Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Lluís Homar por Tierra baja

Publicado el 31 de Agosto de 2018

Entrevista a Lluís Homar por Tierra baja

Obra: Tierra baja

 Aquí la tierra baja es ese mundo de sombras, de poder mal entendido, de la parte torcida del ser humano

 Conocido y reconocido como uno de los ‘valores seguros’ de la escena, el también cofundador del emblemático Teatre Lliure de Barcelona ha destacado en cine –“La mala educación”, “EVA”– y TV –“Bajo sospecha”, “Hispania, la leyenda”– pero, sobre todo, ha dedicado toda la pasión necesaria para brillar en su profesión interpretativa dentro de las tablas. Pau Miró firma la adaptación y dirección de esta joya de la dramaturgia catalana, la misma que hace más de cuatro décadas marcó el rumbo de este actor catalán, la misma que en este nuevo formato estrenado en 2014 –donde Homar asume en solitario todos los roles de la obra– le ha valido el Premio Max y el Butaca a Mejor actor protagonista. Madrid abre sus puertas a este clásico para una sola voz lleno de emociones a flor de piel. 
 

¿Qué es “Tierra baja”?

Un texto clásico, quizá el más representativo de toda la literatura teatral catalana, el más traducido y universal: está en dos óperas, en película… es un tesoro al que le pasa lo que a Shakespeare y los grandes autores: nos valen de espejo, nos reconocemos y eso nos hace transitar, crecer e, incluso, pasarlo bien.


¿Cómo llegó esta pieza a su vida?

Yo hacía teatro amateur desde los 6 años y esta obra fue la primera por la que yo me sentí identificado con un personaje. Hacer una sola representación de esta obra el 7 de junio de 1974 en el centro parroquial de mi barrio sirvió de palanca para que yo entrara en contacto con un grupo de teatro independiente, a partir del cual, montamos otra “Terra baixa”. Dos años después y a partir de esa obra, surgió el núcleo del Teatre Lliure, del cual soy miembro fundador. Por todo esto y porque me ha acompañado siempre, para mí es una obra de cabecera.


¿Qué le ha motivado a recuperar este texto?

Porque me encuentro en un momento de mi vida absolutamente positivo y entusiasmado y, de repente, gracias a haber visto a Nuria Espert en “La violación de Lucrecia”, que salí del teatro pensando que no había visto a una sola actriz haciendo todos los personajes, sino que tenía la sensación de haber visto a cuatro personajes interpretados por un solo actor, decidí que quería hacer esta obra yo solo, ser la obra. Me arropé de un gran equipo y estrenamos en noviembre del 2014 –llevamos más de 150 representaciones–.


¿Qué narra esta historia?

La de un triángulo formado por tres personajes, empezando por Sebastián el Cacique, que tiene un amor secreto del cual es, al mismo tiempo, abusador sexual. Está arruinado y necesita acallar las rumorologías, para lo cual busca un bobo, alguien que se case con ella para que cesen las habladurías y continuar la relación que él tiene con esta chica joven.


¿Qué otros personajes vemos en escena?

La pieza original tiene 13 o 14 personajes, pero nosotros hacemos los 4 principales: Sebastián –‘el amo de todo’–, Marta –que es la chica que llega a esta masía con su padre hace 10 años, cuando ella tenía 14, y se convierte en el centro del amor, la persona deseada, el personaje más rico y complejo de la obra–, Manelic –que es el pastor que vive en la montaña. Ha visto cuatro personas en su vida y el amo le propone casarse con Marta. Baja de la montaña absolutamente loco y enamorado, pensando que ha encontrado el amor de su vida, pero ya podemos imaginar con lo que se va a encontrar–.


¿Y por último?

Por último está Nuri, la hermana pequeña que ve desde fuera ese triángulo que hay entre los otros tres. Ella tiene ante sí el mundo de sus hermanos, que es el de la tierra baja, un mundo viciado y roto y, también, el mundo de la tierra alta, que es ese amor entre Manelic y Marta.


Una de las frases que más disfruta pronunciar en escena es…

“Marta, vámonos allá arriba, que si hasta los cuerpos en la nieve se conservan, qué no harán las almas”.


En definitiva, ¿qué sentimientos destila la pieza?

¡Todos! Está el símil de la tierra alta, que es un mundo de ilusiones, amores y luz para, de repente, descender a la tierra baja, a ese mundo de sombras, de poder mal entendido, de la parte torcida del ser humano. Asistimos a esa lucha entre esos dos mundos que da un final feliz: el triunfo del amor. Hay emociones e intensidades muy grandes: la pasión, la ambición, la baja esti-ma, sentirse como una mierda, el deseo, la inocencia en el amor… y todo en grado superlativo.


¿En qué otros proyectos podremos verle próximamente?

Estoy trabajando en un proyecto maravilloso del director belga Guy Cassiers: “La nieta del señor Linh”, un monólogo que se estrenará en diciembre.

  • Entrevista a Mela Lenoir por Sueño de una noche de verano
  • Entrevista a Andrés Lima por El pan y la sal
  • Entrevista a José Carlos Plaza por Auto de los inocentes
  • Entrevista a Israel Elejalde por Un enemigo del pueblo
  • Entrevista a Sergio Peris Mencheta por Lehman Trilogy
  • Entrevista a Marcela Paoli por Viva Broadway 3
  • Entrevista a Cristina Esteban por Estrógenos
  • Entrevista a Juanan Lumbreras por La ternura
  • Entrevista a Ignasi Vidal por Sueño de una noche de verano
  • Entrevista a Lluís Homar por Tierra baja
  • Entrevista a Lolita Flores por Fedra
  • Entrevista a Irene Escolar por Un enemigo del pueblo
  • Entrevista a Lola Herrera por Cinco horas con Mario
  • Entrevista a Álex Villazán por El curioso incidente del perro a medianoche
  • Entrevista a Elena González por La ternura
  • Entrevista a Paco Déniz por La ternura
Scaena 188 lat
Estrógenos lat 190
CDN 190 lat
Tinder 190 lat
FEstival Vitoria 190 lat
La ternura 190 lat
Cristina Rota 188 lat
El molino rojo 190 lat
Otelo a juicio 190 lat
Algún día... 190 lat
Viva Broadway 3 lat
Español 190 lat
Accion escena 188 lat
Tierra baja 190 lat
Lado luna lat 189
Todas lat 189
Enemigo pueblo 190 lat
Itaca 190 lat
Escuela Mendez-Leite 188 lat