Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevistas a Eva Rufo y Jesús Noguero por Espejo de víctima

Publicado el 29 de Marzo de 2019

Entrevistas a Eva Rufo y Jesús Noguero por Espejo de víctima

Obra: Espejo de víctima

 Despertar compasión siempre tiene mejor prensa porque la víctima es la que merece siempre compensación, Eva

El público sale noqueado, trata de recomponer el puzzle de sus certezas y constata que le faltan piezas, Jesús

 Jesús Noguero y Eva Rufo, dos actores cara a cara dispuestos a ponernos frente a un espejo incómodo. Charlamos con los protagonistas de este combate a dos asaltos en el ring de la actualidad en el que se ponen en tela de juicio asuntos que nos preocupan a diario. Acciones y emociones para poner cuerpo y voz a un montaje que, además, ha vuelto a reunir veinte años después de “Rey Negro” en el CDN al dramaturgo Ignacio del Moral, uno de los guionistas más sólidos del panorama español, y al director Eduardo Vasco. Por V. R. Fotos de ensayo marcosGpunto
 

Dice Ignacio del Moral que siempre le ha parecido una perversa paradoja el hecho de que, cuando nos vemos metidos en un conflicto o confrontación, casi todos deseamos ostentar el papel de víctimas. ¿Están de acuerdo con estas palabras, preferimos ser víctimas que verdugos? ¿Por qué?

EVA: Sí, en cierto sentido estoy de acuerdo. Creo que porque despertar compasión tiene mejor prensa, porque la víctima es la que merece siempre compensación, y es una manera cómoda de eludir la propia responsabilidad para dejar de ser una víctima. En el texto se diferencian de manera muy clara las “verdaderas” víctimas de los victimistas. Y todos lo somos a veces. Porque, como dice mi personaje en un momento de la función, “es tan cómodo que te tengan lástima…”.

JESÚS: Totalmente de acuerdo. El hecho de ser 'la víctima' en cualquier conflicto, presupone inocencia, presupone ausencia de responsabilidad en la creación del conflicto y esto te legitima tanto para la reacción como para la inacción, siempre colocado en un estatus de honradez  superior.  Toda vez que casi ningún conflicto es unilateral esta posición de supuesta víctima está sirviendo para avalar grandes falacias. Muros contra los inmigrantes, guerras, invasiones, etc...


“Espejo de víctima” es un espectáculo basado en dos piezas que profundizan en esta tendencia a situarnos como víctimas. Háblennos un poquito de cada una de esas piezas, cómo las definirían, a qué nos enfrentan, en qué heridas mete el dedo…

EVA: La primera, La lástima, es un encuentro entre un político de nueva hornada y una periodista. La segunda, La Odiosa, entre una víctima del terrorismo y alguien que va a visitarla. En ambos encuentros los personajes son a la vez víctima y verdugo, porque uno no puede existir sin el otro, lo que da lugar a una codependencia enfermiza.

JESÚS: En la primera pieza, en "La lástima", como su propio nombre indica, se profundiza en el recurso de buscar la compasión de los demás para conseguir atención y librarse de responsabilidades. En "La odiosa", que también podría llamarse "la odiada", nos encontramos ante un contra punto o un reflejo invertido de la anterior: El anti victimismo llevado al extremo, como una forma de militancia, donde la vanidad de ciertas convicciones impiden cualquier forma de empatía.  


¿Quiénes y cómo son sus personajes, qué les caracteriza, qué les mueve?

EVA: En "La lástima", ella es una mujer atormentada con un hecho de su pasado que busca la confrontación con el personaje de Jesús, a quien culpa de ese hecho. Y en "La Odiosa" es alguien que, habiendo sufrido el terrorismo en primera persona, reniega del personaje de víctima que siente que la sociedad le obliga a asumir.

JESÚS: En "La Lástima" mi personaje es un político en la cumbre de su carrera, que va a recibir un jarro de agua fría, 'víctima' de un grave error  de su pasado. En "La odiosa" es un hombre destruido por la culpa y el dolor de una perdida... que trata de recomponer a la desesperada el puzzle de su existencia, pero le faltan demasiadas piezas.


Si les pido una frase que su personaje diga en escena (cada uno de su personaje), ¿con cuál se quedan?

EVA: De La lástima elegiría: “Es tan cómodo que te tengan lástima… todo se perdona a las víctimas. No creas que abusé de mi privilegio, fui prudente a la hora de administrar la lástima, no quería que se cansaran de mi”. De La odiosa: “Yo no provoco, yo me expreso. Cada cual es libre de elegir qué es lo que le provoca. Bueno, diría más bien que es esclavo de lo que le provoca”.

JESÚS: De "La lástima" me voy a quedar con "...Hay que estar siempre con las víctimas, pero hay que desenmascarar a los victimistas". Y de "La odiosa", "...Preguntando solo se consiguen respuestas, no se conoce a la gente".


Dice Eduardo Vasco que “Espejo de víctima” tocó su fibra de amante del teatro desde la primera lectura. ¿Qué tenían este texto y este proyecto que les atrajo a ustedes para decidir formar parte de él?

EVA: Que son dos historias perfectamente construidas, con una estructura de thriller en la que los personajes desvelan su verdadera cara de manera sorprendente; que tiene una de las mejores luchas dialécticas que he leído en mucho tiempo, y que me permite ahondar en dos personajes que, aunque espejo uno de otro, son radicalmente opuestos.

