Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Carmelo Gómez y Miguel Hermoso por Las guerras de nuestros antepasados

Publicado el 01 de Enero de 2023

Entrevista a Carmelo Gómez y Miguel Hermoso por Las guerras de nuestros antepasados

Obra: Las guerras de nuestros antepasados - Teatro Bellas Artes

 Veremos cosas asombrosas, oiremos relatos del ayer a los  que no les cuesta nada viajar a nuestra piel, Carmelo

Lo digo con profunda tristeza:La violencia, a día de hoy, sigue   siendo la fórmula más práctica para alcanzar objetivos, Miguel

 Le describieron como una “extraña mezcla de profesor y campesino, entre refinado y natural, cuya reposada voz puede explotar en una risotada, comunicativo y triste” y con él aprendimos a mirar de otro modo y a fijar nuestros ojos en los indefensos. Y así amamos al tierno Azarías, a Daniel ‘El Mochuelo’, a Carmen Sotillo, al viejo don Eloy y a este Pacífico Pérez que hoy nos interroga. Lo hace desde el lejano 1961 en el Sanatorio Penitenciario de Navafría. Allí, enfermo de tuberculosis y acusado de asesinato, mantiene varias conversaciones con el Dr. Burgueño, que, con el fin de ayudarle, le convence para que hable de su vida y de sus circunstancias. Y nosotros, este 2023, nos colamos en esa habitación totalmente enajenados por las colosales interpretaciones de Carmelo Gómez y Miguel Hermoso.  Por VANESSA RAMIRO.  

Toman el relevo en el Bellas Artes a un José Sacristán que conoce bien “Las guerras de nuestros antepasados”. Él, Manuel Galiana, Juan Jesús Valverde, Teófilo Calle, Juan José Otegui...

Carmelo: Sí, es un reto, y sumado a que Delibes siempre ha sido representado por grandes y con grandes éxitos. El público viene con muchas expectativas a las obras de Don Miguel. Ese respeto es un acicate, sin duda, y un reto. No obstante, nos mueve encontrar una visión nueva de sus conflictos. Cada puesta en escena es una actualización, un redescubrir la obra clásica en su actualidad. Ahí deposito mis esperanzas de hacer algo genuino.

Miguel: Es un honor formar parte de esa terna, pero aviso que este montaje extrae a Delibes del molde que todos teníamos identificado hasta ahora. Nos echamos encima del público y nos los subimos al escenario.


“Pacífico empezó creyendo en la no violencia y acabó convencido de que eliminar a un semejante con la navajilla de abrir piñones era un acto normal”.

Miguel: Lo digo con profunda tristeza: La violencia, a día de hoy, sigue siendo la fórmula más práctica para alcanzar objetivos. A día de hoy un niño le ha quitado el balón a otro en el patio a base de puñetazos. A día de hoy Rusia se ha apropiado de parte de Ucrania a base de misiles, drones y tanques.

Carmelo: La violencia se instala como un virus en el computador. El antivirus es la cultura. ¡Alerta! Este ataque sistemático al conocimiento, a los valores culturales es un redimirnos del rebaño estólido. Cuántas veces nos sorprendemos diciendo o haciendo cosas detestables. Cuidado, puede estar ya impreso y no lo sabíamos. Espero que la función ayude a entender esto. Más en los momentos que vivimos; la era del del fake news.


¿Qué nos contarían de “Las guerras de nuestros antepasados”?

Carmelo: Hace muchos años Manolo Gómez Pereira me lo propuso para hacer en teatro y me asusté. Hice bien, no estaba preparado. O no era el momento. Ahora sí lo entiendo algo mejor.

Ahora es identitario, me abre a un análisis universal desde ese particular que es la experiencia. Veremos cosas asombrosas, oiremos relatos del ayer a los que no les cuesta nada viajar a nuestra piel: el olvido, los mandatos, el atavismo, la violencia, la guerra, la aniquilación del otro para reafirmarnos, la impotencia, la autodestrucción, la naturaleza hermosa, la necesidad de la cultura para saber ser. La fuerza del grupo contra la libertad individual y las armas para luchar contra tantos frenos. ¡Ah! Y aquel lenguaje hoy extinto. Bello sin duda.

Miguel: Como los grandes clásicos, Delibes consigue, a través de la peripecia de un personaje, hablarnos de muchos de los grandes temas que nos inquietan a todos: la bondad, la guerra, el amor, la injusticia...


