Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Carmelo Gómez y Ana Torrent por Todas las noches de un día

Publicado el 31 de Octubre de 2018

Entrevista a Carmelo Gómez y Ana Torrent por Todas las noches de un día

Obra: Todas las noches de un día

 “A mi personaje la infancia le ha marcado para mal, tiene una herida que no consigue cerrar ni superar, por lo que le cuesta mucho amar y se aisla”, Ana Torrent

“El recuerdo y el afecto son los temas más importantes, pero también está el de una historia de amor que no se termina de ejecutar”, Carmelo Gómez

 Categoría, talento, credibilidad. Si algo tienen en común estos gigantes escénicos, es una carrera incuestionable que les ha colocado en el podio de los ‘valores seguros’ en nuestra cantera de intérpretes. Ahora bien, si sumamos la sinergia producida por Carmelo Gómez –“Días contados”, “El alcalde de Zalamea”– y Ana Torrent –“Tesis”, “Fuegos”– al texto de Alberto Conejero –“La piedra oscura”– y la dirección de Luis Luque –“El pequeño poni”–, lo que obtenemos es un fascinante póquer de ases capaz de convertir el silencio en poesía, de generar esta vibrante y delicada historia de amor con enigmas por resolver.
 

 ¿Qué nos depara “Todas las noches de un día”?

ANA TORRENT: La historia de una desaparición que un policía está intentando resolver, pero con una gran historia de amor detrás. El policía quiere saber los hechos que expliquen por qué esa mujer no está ahí desde hace unos años y, mientras, Samuel –el jardinero– intenta saber qué pasó entre los dos, cosa que para él es igual de difícil. A veces surgen historias entre dos personas y uno no está seguro de lo que ha ocurrido, ya que cada uno lo ha vivido de una forma. Tiene esa parte de thriller y la de romance, de historia de amor.

CARMELO GÓMEZ: Es todo lo que se puede recordar en un día acerca de todas las noches que quedan en el recuerdo. La invocación de otra época, de otros tiempos en los que había un montón de gente alrededor. Es una historia de cómo se pue-de recordar a la gente y hacer que esté viva aunque ya no esté con nosotros, algo que recuerda mucho a Lorca y esos poetas que tenían esa capacidad lúdica de imaginación.


¿Qué temas pone sobre la mesa?

CARMELO: El recuerdo y el afecto son los temas más importantes, pero también está el de una historia de amor que no se termina de ejecutar. Y el mundo de lo verde, que es el espíritu estético que tiene la función, pues todo sucede en un invernadero: cómo la foresta nos enseña a vivir. A partir de esto, se van generando la mayoría de temas universales que tienen que ver con nuestras inquietudes más próximas: amor, muerte, vida, recuerdo, miedo, justicia…


¿Cómo son sus personajes?

ANA: Silvia es la dueña de la casa, una mujer que llegó a vivir ahí con un pasado muy doloroso del que le cuesta mucho hablar, con una herida que no consigue cerrar ni superar. La infancia le ha marcado mucho para mal, tiene un trauma grande, por lo que le cuesta mucho amar. Ella se aísla. En un momento dado dice: “decidí que este jardín sería mi casa”. Es una mujer pasional, temperamental, pero con una enorme fragilidad que esconde.

CARMELO: Interpreto a Samuel, un jardinero que, desde hace muchísimo tiempo y al igual que su padre y abuelo, cuida del único invernadero que queda en la zona. Es un hombre solitario al que le gusta mucho la soledad y las plantas. Mantiene una relación de amor, aunque nunca llegue a materializarse en el sentido de la palabra, es decir, no hay relación sexual pero sí una profundidad muy grande.


Esta pieza es un ejercicio dramático de alta densidad poética. ¿Algún ejemplo escénico o textual?

CARMELO: Hay una imagen muy chula que tiene que ver con el recuerdo: es una especie de espíritu o fantasma que aún sigue reflejándose en el agua a pesar de que ya no esté la persona mirando aquello. Hay otra fantástica que evoca los trozos de lana que se quedan en los pinchos de las verjas cuando se rascan las ovejas, que dejan los mechones de lana enganchados y el viento los mueve. Ahí se habla de toda la relación, de su recuerdo, de lo que va quedando en la vida idealizado.


