son, cómo son, qué les mueve…

El propio Logan para hacer hincapié en esto que critica tanto a Rothko de su egoísmo, es un personaje del que el propio Logan no plasma mucho sobre él porque gran parte de la crítica hacia el egoísmo de Rothko se ve a través de cómo es capaz de disertar, de discutir, de hablar, de parlotear con alguien durante dos años y que realmente no sepa nada de él. Porque como el mismo Rothko dice en la función "esto va sobre mí".

Es un personaje que Logan deja muy abierto, le pone un antepasado, una historia además muy dramática que abre la función, pero es un tipo muy sensible, muy inteligente, que tiene la capacidad y la altura dialéctica para poder mantener una conversación sobre arte con Rothko y no sólo eso, sino discutir con él. Logan no nos cuenta mucho de él, porque es parte de esa crítica a Rothko el hecho de que el personaje sea un bulto sospechoso por ahí. Lo que pasa es que con una inteligencia y una sensibilidad y una inteligencia emocional y un conocimiento de su mundo y del Arte espléndido.

Yo creo que hemos encontrado un personaje muy en el punto opuesto a Rothko porque de eso habla la función, del trasvase generacional, de que una generación viene a sustituir a la otra, a sobrepasarla, a modificar lo que había. Y en ese sntido lo más rico era hacer dos personajes que se diferenciasen mucho y él no tiene miedo a reírse, no como Rothko, ha tenido una vida muy dura pero no lleva el drama consigo.


Una frase que su personaje diga en escena, la más dura, la más conmovedora…

No es tanto una frase como un momento de la función donde empieza el gran dilema de estos dos que es a raíz de una interpretación sobre el rojo. Rothko dice algo así como 'qué es rojo, rojo no significa nada, ¿te refieres a...?' y empieza a enumerar una serie de rojos: coral, magenta, bermellón... Y yo le digo 'no, el rojo es el amanecer, me refería al rojo del amanecer, al sentimiento que provoca'. Y a raíz de eso empiezan a hacer una disertación de lo que es el rojo para uno y de lo que es el rojo para el otro... "El rojo significa vida o el rojo significa sangre, significa muerte. El rojo significa tomates, pimientos o remolachas o significa cortarte las venas y sangre en la espuma de afeitar... Es un momento casi poético en el que se enfrentan por el significado del rojo y a mí me pone los pelos de punta. 


Antes de terminar, dígannos algo del actor que tienen enfrente. Porque se conocen bien…

Juan es una bestia interpretativa, es un animal escénico, tiene una manera de pisar el escenario tremenda, que te hace temblar. Tiene un poso y una capacidad de dominar el espacio, los silencios, al público, a mí mismo, a la escenografía, a la luz... Todo empieza y acaba en Juan. Es muy espectacular ver cómo alguien puede dominarlo todo simplemente estando. Es una persona muy inteligente, eso no es ninguna novedad, porque para ser un actor tan bueno como es él hay que ser inteligente y tiene mucho conocimiento sobre la vida y sobre la profesión y es un gusto haber podido compartir tantas horas con él porque realmente no hay nada más gustoso que estar con alguien que sabe lo que hace.

  • Entrevista a Ricardo Gómez por Rojo
  • Entrevista a Blanca Oteyza por Tiza
  • Entrevista a los actores de Toc Toc por su temporada 10
  • Entrevista a Maui por Domingos de vermut y potaje
  • Entrevista a Laura Toledo por La voz dormida
  • Entrevista a Álex O'Dogherty por Florida Dinner Show
  • Entrevista a Antonio Najarro por el 40 aniversario del BNE
  • Entrevista a Pablo Derqui por Calígula
  • Entrevista a Juan Echanove por Rojo
  • Entrevista a Manuela Barrero por Zebre
  • Entrevista a Helena Pimenta por El castigo sin venganza
  • Entrevista a Ramón Langa y Natalia Dicenta. La puta de las mil noches
  • Entrevista a Paco Mir. Director de Jazz Bodas de Fígaro
  • Entrevista a Miquel Ortega, compositor
  • Entrevista a Cristóbal Suárez por Los cuerpos perdidos
  • Entrevista a Josep Maria Flotats por la vuelta de Voltaire Rousseau
Curioso incidente lat
Apocalipsis lat 192-3
El precio 191 lat
Futbolísimos lat 193
Flauta ópera divertimento lat 193
Hermanas lat
Todas noches lat
Circlassica 193 lat
Voltaire/Rousseau 192 lat
Español 193 lat
Pequeña bella ópera divertimento 193 lat
CDN LAT elogio pereza
Ballet Imperial Ruso 193 lat
Trivium lat 193
La ternura 190 lat
Dantza 193 lat
Funeral lat
Guindalera 192 lat
TFM  193 lat