Revista teatros

Entrevistas

volver
Muriel Sánchez

Publicado el 31 de Mayo de 2017

Muriel Sánchez

Obra: Nina

 ‘Nina’ nos habla de nuestras heridas, de las pequeñas y grandes frustraciones de nuestra vida, de la miseria humana

 “Nadie sabe para qué ha vuelto. Todos recuerdan por qué se marchó”. Un halo de misterio, tragedia y redención rodea la figura de Nina, la pieza angular de esta apasionante historia premiada en 2003 con el Lope de Vega, estrenada en Madrid tres años después y aplaudida en las tablas de medio mundo hasta la actualidad. Charlamos con la nueva protagonista del texto de José Ramón Fernández quien, dirigida por Diego Bagnera y acompañada en escena por José Bustos y Jesús Hierónides, encara este nuevo caramelo teatral. .
 

¿Qué es “Nina”?

El retrato de tres soledades, de tres seres desesperados arrinconados contra el vértice de su presente. Parecen personajes sacados de un cuadro de Hopper. Pero la mejor definición es la que escribió el propio José Ramón Fernández cuando le dieron el premio Lope de Vega por esta obra: “es un combate entre la desesperación y la voluntad de vivir, de seguir viviendo mañana por la mañana”.


¿Qué sentimientos se respiran en este drama?

Respiramos frustración, desesperación, añoranza del pasado... pero, también, esperanza. Para mí hay algo maravilloso en los personajes de “Nina” y es que van a intentar cambiar las cosas. Lo dice mi personaje al final de la obra: “Lo único que me queda es volver a intentar hacer bien las cosas”.


¿Cómo es Nina, su personaje?

Nina es una actriz fracasada que regresa a su pueblo tras diez años de ausencia. Nadie sabe por qué ha vuelto, pero todos recuerdan por qué se marchó, tras un sueño que parece haber acabado en pesadilla. Es una mujer de apariencia fuerte en un momento de extrema fragilidad que necesita que la cuiden, aunque sólo sea por una noche. Y encuentra eso en Blas, un viejo amigo de la infancia con el que se encuentra de forma inesperada.


¿Qué sucede esa noche?

Esa noche cambiarán sus vidas y quiero creer que Nina dejará de transformar su dolor en sufrimiento para hacerlo en fuerza y experiencia. Dejará su pasado en ese pueblo para volver a empezar con lo ya aprendido.


¿Cómo son los otros dos personajes que acompañan a Nina en la función?

A diferencia de Nina, que es una especie de kamikaze que se mueve por impulsos, Blas es un hombre que se deja llevar, que nunca decide ni hace nada por sí mismo, que no ha sabido llevar las riendas de su vida. Y Esteban es un hombre de unos 57 años que ve en Blas lo que probablemente era él hace 20. Es quien urde toda la trama. Parece un gran manipulador o una especie de padre dominante, pero en realidad no es más que lo mismo que Nina y Blas: otro ser desesperado que provoca todo lo que sucede en la obra porque, como él mismo dice, necesita que las cosas estén bien para no volverse loco.


Uno de los momentos más especiales de la función se produce cuando…

Me emociona especialmente el reconocimiento humano, la anagnórisis entre Esteban y Nina hacia el final de la obra. Tras una escena de lucha de titanes que parece una partida de ajedrez, Nina entra en un momento de vulnerabilidad y Esteban la reconoce como un ser tan solo y desesperado como él mismo. Entonces, la mira a los ojos y le aconseja como un padre: “A las cosas que pasan, lo único que se puede hacer es echarles más cosas encima”. “¿Y eso cómo se hace?” –pregunta Nina–. “Sigue respirando”.


¿Y una frase única?

“El juego es que al final eres lo que has hecho y lo que no has hecho. Al final eres los besos que no has dado”.


En definitiva, ¿por qué recomienda ver “Nina”?

Porque es difícil no sentirse identificado con sus personajes. “Nina” es eso que nos pasa a ti y a mí y a cualquiera que se siente en el patio de butacas. Está inspirada en “La Gaviota” de Chèjov, pero es una obra autónoma que nos habla de nuestras heridas, de las pequeñas y grandes frustraciones de nuestra vida, determinadas por nuestras pequeñas y grandes decisiones. José Ramón, como Chéjov, nos habla de la grandeza de la miseria humana.


Usted cuenta con una nutrida carrera sobre las tablas. ¿Qué tres momentos le han marcado para siempre?

No olvidaré nunca la primera vez que mi hija me vino a ver al teatro. Me gritó lo más bonito que me han dicho desde un patio de butacas: “¡Te quiero, mamá!”. No olvidaré mis años en la Compañía Nacional de Teatro Clásico, especialmente la gira por Sudamérica con “La Estrella de Sevilla”. Y tampoco olvidaré, y esto es tan reciente como poco agradable, el día que me rompí la muñeca actuando en el CDN. He trabajado con mucha fiebre, con esguinces, con gastroen-teritis... pero, en esta ocasión, la adrenalina no podía con el dolor y terminar aquella función cantando con una sonrisa fue de lo más difícil que he hecho en escena.


Una fantasía profesional para usted sería…

“Nina” lo es. Lleva unos 15 años en mi cabeza. En esa época conocí a José Ramón, en las clases de Literatura Dramática de la RESAD. Por entonces yo ya le leía y le admiraba. Como siempre me ha gustado escribir, le entregaba trabajos eternos sobre las obras que leíamos. Él siempre me dice que recuerda un trabajo que hice sobre Valle Inclán y otro sobre “La Gaviota”, de Chèjov (yo siempre he estado obsesionada con el personaje de Nina). Al finalizar el curso, un compañero y yo le preguntamos si tenía alguna obra para tres personajes. Aquel compañero era José Bustos. Al año siguiente yo me fui a Galicia a trabajar al Centro Dramático Galego y cuando llegué a casa recibí un paquete. Era una obra de José Ramón Fernández. Se titulaba Nina. ¡Y aquí empieza la historia! 


¿Cómo disfruta Muriel Sánchez de un fin de semana libre a su medida?

En contacto con la naturaleza, ¡las escapadas a la sierra son mi mejor plan!

  • Roberto Enríquez
  • Nuria Mencía
  • Fernando Cayo
  • Jorge Usón
  • Olena Sloia
  • Muriel Sánchez
  • Nacho Sánchez
  • Verónica Forqué
  • Leonor Bonilla
  • Cristóbal Suárez
  • Ángel Ruiz
  • Javier Hernández-Simón
  • Carmen Ruiz
  • Javier Pereira
  • Alfredo Sanzol
  • Fernando Tejero
Español lat
Chinitas 176 lat
ARte lat
Escuela Méndez Leite lat
Accion escena lat ok
Pareja abierta lat
CCV 177 lat
Dos más dos lat
Mérida lat
Eaem lat
Carmen lat
REal lat
ICCMU lat
Teatro Victoria ab lat
Temple lat
Clásicos en Alcalá lat
Price lat
Karpas 177 lat
Inconsolable lat
Escuela Nave 73 lat
Festival de Cáceres lat
Suma Flamenca lat
Scaena lat
Hay que deshacer la casa lat