Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Enrique Viana por Benamor

Publicado el 30 de Marzo de 2021

Entrevista a Enrique Viana por Benamor

Obra: Benamor - Teatro de la Zarzuela

 Esta pieza es muy increíble, muy disparatada y a mí me gusta es sacar adelante los disparates y que la gente se divierta

 “Banalités y Vianalités”, “La locura de un tenor”, “Tenor, rojo... y al vivo”, “Rossiniana, alta en calorías” y “Algo se cuece en la Plaza”, “Ni fú ni fa#”... Dicen que “inventó la ópera cabaré solo en el escenario: cosiendo y cantando” y que “renovó el teatro musical en España”. Hablar con Enrique Viana es añorar el olor de los teatros de cuando era pequeño y el sonido de la orquesta afinando aun cuando tú no lo has vivido. Dice entre risas que está deseando que le contraten para hacer papeles de viejos, “que es ya lo que soy”, y puede que lo sea porque su voz está llena de sabiduría.

Éxito rotundo en su estreno y parece que la obra se haya guardado en un cajón. ¿Qué pasó con “Benamor”?

Son estas cosas inexplicables del teatro. Son tres actos, es zarzuela grande, grande, que necesita un montaje caro, no es una zarzuela baratita en la que todo pasa en una plaza… Estos músicos escribían para cantantes vivos e igual estaban comprometidos… Pueden intervenir muchas cosas.

Reponer una zarzuela grande no es tan fácil, pasó con muchas, no es lo mismo que reponer una obra de género chico, que puedes llevar a muchos sitios y no necesita toda esa parafernalia. Otra de las cosas que yo creo que tuvo en contra es que en el año 1923 se estrenó “Doña Francisquita”, que fue un grandísimo éxito y fagocitó el año.


¿Cómo surge la idea de recuperar esta pieza del maestro Pablo Luna?

Le propuse a Daniel Bianco que el Teatro de la Zarzuela no había completado la ‘Trilogía de Oriente’. Había hecho “El niño judío” y “El asombro de Damasco” y faltaba “Benamor”, que era la más desconocida siendo la que más éxito tuvo. A él le pareció muy bien la propuesta. La escenografía es suya y ha hecho una especie de recreación de cuento de “Las mil y una noches”, que es un poco lo que es “Benamor”, un cuento muy increíble.


Cuéntenos algo más de la pieza...

Es una pieza curiosa porque se dan varios ingredientes del teatro que a mí me gustan mucho. Primero, el equívoco, el juego, la ambigüedad de los sexos, eso me apasiona; además tiene el vodevil y después que es una época que me gusta mucho, los felices años 20 del siglo pasado, ¡porque mira cómo están siendo estos, nos podíamos haber saltado la década!

Con los ingredientes de la opereta, que entonces estaba muy en boga, es una cosa bien vestida, de visualidad muy sugerente. La música es muy agradable de oír, es muy inspirada, como la mayor parte de las músicas del maestro Luna. Es muy increíble, es muy disparatada, pero a mí lo que me gusta es sacar adelante los disparates y que la gente se divierta. Tiene todos los ingredientes para gustar mucho.


El libreto es de Antonio Paso y Ricardo González del Toro y usted ha hecho una versión. ¿Qué queda del original y qué es marca Enrique Viana?

Del original quedan la trama y la disposición de las escenas… En los libretos de la época había muchas alusiones políticas que hoy nadie colige que aquello quiere decir lo que quería decir en el momento. Entonces, hay mucho de Enrique Viana, digamos mitad y mitad (risas).

Yo he metido dos ingredientes, que son el pastelero y la confitera, que son, digamos, las dos conexiones con el estreno real, con el año 1923. He intentado que esto tenga que ver con el público de hoy. Hay contados anacronismos que se meten desde el punto de vista del absurdo.


¿El montaje sí es Viana cien por cien?

El montaje es mucho Daniel Bianco –escenografía– y Gabriela Salaverri –vestuario–. La trama intrínseca de la manera de decir de cada una de las escenas es muy Enrique Viana, salvo la escena del pastelero y de la confitera que eso soy yo completamente (risas).

Todo está inspirado en cuando yo era pequeño e iba a la Zarzuela. Yo paseaba para ir al teatro, iba cada jueves, y en la calle de la Virgen de los Peligros había una pastelería que se llamaba La Mahonesa y a partir de ese confitero de entonces y su mujer fragüé un poco lo que podría ser “Benamor” y ubiqué en los años 20 esa parte más cercana. Siendo un montaje bastante realista, pero de pinturas bonitas de la época y de figurines de entonces con el ingrediente del cuento oriental.


¿Qué le diría el Enrique de hoy a aquel niño que iba cada jueves al teatro?

“No te dediques a esto” (risas). Aquel Enrique se emocionaba como espectador, que iba una vez a la semana al teatro y tenía la ilusión la noche anterior por ir al día siguiente y la noche posterior por haber ido. Creo que en el momento en que empiezas a pensar en esta vida tuya como una vida profesional del teatro pierdes un poco el gusanillo, la ilusión y ese sentarte virgen en la butaca. Le diría a aquel Enrique “Piénsatelo un poco, piénsatelo porque vas a perder algo que quizás te compensa o quizás no”.

VENTA DE ENTRADAS

  • Entrevista a Miguel Ángel Solá y Paula Cancio por Doble o nada
  • Entrevista a Cristina Rota, María Botto y Nur Levi por Van pasando mujeres
  • Entrevista a Jesús Cisneros, María Luisa Merlo, Juan Jesús Valverde y Ana Escribano por Mentiras inteligentes
  • Especial Música ¡A todo ritmo! - Ginebras
  • Especial Música ¡A todo ritmo! - Alba Molina
  • Especial Música ¡A todo ritmo! - Boikot
  • Especial Música ¡A todo ritmo! - Revólver
  • Especial Música ¡A todo ritmo! - Los Hermanos Cubero
  • Entrevista a Mario Martínez por La Poptelera
  • Entrevista a Marta Pazos por Othello
  • Entrevista a Alba Flores por Shock 2 La tormenta y la guerra
  • Entrevista a José Sacristán por Señora de rojo sobre fondo gris
  • Entrevista a Belén Cuesta y Ricardo Gómez por El hombre almohada
  • Especial Música ¡A todo ritmo! - Mastodonte
  • Entrevista a Eva Isanta, Nancho Novo, Candela Serrat y Fernando Ramallo por Trigo sucio
  • Entrevista a Jesús Vidal por Calígula murió. Yo no
Krapp Lagrada 216 lat
El mensaje 215-216 lat
Fernán Gómez 216 lat
Van pasando mujeres 216 lat
Mónica Tello lat
Escena Mobile 216 lat
Méndez Leite 216 lat
madrid en danza 215 lat
Réquiem lat
El monstruo de colores 216 lat
Nueve Norte 216 lat
La Barbarie 216 lat
Burundanga 216-217 lat
Lo nunca visto 216 lat
Alcoi 216 lat
Juguetes rotos 216 lat
Las dos en punto 215 lat
Productora 23 216 lat
el éxito 215 lat
CDN 216 Calígula lat
Abadía 216 lat
Pisazo 216 lat

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Recibirás un email quincenal con la revista completa, la actualidad destacada y ventajas exclusivas

  He leído y acepto la política de privacidad.