¿Qué hace de la palabra de Alberto Conejero algo tan único y especial? 

ANA: Esa capacidad de mostrar los sentimientos y los hechos a través de imágenes y palabras de una gran belleza, con una fuerza impresionante.


¿Y la dirección de Luis Luque?

ANA: Esta obra se basa en dos personajes que, por su pasado, tienen dificultad para relacionarse y se han aislado juntos. Así que aquí hay mucho de recrear esas horas y horas que vivieron ellos a veces sin hablarse, simplemente estando uno al lado del otro. Investigar todo eso con Luis ha sido una experiencia muy bonita, de trabajo y de juego, de conocerse, de sentir.


Uno de los momentos más intensos de la pieza se produce cuando…

CARMELO: El más esperado es en el que se desvelan todos los secretos, pero para mí lo más bello es la descripción del lugar, de esas flores con sus peculiaridades… Hay por ejemplo una planta que le roba al viento la humedad y es capaz de vivir dos mil años. Y también el momento en que los dos personajes explican qué fue el uno para el otro.

ANA: A mí lo que más me gusta es cómo se pasa de pasado a presente: en la misma escena se está diciendo una cosa y, un segundo después, en la siguiente frase, estamos en otro momento. Y el público entra perfectamente, se da cuenta enseguida de ese código en el que el tiempo va y viene. El pasado, el presente, el recuerdo, la imaginación… todo está ahí, en diferentes planos.


En definitiva, ¿por qué recomiendan al público madrileño no perderse este estreno?

ANA: Porque es una historia de amor maravillosa que no funciona con las formas a las que estamos acostumbrados a amar en las relaciones. Son dos personas que se aman de otra forma, como pueden o como saben. Ellos viven en su mundo y en su forma de quererse, son dos personas nada convencionales, muy muy muy especiales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Las mujeres de la escena: Carme, María, Mónica y Laura
  • Las mujeres de la escena: Amaranta, Blanca e Itziar
  • Las mujeres de la escena: Ana, Magui y Goizalde
  • Las mujeres de la escena: Natasha, María y Paula
  • Las mujeres de la escena: Adriana, Ana y Sandra
  • Las mujeres de la escena: Chos, Irma Correa y Ángela Cremonte
  • Las mujeres de la escena: Ana Achiaga, Natalia Álvarez Simó y Carolina África
  • Entrevista a Natalia, Goizalde y Angela por Mi niña, niña mia
  • Entrevista a Adrián Lastra por Port Arthur
  • Entrevista a María Hervás por Jauría
  • Entrevista a Alfredo Sanzol por El barberillo de Lavapiés
  • Entrevista a Iñaki Rikarte por El desdén con el desdén
  • Entrevista a Rafa Maza por Fabiolo Connection
  • Entrevista a Antonio Hortelano y Natalia Verbeke por Dos más dos
  • Entrevista a Félix Gómez y Carmen Maura por La golondrina
  • Entrevista a Gerardo Vera por El idiota
Timaginas 195 lat
Trivium lat 194
Sex Escape 195 lat
Las Tablas 196 lat
Emociones 196 lat
Flauta ópera divertimento lat 193
El cavernicola lat 195
Si crees que tienes 195 lat
Ben-Hur 196 lat
Espejo de víctima 196 lat
Neron 196 lat
Curioso incidente lat
Port Arthur Jauría 196 lat
Mujeres escena luchana 196 lat
Pequeña bella ópera divertimento 193 lat
Villa Rosa 196 lat
Extafadas Banner lat
Peter Pan lat 194
Danza 180º lat
El principito 195 lat
La casa de Bernarda Alba 195 lat
TFM lat 194 ok
Español 196 lat
Pagagnini 195 lat
Se vende 196 lat
Mudanza show 196 lat
Dos más dos Lara 195 lat
CDN 195 lat halma