Revista teatros

Actualidad

volver

Publicado el 15 de Abril de 2019 a las 10:50 horas

"La estrella de Sevilla" pone fin al ciclo Clásicos en Compañía


"La estrella de Sevilla" pone fin al ciclo Clásicos en Compañía con el que la CNTC ha estado abriendo las puertas de la Comedia a diversas compañías durante el mes de abril. Tras Estival Producciones con "Desengaños amorosos", Morboria Teatro con "El lindo don Diego" y Teatro Corsario con "Traidor", llega el turno del Teatro Clásico de Sevilla, en cartel del 16 al 19 de abril.

Y cierra el ciclo una de las tragedias referenciales de nuestro Siglo de Oro servida por Teatro Clásico de Sevilla, laureada compañía que, dirigida por Juan Motilla y Noelia Diez, aúna el bagaje y la experiencia de grandes profesionales procedentes de la CNTC, la Real Escuela de Arte Dramático o el Centro Andaluz de Teatro.

Atribuida a Lope de Vega, aunque con dudas, nos cuenta unos sucesos que parten de una base histórica, pero que, como a veces sucede, han sido alterados por la leyenda.

Siglo XIII. El Rey Sancho el Bravo llega por primera vez a Sevilla y queda prendado por la belleza de la joven Estrella Tavera. La desea y todo su fin es conseguirla cuanto antes pasando por encima de quien se tercie...

“El tema sobre la que se asienta la obra es el abuso del poder real, que se presenta como un poder injusto. Una injusticia ante la que los súbditos no se rebelan, no es el comendador de Fuenteovejuna, ahora es el todopoderoso monarca. Estamos ante un planteamiento donde frente al poder absoluto medieval aparece una nueva concepción del ciudadano. Los súbditos empiezan a demandar sus derechos ante las arbitrariedades despóticas de sus monarcas”, nos cuenta Alfonso Zurro, autor de la versión y dirección.

En el aparentemente vacío espacio creado por Curt Allen Willmer, se desarrolla una versión que “se centra en el aliento trágico de la pieza y desde ahí se articula el montaje”, apunta Zurro.

La obra se estrenó en coproducción con el Festival de Niebla en 2013 y ha pasado por todos los festivales del país y también por el T. Fernán Gómez de Madrid con críticas fantásticas. Ahora llega a la Comedia y “es un privilegio. Un honor. La CNTC es esa locomotora, que debe conducir y arrastrar a nuestro teatro clásico y está bien que permanezca atenta a lo que se hace de clásico fuera para que dialoguemos en torno a este gran patrimonio nacional”.