La novela se publicó en 1975 y la obra comenzó a representarse en 1989. ¿Qué tienen que decirnos Delibes y Pacífico Pérez a los espectadores de hoy?

Carmelo: Creo que ellos, desde tan lejos, nos aproximan al espejo con azumbre que nos alumbran. Es pura vocación de comunicación. Ambos generosas y certeros. Sencillos y certeros. Ambos significantes, reales y mágicos. Ambos entrañables.

Miguel: ¿Existe alguna manera de rebelarnos, como individuos o como sociedad, ante la presión aparentemente inexorable de generaciones arrastradas a la confrontación violenta? ¿Hay algún resquicio bajo ese manto de miseria y brutalidad por el que puedan penetrar y prevalecer la poesía y la razón?


Carmelo Gómez es –“A vueltas con Lorca”, “Todas las noches de un día”, “El alcalde de Zalamea”, “El método”, “La Regenta”...– es Pacífico Pérez.

Carmelo: Decía algún dramaturgo de cabecera, el personaje ha muerto. Ya no hay composición, hay relato. Este hombre surge de mí y ni sé dónde lo fui a buscar. Sale de lo que entró por mis ojos y de lo que sale por la piel, sale de la infancia y a todo ello ha contribuido Delibes como evocador. Eso espero que vea el público, que se olvide de nosotros los creadores, que entre en esto como si pareciese sencillo y próximo.


Él, Human de Otero, usted, Sahagún. ¿Cuánto de la vida y las circunstancias de Pacífico reconoce Carmelo?

Carmelo: La cantea, los animales degollados a los ojos de un niño, las palizas, el maltrato también de los maestros de entonces, los prejuicios, el pueblo, el paisaje, el campo generoso, un padre rígido y exigente –dejémoslo así–, una madre amorosa y frágil, el crimen como solución a la injusticia, el sentimiento de inferioridad asumido a sangre y el imán fortísimo de la tierra que nos abduce como a Prometeo la suya. Tantas cosas que aún siguen saliendo a borbotones en mi memoria.


Además, ha asesorado a Eduardo Galán a la hora de hacer la versión... ¿Cómo es la versión y de qué manera ha participado?

Carmelo: La versión es la clave para actualizar un texto q ya tiene actualidad, pero la novela es extensa en temas, todo no entra y hay mucho relato por el deseo de Delibes en recuperar la tradición oral; hombres y mujeres que heredan el ancestro. A eso hay q darle forma dramática y saber dónde está lo esencial, lo exclusivamente humano, las anécdotas, y las batallas, las correrías del pueblo han de dejar lugar al hombre pacífico que nace con una sensibilidad prodigiosa y es reducido a despojos inútiles. Eso exige salirse de los cauces de lo comercial, ir al grano y no perder el carácter artístico de la pieza.

Eduardo entendió esto y se abrió a que trabajásemos juntos a partir de la versión original que había hecho. Al poner en pie las pasiones sobran palabras y eso ha ayudado. Y agradecemos a Eduardo Galán su apertura y disposición a escuchar.


Miguel Hermoso –“La coartada”, “La culpa”, “La avería”, “Arrayán”, “La novia gitana”, “Amar es para siempre”, “La final”...– es el Doctor Burgueño.

Miguel: Burgüeño parte de un interés científico en el caso de Pacífico y, presa de la fascinación que le produce, acaba embarcándose en una ‘cruzada’ personal para salvarlo de sí mismo’. ¿Cabe el humor en una obra como esta? Miguel: Es inevitable: a veces nos reímos con horror de las irracionales extravagancias de la familia de Pacífico... y a veces con ternura ante su fabulosa inocencia.


“Cada hombre tiene su guerra, lo mismo que tiene una mujer”, dice Pacífico Pérez. ¿Cuál es la nuestra?

Carmelo: ¿Hablar de guerras hoy? Ni en las cortes, ni en los nacionalismos, ni en las fronteras, ni en los órganos judiciales, ni en las negociaciones sindicales y patronales, ni en las campañas, ni en Internet, ni en el Brexit, ni Palestina, ni Rusia macabra, ni América imperialista, ni la orca de Catar, el crimen de Irán...esto es mirar a los lados y ver la jungla, mientras compramos como muñecos rotos los regalos para tanta fiesta luminosa. ¡Vamos al teatro! es barato y el dinero mejor gastado.

