Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Sergio Peris-Mencheta y Silvia Abascal por Ladies Football Club

Publicado el 29 de Abril de 2022

Entrevista a Sergio Peris-Mencheta y Silvia Abascal por Ladies Football Club

Obra: Ladies Football Club - Teatros del Canal

 

“¡Estas mujeres terminaron llenando estadios de 50.000 personas! Y cuando sus maridos volvieron al terminar la guerra se les prohibió volver a jugar al fútbol por ley”, SILVIA ABASCAL

Tras el éxito de “Lehman Trilogy”, Sergio Peris-Mencheta vuelve a elegir una gran obra de Stefano Massini para su nuevo bombazo teatral al frente de Barco Pirata. ¿Su objetivo? Subir a escena y homenajear la vibrante historia real de las trabajadoras de una fábrica de municiones que, en plena Primera Guerra Mundial, comenzaron a dar patadas a un balón y llegaron a constituir uno de los primeros equipos de fútbol femenino en el Reino Unido. Charlamos con este apasionado director y con Silvia Abascal, una de las protagonistas de este espectacular elenco de once actrices que, haciendo de cover de la titular Xenia Reguant para la temporada en Madrid, acompañará en el escenario a Noemí Arribas, Ana Rayo, María Pascual, Nur Levi, Alicia González, Carla Hidalgo, Irene Maquieira, Andrea Guasch, Diana Palazón y Belén González en esta prometedora apuesta. Por ANA VILLA. Fotos: BÁRBARA SÁNCHEZ PALOMERO

¿Qué es “Ladies Football Club”?

Sergio Peris-Mencheta: Un homenaje a unas grandes olvidadas, como les pasa casi siempre a las mujeres que forman parte de la historia contada por hombres.


¿Qué historia sube a escena?

Silvia Abascal: ¡Un tema histórico! La historia de estas ‘munitionettes’, la de los orígenes del fútbol femenino británico en los primeros años de la Primera Guerra Mundial. Creo que el hecho de conocer los pasos que dieron estas mujeres es importantísimo. Habla de cómo el fútbol les hizo conectarse con una manera de relacionarse consigo mismas que tenían olvidada. Y cuando digo olvidada, quiero decir enterrada, porque ellas tenían sus roles como trabajadoras del hogar, como hijas, esposas, madres… pero no individuales como mujeres, como seres con ilusión.

Sergio: Ellas viven una especie de primera liberación al salir de las casas y en estas fábricas encuentran una nueva identidad, aún cobrando la mitad de la mitad de lo que ganaban sus maridos en los mismos puestos, pero con la tranquilidad de encontrarse con otras mujeres en un lugar que no era la misa en la iglesia. ¡Y durante todos los días!


¿Qué pasó cuando terminó la guerra?

Silvia: Los hombres volvieron y se encontraron con unas mujeres totalmente transformadas. Ellas habían empezado dando pataditas a un balón en las fábricas. A sus primeros partidos iban apenas 50 personas y la mitad eran enfermeras de la Cruz Roja porque eran partidos benéficos. ¡Pero es que terminaron llenando estadios de 50.000 personas! Quedándose 14.000 fuera. Y cuando sus maridos volvieron al terminar la guerra se les prohibió volver a jugar al fútbol por ley. Una ley que no fue derogada hasta 1972. A mí me parece apasionante.

Sergio: Según ellos, podía atentar contra la fertilidad y también por no ser algo propio para las mujeres eso de ir en pantalones cortos corriendo detrás de una pelota...


Resulta sorprendente no saber apenas nada de esta historia…

Sergio: ¡Es que es algo que se tapó…! Hasta el punto de que no la conocemos. A mí cuando me llegó esta historia aluciné. Ahora que estoy trabajando en un rodaje en Inglaterra y les hablo de Lily Parr, que fue una gran figura en esos años, una futbolista excepcional, nadie sabe quién es. Y mira que si googleas su nombre tienes fotos, links, artículos… Entonces es que hay como cierta premeditación por tapar, justo lo contrario a la nuestra desde el teatro, que queremos destapar y hacer un homenaje a nuestras abuelas, bisabuelas, tatarabuelas y madres.


¿Cuál es la intención del autor Stefano Massini con esta obra?

Sergio: El autor utiliza el fútbol como metáfora, porque es un deporte eminentemente masculino –que tenía mucho que ver con la testosterona y la competitividad– y lo convierte en una metáfora de libertad para estas mujeres. Ellas deciden dejar de ser esposas, madres, hijas o abuelas para convertirse en portera, defensa, delantera o centrocampista como una manera de ser, porque es un carácter: no todas están hechas para estar en la portería o en la delantera. Entonces, se encuentran consigo mismas.


¿Cómo es este gran grupo de personajes femeninos?

Sergio: ¡¡Son once!! (risas) Así que te puedo resumir que Massini, muy inteligentemente, las ubica a cada una en una problemática. Cada una tiene un tema con el hombre, con la sociedad, con la mujer, con su propia mujer… Con lo cual, es un mosaico de once personalidades de las que toda mujer –e incluso todo hombre en su energía femenina despierta– se puede reconocer. Y lo harán desde elementos puramente machistas que aparecen en la función, tanto por parte de los hombres como por parte de las propias mujeres, y con cosas más sutiles que tienen que ver con la condescendencia, el paternalismo o la caballerosidad, con esta cosa de ‘déjame que te ayude que tú no vas a saber…’.


Silvia, ¿cómo es su rol escénico?