JESÚS: Del texto lo primero que me atrapó fué su fluidez y su naturalidad a pesar de tratar aspectos complejos. El tratamiento de los conflictos lejos de cualquier maniqueismo me pareció un material para construir dos personajes, muy diferentes, pero en ambos casos plenos de contradicciones. Luego el equipo al completo, incluido el propio CDN, era jugar en primera división. Así que no hubo dudas al respecto


Su autor es uno de los dramaturgos y guionistas más sólidos del panorama español. ¿Cómo es el Ignacio del Moral que firma “Espejo de víctima”?

EVA: Inteligente, ácido, imparcial y valiente a la hora de dejar lo políticamente correcto fuera del hecho teatral, y de presentarnos un espejo donde asumir nuestras propias contradicciones como individuos y como sociedad. No hay buenos ni malos, y esa es una de las mejores bazas del texto, porque asume que el espectador es inteligente para posicionarse, si lo desea, donde mejor le parezca.

JESÚS: Yo había trabajado en una función de Ignacio, hace alrededor de 25 años, ya entonces era muy bueno. El Ignacio de hoy sin duda es un maestro consolidado, que me ha vuelto a sorprender, ahora por atreverse a alumbrar algunas rincones del alma humana profundamente incómodos y desasosegantes. 


Cuéntennos un poquito sobre la puesta en escena de Eduardo Vasco, ¿qué ha querido hacer, dónde ha querido poner el acento, qué les ha pedido?

EVA: Eduardo ha puesto el foco en ambas confrontaciones, preparando un tablero de ajedrez y permitiendo que la partida entre ambos personajes tenga lugar de manera limpia, con el lenguaje como arma.

JESÚS: La puesta de Eduardo resulta tremendamente contemporanea por su despojamiento de artificios, (en un momento donde lo contemporaneo parece estar asociado a los despliegues tecnológicos etc.), por su esencialidad, un espacio sencillo con el publico a dos bandas, en la intimidad de la sala de La princesa, una mesa, dos sillas, unos paneles, los elementos mínimos para que se desarrollen los conflictos entre los personajes. Y lo que nos ha pedido en todo momento es atender al conflicto, a la necesidad de trasformar algo en el otro personaje. Chapó. 


Dos actores en un combate a dos asaltos en el ring de la actualidad poniendo en tela de juicio asuntos que nos preocupan a diario. ¿El público saldrá noqueado de ver “Espejo de víctima”? ¿Cómo esperan que reaccionen los espectadores?

EVA: No sé si saldrá noqueado, pero me encantaría que les diera para un largo debate post función.

JESÚS: El público sale sin duda noqueado del espectáculo. Con el cuerpo y la cabeza en plena actividad. Tratando de recomponer el puzzle de sus certezas y constatando que le faltan piezas.    


¿Por qué no debemos perdernos “Espejo de víctima”?

EVA: Me encantaría que las respuestas a esta entrevista fueran aliciente para animaros a ver la función.

JESÚS: No debéis perdéroslo porque es uno de esos espectáculos donde de forma aparentemente sencilla han confluido muchos talentos, para generar una experiencia catárquica en el espectador, pero también una ineludible reflexión y un debate posterior asegurado.  

 

 
  • Entrevista a Pedro Víllora, Barrio de las Letras
  • Entrevista a Jesús Cisneros y María Luisa Merlo, Conversaciones con mamá
  • Entrevista a Elsa Ruiz, Albert Boira y Archie Bezos, HTS
  • Entrevista a Iñigo Guardamino, Metálica
  • Entrevista a Juan Carlos Corazza, Especial formación
  • Entrevista a Clara Méndez-Leite, Especial formación
  • Entrevista a Álvaro Torrente, Especial formación
  • Entrevista a Iker Karrera y Fernando Lázaro, especial formación
  • Entrevista a Alberto Salas, Especial formación
  • Quién es quién en La ternura
  • Entrevista a Miguel del Arco, La función por hacer
  • Entrevista a Aitor Tejada, La función por hacer
  • Entrevista a Juan Gea, Por los pelos
  • Entrevista Carmen Roche, Especial formación
  • Entrevista a Natalia Millán por Billy Elliot, el musical
  • Entrevista a Imanol Arias por El coronel no tiene quien le escriba
Danza 180º 199 lat
ñ 199 lat
La vuelta de nora 197 lat
Nuremberg 199 lat
La función por hacer 199 lat
Conversaciones con mamá 198 lat
Suma Flamenca lat
El coronel lat
5 horas con mario 199 lat
Cáceres lat
Festival de Almagro lat
Ballet San Petersburgo 199 lat
Copenhague 198 lat
La ternura 198 lat
Nave 73 199 lat
Veranos en la muralla lat
Scaena 199 lat
Clásicos en Alcalá 199 lat
Escuela Mendez-Leite 199 lat
We love Queen 198 lat
Corazza 199 lat
España baila flamenco 198 lat
Teatro del Barrio lat 199
Español 199 lat
Por los pelos 199 lat
Mérida 198 lat
TFM 199 LAT
CDN 199 3 sombreros lat
LO MEJOR DE YLLANA lat