Revista teatros

Actualidad

volver

Publicado el 15 de Junio de 2017 a las 10:03 horas

La Zarzuela recupera la aplaudida "Marina" de 2013 para cerrar la temporada

La Zarzuela recupera la aplaudida

El Teatro de la Zarzuela pone el broche final a su temporada lírica con un regalo para el público: la recuperación de esta maravillosa producción que hizo las delicias de cuantos la vieron en 2013. Ignacio García vuelve a ponerse al frente de una pieza que pertenece al patrimonio musical y emocional de muchas generaciones. Un nuevo reparto encabezado por Olena Sloia y Leonor Bonilla y la batuta del maestro Ramón Tebar nos harán vibrar al ritmo del famoso “A beber, a beber y a cantar”...      

MARINA ES UNA JOVEN dulce y melancólica, pero también algo enredosa: no se le ocurre otra cosa que hacer saber al chico al que ama, Jorge, que se quiere casar con otro, Pascual, para provocar sus celos y que él le declare su amor. Un enredo que irá complicándose a lo largo de la obra a base de amores y desamores, alegrías y tristezas, deseos, nostalgias y anhelos...

Un gran melodrama...

“Marina” comenzó siendo una zarzuela que fue recibida con indiferencia y frialdad en su estreno. Fue el propio compositor, Emilio Arrieta, quien poco después la convirtió en una ópera que fue estrenada, ya sí con gran éxito, en el Teatro Real en 1871.

”Marina” es un gran melodrama, una historia de amores y desamores contada con una música maravillosa y con los elementos tomados de la cultura y la música popular, tan propios de la zarzuela. Ese es el motivo por el que lleva un siglo y medio cautivando a los espectadores con su sugestivo y poético ambiente marinero y sus poderosos personajes, pero sobre todo con pasajes inolvidables como el famoso “A beber, a beber y a cantar””, afirma Ignacio García, director de esta producción que recupera el Teatro de la Zarzuela tras el triunfo obtenido en 2013.

...y una música brillante

Aunque el libreto lo vertebra un triángulo amoroso, el equipo ha querido huir de una versión demasiado lírica y hermosa, “de una postal de pueblo marinero”, y ha puesto el acento “en la vida real y dura del pueblo de mar. En el libreto y la partitura se halla esta dialéctica social y ese ambiente también deprimente de borrachos y almas perdidas de la vieja taberna del puerto”.

Olena Sloia / Leonor Bonilla, Alejan-dro del Cerro / Eduardo Aladrén, Damián del Castillo / Germán Olvera, Ivo Stanchev y David Oller dan vida a unos personajes profundamente apasionados a la vez que interpretan habaneras, barcarolas, sardanas, coplas y tangos que se mezclan con romanas de estilo más belcantista para componer en conjunto uno de los grandes monumentos de nuestra lírica.

“La música es profunda y popular al mismo tiempo, con un virtuosismo endemonia-do para los solistas –es imposible hacer “Marina” sin un gran elenco, como el que se da en esta ocasión–, pero al mismo tiempo con pasajes de una sencillez marinera llena de nostalgia y de melancolía. Es una partitura brillante y dinámica, con una matizada orquestación y melodías inolvidables y pegadizas”, nos cuenta el director y finaliza: “Es una obra que pertene-ce no sólo a nuestro patrimonio musical, sino al patrimonio emocional de muchas generaciones que han crecido escuchándola. Volver a hacerlo en el Teatro de la Zarzuela con dos elencos de primera, con jóvenes cantantes que tienen un enorme talento, y en una producción que recrea con esta magia el ambiente marinero, es una razón de peso para no perdérsela”.