Miguel: Lo cuenta Pacífico pero lo dice su bisabuelo. Si esa es la herencia educativa que tenemos... Pacífico viene a ser el ‘diente’ anómalo del engranaje que puede interrumpir el mecanismo inexorable de la historia. Aunque finalmente se ve arrastrado a la sumisión. Nuestra guerra es ser insumisos y críticos ante esa corriente tan fuerte e instintiva que nos lleva a la violencia.


¿Cómo es trabajar con Tolcachir?

Miguel: Es una revolución que se instala en tu corazón. Te obliga a poner en cuestión todo lo que has aprendido. Te empuja ‘cariñosamente’ a reinventarte como actor.

Carmelo: Tolcachir es un tema aparte y ocuparía toda esta entrevista. Afectuoso, respetuoso, atento, mirón, juguetón, curioso, paciente, inteligente y posibilista... Su frase “Probémoslo y ¡qué bello fue eso!”… Pero no se deja embarcar, sabe, sabe y le gusta el vino tinto. Yo estoy fascinado como nunca en mi carrera teatral. Jamás había sentido tanto respeto. Le deseo suerte en España. Y no quiero olvidarme de Miguel Hermoso. Fiel a su apellido.


¿En qué más andan? Otros proyectos que puedan contarse…

Carmelo: No pienso en nada, estoy en plenitud y no deseo más que lo que estoy haciendo. Seguiré con Lorca de vez en cuando porque me enseñó mucho ese montaje y rijijiji y rijijija y ríase la gente.

Miguel: Paralelamente, cuando el calendario de “Las guerras...” lo permite, hago la función “REPÚBLICA de Roma” de Roberto Rivera, junto a Pedro Miguel Martínez, Pepe Ocio y Oscar Hernández. Es un thriller político tan terrible como delicioso.

VENTA DE ENTRADAS

  • Entrevista a Anna Herebia y Leo Rivera por 50 sombras, el musical
  • Entrevista a Cayetana Guillén Cuervo por Pandataria
  • Entrevista a Valeria Ros por Fuckin' Diva
  • Entrevista a Lucía Quintana, Daniel Freire y Pilar Massa por Es peligroso asomarse al exterior
  • Entrevista a Ana Wagener y Ane Gabarain por La casa de Bernarda Alba
  • Entrevista a Helena Pimenta, Álex Gadea, Ana Ruiz, Joaquín Notario y Jacobo Dicenta por La Regenta
  • Entrevista a Roberto Enríquez y Beatriz Arguello por El perro del teniente
  • Entrevista a Albert Boadella y Ramon Fontsere por El rey que fue
  • Entrevista a Lucía Carballal, Mamen Camacho, Natalia Huarte y Eva Rufo por La fortaleza
  • Entrevista a La Tristura por Así hablábamos
  • Entrevista a Xabier Sabata por Pierrot Lunaire
  • Entrevista a Hugo Pérez de la Pica e Irina Kouberskaya por el 20 aniversario de Teatro Tribueñe
  • Entrevista a Xavier Albertí y Pere Arquillué por El cuerpo más bonito que se habrá encontrado nunca en este lugar
  • Entrevista a Rafael Álvarez, El Brujo por El viaje del monstruo fiero
  • Entrevista a Maui de Utrera por Domingos de Vermut y Potaje
  • Entrevista a Jesús Torres por El monstruo de White Roses
El padre lat
50 sombras lat
Gerónimo Stilton lat
Miguel De Molina lat
Reyes mundo lat
Laponia 2ªtemp lat
Perro teniente lat
CDN Misericordia lat
Cámara lenta lat
Es peligroso lat
Pierrot Lunaire lat
Miss Sex lat
Malinche lat
Color sin nombre lat
Mirador lat
El rey que fue Lat
Fernán Gómez 246 lat
Tribueñe 246 lat
Institut Francais lat
Dos tronos, dos reinas lat
La fortaleza lat
Viaje monstruo fiero lat
Adictos lat
TFM 246 lat
Cámara lenta 72 lat
Plot Point 246 lat
Feten lat
Y te lo querias perder lat
dferia lat

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Recibirás un email quincenal con la revista completa, la actualidad destacada y ventajas exclusivas

  He leído y acepto la política de privacidad.