Silvia: Interpreto a Olivia Lloyd. Ella es la ‘intelectual’ dentro de las personalida-des de este equipo de once mujeres. Es una ávida lectora y rescatadora de frases. Ella recopila frases que le parecen potencialmente reutilizables, ya sean de un veterinario que ella ha escuchado en una entrevista o una del ministro de exteriores. Ella las coge, las reproduce tal cual o las adapta a su manera y es así como se comunica con el equipo.


¿Algún ejemplo?

Silvia: La más significativa es “no me interesan las posibilidades de derrota”. Y esa es una frase que utilizamos mucho como personajes y como actrices en este proyecto.


Sergio, ¿qué opinión le suscita el trabajo de Silvia en este proyecto?

Sergio: ¡Está siendo alucinante! Se lo está tomando como una experiencia vital, está feliz y hace un trabajo muy Silvia Abascal, es decir: como siempre, sobresaliente.


Un momento tremendamente divertido de la pieza:

Silvia: ¡Hay muchos! La función tiene cantidad de humor. Todas estamos permanentemente en escena, pero al público no se le escapa ningún fleco y es partícipe de los logros de estas mujeres, de sus victorias y derrotas. Sentir cómo el público entra y celebra y maldice cuando hay injusticias, ver cómo están con nosotras, es maravilloso. Y todas tenemos muchos momentos cómicos, así como emocionantes.


¿Qué está siendo lo más bello de formar parte de este proyecto para usted, a nivel personal?

Silvia: Sentir cómo las once compañeras que estamos vamos todas a una. Ni en los ensayos ni en el escenario, siento que no hay gilipolleces, no hay egos. Hay una flexibilidad, una capacidad de entrega, de empatía… Y esa generosidad llega al espectador y a su disfrute.


En suma de todo, ¿por qué resulta recomendable acudir a este estreno?

Silvia: Primero, porque lo dirige Sergio, así te lo digo. El teatro que él dirige y su forma de contarlo, la capacidad que tiene para convocar, transmitir, contagiar, imaginar, para acabar con todas las literalidades y hacer que el espectador participe, me parece suficiente razón. Y luego el texto, esta historia.

Sergio: Porque se lo van a pasar muy bien, porque es una historia contada con mucho humor y porque no es nada fácil tener la oportunidad de ver un elenco de once mujeres que cantan, bailan y son once pedazo de actrices. Y porque es una oportunidad maravillosa para conocer a estas ‘munitionettes de manos amarillas’, a estas trabajadoras futbolistas tan olvidadas.


Aparte de esta obra, ¿en qué otros proyectos podemos encontrarles actual o próximamente?

Silvia: Nada más terminar con esto voy a empezar con un proyecto gordo para una serie en televisión. Además, es importante para mí a finales de verano el estreno de “Asombrosa Elisa”, una película muy especial que hice con Asier Etxeandia.

Sergio: Acabo de terminar la quinta temporada de “Snowfall”, que es la serie que vengo rodando desde 2015 en Los Ángeles –vivo allí, de hecho, aquí vengo para dirigir teatro con Barco Pirata–. Y ahora estoy a caballo entre Londres y Madrid ensayando y rodando la segunda parte de una película titulada “The Meg” en la que hago de malo malísimo pegándome con Jason Statham (risas). Y seguiremos con la gira de “Una noche sin luna”, que retoma en septiembre, la de “Castelvines y Mosteses” y un montón de proyectos en cartera.

  • Entrevista a Aitana Sánchez-Gijon y Marta Poveda por Malvivir
  • Entrevista a Javier Cámara, Bárbara Lennie, Nuria Mencía y Francesco Carril por Los farsantes
  • Entrevista a Sergio Peris-Mencheta y Silvia Abascal por Ladies Football Club
  • Entrevista a Juanjo Artero por Entre Copas
  • Entrevista a Felipe Andrés por Pareja Abierta
  • Entrevista a Álvaro Tato por Malvivir
  • Entrevista a Consuelo Trujillo por La casa de Bernarda Alba
  • Entrevista a Emilio Sagi por Don Gil de Alcalá
  • Entrevista a Íñigo Rodríguez-Claro, María Prado y Júlia Barceló por El disfraz / Las cartas / La suerte
  • Entrevista a Carlos Aladro por El pato salvaje
  • Entrevista a Juan Carlos Rubio por El mueble
  • Entrevista a Gabriel Olivares por El premio
  • Entrevista a María San Miguel por la trilogía Rescoldos de paz y violencia
  • Entrevista a Paco Gámez por PRAGA 1941 (Jóvenes rubios no paran de gritar  frente a mi casa)
  • Entrevista a Félix Sabroso por La gran depresión
  • Entrevista a Manuela Velasco por La bella Dorotea
2da princesa lat
El principio de arquimedes lat
El premio 225 lat
Seis new lat
Me lo dijeron 227-228 lat
La ternura lat
Burundanga 227-228 lat
Entre copas 227 lat
Alcoi 226 lat
El enjambre lat
Banner LIBROESCENA Lat
Por qué es especial... 29 may lat
Pareja abierta 227 lat
Abadía 227 lat
Atra bilis 227 lat
Mirador 227 lat
Galicia GEP 227 lat
Fernán Gómez 227 lat
TAC 227 lat
Escuela para el arte... banner lat
El mueble 227 lat

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Recibirás un email quincenal con la revista completa, la actualidad destacada y ventajas exclusivas

  He leído y acepto la política de privacidad.