Revista teatros

Actualidad

volver

Publicado el 14 de Enero de 2020 a las 09:48 horas

El Pavón Teatro Kamikaze estrena "Siemprevivas", una carta de la mujer al mundo

El Pavón Teatro Kamikaze estrena

El Pavón Teatro Kamikaze estrena "Siemprevivas", una carta de la mujer al mundo. Con el terrorismo de género a cuestas y la arrogancia de las que van a terminar con él, cuatro actrices –Xana del Mar, María Nieto, Aída Puente y Carlota Somiedo– piden explicaciones como misiles en sobres a Dios, a Ibsen, a un impresentable y a cualquiera que no nos quiera libres e iguales. Un texto de María Nieto construido a través de varias cartas que dirige Andrés Dwyer y que estará en cartel del 15 de enero al 1 de febrero.

Construida a través de varias cartas, Siemprevivas mantiene una correspondencia de la mujer al mundo, exigiéndole un porqué. ¿Por qué nos ha tocado a nosotras sostener la culpa? ¿Alguno sabe cuánto pesa esta mierda? ¿Por qué el miedo de vuelta a casa? ¿Por qué nosotras el sacrificio? ¿Por qué nosotras el saber estar? ¿Por qué no te suicidas justo antes de matarme?

Esta obra es un alivio. Una manera de manifestar que no queremos que ser rebelde para una mujer sea igual que ser valiente para un hombre. No deberíamos tener que alzarnos por algo que nos pertenece tanto como vosotros inclinaros para devolvérnoslo.

Ahora, el patriarcado es ese libro que dejas prestado y nunca vuelve: léeme.

Dividida en varias cartas, Siemprevivas lanza mensajes como misiles en sobres a cualquiera que no nos deje salir a la calle como si cada día fuera 8 de marzo, pudiera prenderme flores en el pelo o me quisieras viva.

El disparador es Nora, harta de ser muñeca. La muñeca somos todas. La jaula, el cómplice. El disparador es Nora, harta de ser muñeca y agarrando fuerte la mano de una mujer de Federico García Lorca muriéndose de risa al escuchar que la hija menor de Bernarda Alba ha muerto virgen. El disparador es Nora, harta de ser muñeca y agarrando fuerte la mano de una mujer de Federico García Lorca que se quita de luto para encarar a Dios. El disparador es Nora harta de ser muñeca, el coño de la Bernarda de su mano, Dios arrinconando de a poco al estado, para que no seas feliz. El Estado no quiere que seas feliz, el Estado no quiere que seas feliz, el Estado… El disparador es Nora harta de ser muñeca, un hombre encima de un caballo que huye por lo alto de la alameda y una mujer colgada para siempre, nosotras somos Eva la primera feminazi de la historia. La disparada es Nora. ¿Sabes qué te digo?

¡Y un ramo de siemprevivas en alto!

María Nieto