Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Lluís Pasqual por Doña Francisquita

Publicado el 30 de Abril de 2019

Entrevista a Lluís Pasqual por Doña Francisquita

Obra: Doña Francisquita

 La zarzuela me lleva a mi infancia feliz. Fue mi primer alimento musical. La música de fondo de esos años es la voz de Marcos Redondo

 Más de 40 años como director teatral y gestor cultural; discípulo de Strehler y amigo de Genet; enamorado de Lorca y Shakespeare, de Valle y Beckett, de Pinter y de otros tantos; también de Nùria Espert... Lluís Pasqual es, no hay duda, uno de los grandes hombres del Teatro con mayúscula de hoy, director del Centro Dramático Nacional, del Teatro del Odeón-Teatro de Europa de París, de la Bienal de Teatro de Venecia y fundador en 1976 del Teatre Lliure, al que volvió en 2011 y del que dimitió el año pasado. En enero dirigió en el Español “El sueño de la vida” y ahora vuelve a la Zarzuela, en su segunda gran incursión en un género que le lleva directamente a la infancia...

He leído que la zarzuela le hace feliz y le lleva a su infancia. ¿Qué recuerdos atesora relacionados con este género?

Fue la primera música ‘seria’ que se escuchaba en mi casa. Mi madre cantaba zarzuela. Cuando tenía 5, 6, 7 años y hasta los 10 o 12 nos llevaban una vez a la semana al teatro y, como cosa extraordina-ria, porque ocurría en Reus, una vez al mes nos llevaban a ver zarzuela. La música de fondo de esos años para mí es la voz de Marcos Redondo, mi padre tenía todos los discos y me sabía muchas piezas de memoria. Me lleva a mi infancia feliz, rodeado de música. La ópera y la música clásica las descubrí más tarde, pero mi primer alimento musical fue la zarzuela.


¿Qué es lo que más le gusta a Lluís Pasqual de la zarzuela como género?

La alegría. Hay zarzuelas de distintas temáticas, desde las más castizas hasta las que cuentan casi una novela, desde las dramáticas hasta las más cómicas, pero siempre hay un fondo de alegría. Incluso cuando es tragedia, incluso cuando es drama, la zarzuela termina bien y es alegre. La gente es feliz escuchando zarzuela.


La última zarzuela que ha visto...

“El Barberillo de Lavapiés” y me pareció estupenda.


Lluís Pasqual esperó bastante para introducirse en la zarzuela... Si no me equivoco su primera vez en el género fue en 2009-2010...

Mi primera vez en el género fue en el año 76, pero en el Conservatorio de Barcelona, donde yo hice “El barberillo de Lavapiés” con los alumnos. Luego sí, hay que saltar a esa fecha donde en Bilbao hicimos un doble espectáculo con “Château Margaux” y “La viejecita”.


Esperamos otros diez años y llega “Doña Francisquita”.

Es un lío (risas). “Doña Francisquita” ha terminado siendo casi el paradigma de la zarzuela. Dices “Doña Francisquita” y todo el mundo dice “Ohhhh”, porque es la zarzuela grande, de gran tamaño, donde hay un gran reparto. Se necesitan unos cantantes muy buenos. No es más fácil cantar zarzuela que cantar “La sonámbula” o cantar “La Traviata”… Las notas son las mismas para los cantantes. Tiene, como le ocurre también a la ópera italiana, unos libretos muy frágiles porque en realidad las escenas habladas servían para explicar los huecos que no se explicaban en el canto y en la música. Pero yo creo que la mayoría de las cosas de Francisquita están explicadas en el canto y en la música.


Una joya...

Es una zarzuela de dimensiones grandes, dura más de dos horas la música. Es un reto. Yo siempre digo que es jamón de Jabugo (risas) porque cada pieza, cada número, tiene una enjundia y una orquestación determinadas y un brillo. Cada número de por sí, si lo comparamos con el cine, sería como una especie de corto que se van uniendo y que al final hacen una gran película.


Usted ha adaptado el libreto original. ¿Qué queda y qué ha cambiado?

Del libreto original quedan unos versos, queda una parte del texto. Luego hay un truco dramatúrgico: alguien explica el argumento para que la gente lo siga, pero repito que se podría seguir perfectamente solo con el canto y la música.


¿Y la puesta en escena?

Ocurre en tres épocas distintas. El primer acto ocurre en los años 30 y es la grabación de un disco. El segundo acto ocurre en los años 60, en un plató de televisión. Había un famoso programa que era “La zarzuela del sábado” donde se hacían zarzuelas, a veces en playback y lo hacían actores o a veces los mismos cantantes. Y el tercero es contemporáneo, es un intento de ver si con esa música se puede hacer un espectáculo absolutamente contemporáneo.


¿Y se puede? ¿La zarzuela puede ser moderna?

Es lo que yo me pregunto en el tercer acto. Es una pregunta que nos hacemos todos, si con esos temas, con esa música, se puede hacer un espectáculo contemporáneo sin distorsionar del todo lo que pretende la zarzuela, que es esa alegría musical. En lugar de preguntármelo en un congreso, en un artículo o en un coloquio, lo que hacemos es intentar preguntárnoslo desde el escenario, probando, intentando. Es una pregunta que todos nos hacemos y para la que nadie tiene una respuesta clara, si no es directamente en escena.


¿Y otros proyectos entre manos?

Después tengo un espectáculo de Eduardo de Filippo, “La grande magia”, que por suerte para mí voy a hacer en Nápoles, con actores napolitanos y en el teatro donde la estrenó el autor, en su teatro.

  • Entrevista a Pedro Víllora, Barrio de las Letras
  • Entrevista a Jesús Cisneros y María Luisa Merlo, Conversaciones con mamá
  • Entrevista a Elsa Ruiz, Albert Boira y Archie Bezos, HTS
  • Entrevista a Iñigo Guardamino, Metálica
  • Entrevista a Juan Carlos Corazza, Especial formación
  • Entrevista a Clara Méndez-Leite, Especial formación
  • Entrevista a Álvaro Torrente, Especial formación
  • Entrevista a Iker Karrera y Fernando Lázaro, especial formación
  • Entrevista a Alberto Salas, Especial formación
  • Quién es quién en La ternura
  • Entrevista a Miguel del Arco, La función por hacer
  • Entrevista a Aitor Tejada, La función por hacer
  • Entrevista a Juan Gea, Por los pelos
  • Entrevista Carmen Roche, Especial formación
  • Entrevista a Natalia Millán por Billy Elliot, el musical
  • Entrevista a Imanol Arias por El coronel no tiene quien le escriba
La vuelta de nora 197 lat
Nuremberg 199 lat
Mérida 198 lat
ñ 199 lat
Escuela Mendez-Leite 199 lat
Conversaciones con mamá 198 lat
We love Queen 198 lat
Por los pelos 199 lat
Copenhague 198 lat
Ballet San Petersburgo 199 lat
Suma Flamenca lat
Cáceres lat
El coronel lat
España baila flamenco 198 lat
5 horas con mario 199 lat
La función por hacer 199 lat
Teatro del Barrio lat 199
La ternura 198 lat
LO MEJOR DE YLLANA lat
Nave 73 199 lat
CDN 199 3 sombreros lat
Danza 180º 199 lat
TFM 199 LAT
Clásicos en Alcalá 199 lat
Veranos en la muralla lat
Español 199 lat
Festival de Almagro lat
Corazza 199 lat
Scaena 199 lat