Revista teatros

Entrevistas

volver
Gabino Diego

Publicado el 30 de Septiembre de 2017

Gabino Diego

Obra: El intercambio

 Creo cada vez más que el teatro, el campo, es lo que te conecta con ese punto de humanidad, de ser menos robots

 Si considerásemos el humor como el mayor sentido del amor, Gabino y Teté serían, definitivamente, la pareja perfecta. Cómplices dentro y fuera de las tablas, los principales culpables de que el Teatro Príncipe desprenda carcajadas cada noche nos hablan de su actual éxito, un delirante cóctel de gags verbales y visuales que se brinda con un leitmotiv de lo más actual: el intercambio de parejas. ¡Pasen y beban!
 

¿Qué va a encontrar el espectador en “El intercambio”?

¡Un ‘all star’ de comedia! El elenco está formado por gente que es número uno en el género. Yo estoy encantado. Con Teté solamente había coin-cidido en un tren yendo para Galicia, nunca sobre un escenario y, cosas del destino, nos ofrecieron la función.


¿Cómo son sus personajes?

Jaime es un persianista, oficio que viene de su padre y abuelo. Es un tío que quiere estar por encima de Eva convenciéndola de algo por lo que dices: ‘¡pero qué jeta tiene!’ (risas). Quiere hacer que su mujer comulgue con ruedas de molino y ella acepta todo porque está enamorada de él. Se aprovecha de esa situación pero, con el tiempo, ella va cambiando y se va dando cuenta de lo que tiene en su casa, cosa que a veces, después de 15 años, es difícil. Mi personaje no sale del escenario, es un poco el hilo conductor de la historia y de los demás.


¿Qué consejo urgente le harían a sus propios personajes?

¡Que sea un poquito más humilde!


Una de las frases más graciosas que sus personajes pronuncian en esta pieza es...

Él se va a ir con una brasileña guapísima, así que Eva le dice: “tu chica tiene piernas largas, el pelo precioso…” y yo respondo: “hombre, fue la primera opción que salía en la página de contactos que me enseñaste, puro azar, ¡a mí qué más me da…! Que sea mulata y tenga 19 años es algo circunstancial… ¡hay que tenderle una mano al tercer mundo!” (risas).


¿Y esa escena o situación que, seguro, despertará la gran carcajada al patio de butacas?

Al final, en el momento de los vendedores de biblias. Es genial.


Ustedes tienen una amplia carrera a sus espaldas. ¿Qué experiencia profesional supuso un boom para sus trayectorias y cuál les llegó al corazón por especial?

Yo creo que, al final, uno es el resultado de todos sus trabajos. Yo estoy ahora haciendo teatro, pero ya lo hice con María Ruíz y Eusebio Poncela hace 30 años. Todo es un aprendizaje, como cuando trabajé dos semanas en el Festival de Mérida con Mario Gas en “Golfus de Roma”. Son cosas que te enriquecen.


¿Y en el cine, su medio más natural?

He tenido la suerte de trabajar en películas que ahora se convierten en aniversarios, como los 20 años de “Amanece que no es poco”, los 30 de “El viaje a ninguna parte”, etc. Y muy importante por todo fue “Belle époque”. Estar en una película que gana el Oscar e ir a recogerlo es para mí algo inolvidable. Recuerdo alguna de sus secuencias más divertidas, como cuando Agustín González me dice “a que me bajo y te doy un par de ostias” (risas) y termino la secuencia hablando con Fernando Fernán Gómez. Me siento muy afortunado. Pero con todas las películas siempre me he levantado queriendo hacer la mejor película del mundo.


Más allá de los escenarios o platós, ¿con qué disfrutan de la vida, sin comparación que valga, Teté y Gabino en su tiempo libre?

Disfruto mucho paseando por el campo y de mis perros. Creo cada vez más que el contacto con la naturaleza, con lo real, es lo que más necesitamos. Ahora que tenemos tanta sobredosis de tecnología, redes sociales, de esas cosas que no puedes tocar… así que el teatro por un lado y el campo por otro, es lo que te conecta con ese punto de humanidad, de ser menos robots. Decía en “Una noche con Gabino” que cuando tenía 15 años yo me compraba un vinilo y miraba cada detalle, lo ponía y era feliz durante dos semanas. Y ahora mi hija tiene un aparato con 15 mil canciones. La gente me dice: ¡el atrasado y el que no se entera eres tú…! Pero, para mí, se están perdiendo esas cosas importantes. Y con el teatro pasa lo mismo, es un momento único e irrepetible.


¿Con qué fantasiosa opción elegirían llevar a cabo un intercambio de parejas?

¡No lo sé, nunca lo había pensado! Pero a lo mejor, en tal caso, no querría a la típica famosa impresionante. Preferíría una chica guapa de las que te encuentras por la calle.

 

  • Entrevista a Mela Lenoir por Sueño de una noche de verano
  • Entrevista a Andrés Lima por El pan y la sal
  • Entrevista a José Carlos Plaza por Auto de los inocentes
  • Entrevista a Israel Elejalde por Un enemigo del pueblo
  • Entrevista a Sergio Peris Mencheta por Lehman Trilogy
  • Entrevista a Marcela Paoli por Viva Broadway 3
  • Entrevista a Cristina Esteban por Estrógenos
  • Entrevista a Juanan Lumbreras por La ternura
  • Entrevista a Ignasi Vidal por Sueño de una noche de verano
  • Entrevista a Lluís Homar por Tierra baja
  • Entrevista a Lolita Flores por Fedra
  • Entrevista a Irene Escolar por Un enemigo del pueblo
  • Entrevista a Lola Herrera por Cinco horas con Mario
  • Entrevista a Álex Villazán por El curioso incidente del perro a medianoche
  • Entrevista a Elena González por La ternura
  • Entrevista a Paco Déniz por La ternura
Tinder 190 lat
Otelo a juicio 190 lat
Enemigo pueblo 190 lat
FEstival Vitoria 190 lat
Algún día... 190 lat
Español 190 lat
Estrógenos lat 190
Lado luna lat 189
Accion escena 188 lat
Cristina Rota 188 lat
La ternura 190 lat
Scaena 188 lat
Itaca 190 lat
CDN 190 lat
Viva Broadway 3 lat
Todas lat 189
El molino rojo 190 lat
Tierra baja 190 lat
Escuela Mendez-Leite 188 lat