Revista teatros

Entrevistas

volver
Leonor Bonilla

Publicado el 31 de Mayo de 2017

Leonor Bonilla

Obra: Marina

 Vocalmente se asemeja a la Lucia de Donizetti. Hay que tener muy buena técnica y saber dosificarse

 Aunque Leonor Bonilla comenzó como bailarina, la joven soprano sevillana inició después sus estudios de canto en el Conservatorio Profesional de su ciudad. Ha ganado numerosos concursos, entre ellos en diciembre el Internacional de Canto de Ópera de Tenerife. Ya la hemos visto en la Zarzuela en “La Gran Duquesa de Gerolstein”.

A quien no conozca esta pieza, ¿qué le diría de ella? ¿Cómo la definiría y qué grandes temas se esconden detrás de la historia de Marina?

Marina es quizás el más claro ejemplo de ópera española. Varios compositores de la época entre los que se encontraba su autor, Arrieta, intentaron crear un género operístico netamente español, ya que a finales del XIX los teatros españoles estaban dominados por la ópera italiana. Arrieta, que además llegó a ser director del Teatro Real de Madrid, obtuvo un gran éxito con esta obra, éxito que a día de hoy sigue cosechando. En Marina están presentes el amor puro, el amor no correspondido, el honor, la pobreza, los celos…y en definitiva los temas que siguen moviendo el mundo y nuestras emociones.


¿Cómo es la música del maestro Arrieta, qué nos diría de ella?

Está cargada de bellas melodías, sencillas porque llegan fácilmente al público pero con gran dificultad a la hora de interpretarlas. Musicalmente hay ritmos muy españoles como el tango o las seguidillas, aunque en general el modo en el que está escrita orquestal y vocalmente recuerda absolutamente al estilo belcantista italiano.


¿Y su parte favorita de la pieza? ¿Por qué?

El terceto del tercer acto. Está escrito con mucha sensibilidad y disfruto mucho cantándolo. Me parece genial la desesperación de Marina, el abatimiento de Jorge y sobretodo Roque que como espectador de la escena transforma en metáfora con términos marineros todo lo que ve.


¿Cómo ve a Marina, cómo es su personaje, cómo la definiría? Cuéntenos algo de ella...

Marina es una muchacha sencilla que ha crecido en un pueblo de pescadores junto a Jorge, quien ha sido como su hermano y del que inevitablemente se ha enamorado. Está llena de ingenuidad, de luz y de esperanza y cree en el amor de verdad porque no ha conocido otro que el de Jorge. Tiene casi la inocencia e inexperiencia de una niña, y por eso comete errores que la llevan a una situación de la que no sabe cómo salir. Para mí representa el amor cándido y puro.


¿Qué exigencias tiene este papel? ¿Qué es lo más complicado y a qué otro gran personaje de otra gran ópera se podría asemejar?

Vocalmente se asemeja mucho a la Lucia de Donizetti, de hecho tradicionalmente muchas cantantes han incluido las mismas cadencias en la Marina que las que escribió el compositor italiano para su Lucia de Lammermoor. El rol de Marina es muy largo y hay que tener muy buena técnica y saber dosificarse para llegar al final de la ópera con la misma frescura. Es una partitura muy exigente que requiere de un buen fraseo, del dominio del legato y a la vez, de una agilidad en la voz que te permita abordar los picados y la coloratura. Sin duda es un papel muy completo y atractivo y supone un reto para cualquier soprano.


Ignacio García presentó en 2013 esta producción y obtuvo un gran éxito. ¿Esto tranquiliza un poco o, al contrario, añade más presión de la habitual?

Bueno, esta producción fue estrenada por grandes cantantes y en efecto todo lo que ya se ha hecho antes y bien, crea unos cánones y genera ciertas expectativas; pero nosotros trataremos de ofrecer una versión diferente. Somos gente joven y venimos con ganas de aportar el máximo.


¿Vio aquel montaje de “Marina”, qué le pareció?

Sí, efectivamente yo estaba entre el público en el 2013, y quedé completamente fascinada. Por aquel entonces aún continuaba mis estudios en el conservatorio y precisamente preparaba Marina. Cuando vi aquella función dije “cuánto tengo que aprender”, y, no le miento, pensé “ojalá algún día pudiera estar yo ahí…”. Parece que alguien me escuchó. Cuando me dijeron que iba a hacer esta producción no me lo podía creer. Espero que sea un sueño cumplido y con final feliz. 


¿Cómo imagina el futuro una joven como usted que ya se ha hecho un hueco en este mundo, imagino que duro, de la lírica?

El hueco nunca está asegurado, hay que currárselo día a día y yo sólo acabo de empezar. Me encantaría poder imaginar un futuro estable, lleno de contratos, pero la realidad es que en este mundo el futuro es siempre muy incierto. Hay que trabajar muchísimo, tener paciencia y también un poco de suerte. Por si fuera poco tenemos una crisis que aún nos azota y además una gran competencia, pues hoy en día hay mucha gente muy bien preparada. Espero que con esfuerzo y tesón todo vaya llegando poco a poco.


¿Qué es lo más duro de este mundo de la lírica?

El estar en constante discusión contigo misma, debatiendo qué haces bien y qué haces mal, el qué pensarán y no pensarán. La distancia y los momentos de soledad lejos de tu familia o tu pareja. Estar siempre haciendo y deshaciendo una maleta y tener la sensación de no estar en ningún sitio y en todos a la vez. El cuidarte en extremo, vigilarte y reservarte.


Un sueño por cumplir…

Muchos…algunos roles, teatros… Unos ya los he cumplido y otros espero poder cumplirlos dentro de poco. Un sueño especial es poder debutar con un papel importante en mi tierra, en el Teatro de la Maestranza en Sevilla, aunque parece que de momento es algo inalcanzable.


¿Subirse a las tablas de la Zarzuela sería uno de esos sueños? ¿Qué significa, usted que ya sabe lo que es?

Por supuesto. Para mí es una ilusión enorme formar parte de una producción como esta pero a la vez una gran responsabilidad, no sólo porque es una obra muy especial para mí, sino porque significa debutar en el templo mundial de la zarzuela, que es el Teatro de la Zarzuela de Madrid.


Otros proyectos que puedan contarse...

De momento en septiembre debutaré en el Liceo de Barcelona con la Contessa de Folleville del Viaggio a Reims de Rossini. Más adelante hay un Rigoletto en Genova, una Luisa Fernanda en Tenerife…y hasta ahí puedo leer. Espero pronto poder contar más propuestas interesantes.

  • Roberto Enríquez
  • Nuria Mencía
  • Fernando Cayo
  • Jorge Usón
  • Olena Sloia
  • Muriel Sánchez
  • Nacho Sánchez
  • Verónica Forqué
  • Leonor Bonilla
  • Cristóbal Suárez
  • Ángel Ruiz
  • Javier Hernández-Simón
  • Carmen Ruiz
  • Javier Pereira
  • Alfredo Sanzol
  • Fernando Tejero
Price lat
ICCMU lat
Carmen lat
Festival de Cáceres lat
Escuela Nave 73 lat
REal lat
Karpas 177 lat
Inconsolable lat
Hay que deshacer la casa lat
Español lat
Suma Flamenca lat
Escuela Méndez Leite lat
Eaem lat
Teatro Victoria ab lat
Pareja abierta lat
Clásicos en Alcalá lat
CCV 177 lat
ARte lat
Accion escena lat ok
Dos más dos lat
Mérida lat
Temple lat
Chinitas 176 lat
Scaena lat