Revista teatros

Entrevistas

volver
Mamen Camacho

Publicado el 01 de Noviembre de 2017

Mamen Camacho

Obra: Casa de muñecas

 Cada mujer tiene un pedazo de lo que todas somos. La puerta que Nora cierra permite que otra se abra en nuestro interior

 No es extraño oírle decir que entre sueño cumplido y sueño cumplido hay que tener mucha constancia y paciencia. Esfuerzo, disciplina y, añadimos nosotros, mucho talento. Muchos la conocimos como “La moza de cántaro” con la Joven CNTC. Desde entonces, no ha hecho más que crecer y crecer y regalarnos trabajos impecables. Entre ellos, “Enrique VIII y la cisma de Inglaterra”, “Gran Reserva”, “Haz clic aquí” o su reciente “Ana Karenina”.

Si le digo “Casa de muñecas”, ¿qué personal lectura hace usted como actriz y como mujer de esta obra?

Sé que es una obra punto de inflexión. Provocó en su momento tal impacto que incluso existen invitaciones a reuniones sociales de la época que prohiben explícitamente discutir sobre ella por su controversia. Una mujer valiente, osada y generosa que se atreve a plantearse sus principios últimos y por primera vez afirma que “ante todo soy un ser humano” merece ser estudiada, revisitada.


Dicen de ella que es la primera obra de teatro centrada en una mirada feminista. Han pasado más de 130 años desde su estreno y en mayor o menor medida seguimos viviendo en una sociedad machista. ¿Sigue siendo necesario el feminismo? ¿Cuál  es o debería ser su papel hoy?  

¡Claro que es necesario! Si echamos la vista atrás podemos alegrarnos de haber dado un paso de gigante pero aún queda mucho camino por recorrer. Tomar conciencia y reeducarnos día a día debería ser el objetivo. A mí Nora me ayuda.


Como mujer, ¿Mamen Camacho también ha sido víctima de comportamientos machistas o micromachistas? ¿Cómo cuáles?

Y macro también. No quiero entrar en detalles pero en mi caso la lucha es la de la ruptura de estructura de pensamiento diario. A mí casi me ha criado mi abuela Meme: con sus 88 años sigue escandalizándose de que haya una mujer sentada y un hombre de pie sirviéndole. Eso está tatuado en algún lugar muy profundo y por eso hay que inspirarse en las Noras y en otros muchos símbolos que cierran puertas y abren caminos.


Volviendo a la obra, háblenos de su Nora, cómo es, cómo la definiría…

Nora está siempre dispuesta a ser la mujer que necesitan los demás: su marido, sus hijos, sus amigos, sus enemigos... Lo increíble del viaje emocional que hace durante la función es su honestidad en la búsqueda de ella misma.


Si tuviese que quedarse con una frase de Nora, ¿cuál sería?

"Nosotros jamás vamos juntos a lo más profundo de los cosas".


Me gustaría que mirásemos al resto de personajes a través de los ojos de Nora. ¿Qué nos diría ella, uno por uno, de Torvaldo, Doctor Rank, Krogstad y Cristina?

De Torvaldo: el marido ideal, el padre ideal de mis hijos.

Del doctor Rank: mi mejor amigo, quizás mi alma gemela.

De Krogstad: aquel que puede destrozarlo todo.

De Cristina: mi mejor amiga, una ventana a otro mundo.


¿Qué le debemos las mujeres de hoy a Nora? ¿Qué significa en realidad su portazo y qué debería recordarnos?

Creo que todas las grandes obras no surgen de la nada, sino que florecen en un entorno que ya era propicio, lleno de referencias y llamadas. Nora es un símbolo de algo más grande que ella, pero como símbolo tiene el poder de unirnos y centrar la atención en aquello que compartimos. A veces no sabemos lo que nos pasa hasta que lo vemos reflejado en uno de esos símbolos: Antígona, Medea, Cleopatra, Juana de Arco,... cada mujer tiene un pedazo de lo que todas somos. La puerta que ella cierra en el escenario es la que permite que otra se abra en nuestro interior y nos regala una pregunta: ¿y por qué no?


¿Cómo imagina a la Nora de, no sé, un par de años después de su famoso portazo?

La Nora de la versión original, quizás algo más perdida que la Nora de nuestra versión. Quizás la nuestra tiene más herramientas y un entorno algo más amable. Lo que no la veo es arrepentida.


¿Cuándo y cómo decide Mamen Camacho convertirse en actriz? Porque es también licenciada en Química…

He bailado y hecho teatro desde los cuatro años pero siempre como afición ya que mi entorno en Villacarrillo estaba muy alejado de esta profesión. Al acabar la carrera tuve el impulso de hacer las pruebas de la RESAD y aquí estoy.


¿Cómo recuerda a la Mamen de “La moza de cántaro” y qué repaso hace del camino recorrido hasta hoy?

La recuerdo entusiasmada, muy responsable, muy académica, muy "bien hecha". Con el tiempo he aprendido a hacer más caso de la intuición, me he quedado con un trocito de cada personaje que ha caído en mis manos y he trabajado con mucha ilusión, algo que espero que no desaparezca nunca.


Aparte de en el Teatro Fernán Gómez, ¿dónde más vamos a poder ver o podemos ver a Mamen Camacho?

De lunes a viernes, a las 16:30 en TVE1, como Espe Beltrán en la serie Servir y Proteger; en febrero estaré en la Fundación Juan March a las órdenes de Ignacio García en un Poema dramático de Robert Schumann con texto de Lord Byron y en la presentación del nuevo libro de Edgar Borges. Y espero que la gira de Casa de Muñecas sea extensa.

  • Mamen Camacho
  • Aitana Sánchez-Gijón
  • Ana Wagener
  • Maxi Iglesias, Fela Domínguez e Iván Sánchez
  • Tricicle
  • Natalia Verbeke
  • Ginés García Millán
  • Susi Sánchez
  • Guillermo Dorda, José Soto, Blanca Rivera y Paco Ferrer
  • Mariano Peña
  • José Carlos Plaza
  • Marina Salas
  • Jorge Bosch
  • Magic Pablo
  • Pedro García de las Heras
  • Malena Gutiérrez
FOP lat
Habitación Verónica 179 lat
LEganés 180 lat
CCV 181 lat
Casa de muñecas 181 lat
Hits 180 lat
El Gran Libro Mágico 179 lat
Madrid en Danza lat
Caperucita Ópera Divertimento 181 lat
Escuela Víctor Ullate 179 lat
Karpas 181 lat
Flauta Ópera Divertimento lat 181
Español 181 lat
Smoking lat
¡El último que apague la luz! 179 lat
FEstival de Vitoria lat
Cartas de amor 180 lat
CDN 181 lat
Maldita locura 179 lat
Circo del Sol 180 lat
Ratón Pérez 180 lat
ARte 180 lat
Zas lat
Danvers lat
Price 180 lat