Revista teatros

Entrevistas

volver
Aitana Sánchez-Gijón

Publicado el 01 de Julio de 2017

Aitana Sánchez-Gijón

Obra: Troyanas

 “Troyanas” es uno de los textos más hermosos, más desgarradores y más actuales desgraciadamente que hay. 

 

Háblenos sobre la obra que le ha llevado a Mérida. ¿Cómo la definiría, qué tiene de especial y qué temas trata o a qué nos enfrenta?

“Troyanas” es una versión de “Las troyanas” de Eurípides adaptada por Alberto Conejero. Él también ha puesto de su cosecha y ha sacado cosas tanto de “La Ilíada” como de “Hécuba” y ha bebido de otras fuentes, de alguna poetisa contemporánea… pero la esencia de estas troyanas es “Las troyanas” de Eurípides. También aparece un personaje, Briseida, que aparece en “La Ilíada” que en “Las troyanas” no está… Yo creo que las troyanas es un clamor contra la guerra y contra las consecuencias de la guerra desde el punto de vista de las mujeres, que son como el último vagón del tren, son las que son repartidas como botín después de que se ha masacrado la ciudad, los vencedores que se están repartiendo los despojos de la ciudad y entre esos despojos están estas mujeres que son tratadas como un botín de guerra. Entonces, es la angustia de las que ya lo han perdido todo, han visto morir a sus hijos, a sus maridos, a sus hermanos, a sus padres… y es el lamento de estas mujeres, pero Carme Portaceli ha querido que no fuera un lamento, sino que fuera como un ejercicio de resistencia canalizada un poco a través de Hécuba, que es la reina, la catalizadora, la que aúna a todas estas mujeres y que aunque por momentos no sabe muy bien por qué sigue viva, después de haberlo perdido todo, sigue diciéndose “En pie, en pie, levanta la cabeza, prosigue, no dejéis que a la injusticia le siga el silencio, no dejemos que la última palabra sea de ellos, no dejemos que se queden con toda la luz de este mundo”. Es como “mientras nosotras sigamos vivas, Troya seguirá viva y quien dice Troya dice una civilización entera, una forma de vida, una forma de convivencia, es decir, es la resistencia desde la palabra, desde la voluntad de seguir vivos, desde la memoria, la palabra como memoria.


¿Quién es su personaje y qué le caracteriza, cómo es, qué le mueve, qué nos diría de él?

Hécuba es como la reina madre, es la madre de todos, es la que ha perdido a todos sus hijos, es la mujer del rey, de Príamo, es la que sostiene a las demás, pero que tiene una gran dificultad y un dolor tan lacerante que por momentos lo único que desea es morir. Ella dice “No hay dolor en este mundo que no me pertenezca”. No pueden pasarle ya más cosas, lo ha perdido absolutamente todo, ha visto morir a todos sus hijos uno tras otro, a su esposo, a su nieto… y aún así tiene una resiliencia, una capacidad de sobreponerse por ella y por todas las mujeres que la acompañan. Es esa capacidad de resistencia por encima de cualquier otro dolor.


Tres razones de peso para ir a Mérida y no perdernos el montaje que preparan...

Por un lado, porque “Troyanas” es uno de los textos más hermosos, más desgarradores y más actuales desgraciadamente que hay. Por otro lado porque Carme Portaceli está haciendo un montaje absolutamente contemporáneo en el que vamos a conectar inmediatamente con todo lo que pasa a nuestro alrededor, con las guerras que estamos viviendo, Siria, Afganistán, con los desterrados, los exiliados, con nuestra propia memoria histórica, con las mujeres tratadas como botín de guerra y nos vamos a acordar de las niñas de Boko Haram, de las violaciones, de los campos de refugiados… porque es algo que nos habla de lo que nos está pasando ahora. Y en tercer lugar no perdérselo en Mérida porque ya de por sí es el marco perfecto para una obra como esta. “Troyanas” no puede tener mejor arranque, es el marco que más le hace justicia.


Es de los que ya ha pisado la arena de Mérida alguna vez, cuéntenos qué recuerdos conserva y por qué es tan especial, qué se siente.

Es esa energía telúrica que te sube desde los pies, que además es muy física porque las piedras realmente queman por el calor, se siente de una manera muy vibrante. Te sientes formando parte de una cadena que viene desde la noche de los tiempos y sientes que tu oficio de actor tiene que ver con algo un poco como el oficiante de la tribu y que estamos ahí para contar historias de las tribus que somos y que nos conecta con nuestra memoria ancestral.


 Imaginamos que han echado ya un buen vistazo al resto de la programación. Recomiéndenos una obra (que no sea la suya) y díganos por qué esa...

Creo que va “Calígula” y también “La Orestíada”… Estas dos me parecen imprescindibles. 

  • Natalia Menéndez
  • Silvia Marsó
  • Camen Machi
  • Luis Bermejo
  • Antonio Najarro
  • Israel Elejalde
  • Javier Veiga
  • Ariadna Gil
  • Pablo Espinosa
  • Manuel González
  • Alfredo Sanzol
  • Esteve, Sara, Carmen, Paco, Laura, Óscar y Ana
  • Mamen Camacho
  • Aitana Sánchez-Gijón
  • Ana Wagener
  • Maxi Iglesias, Fela Domínguez e Iván Sánchez
24 horas 182 lat
Alfil 182 lat
Grandes éxitos 182 lat
Karpas 181 lat
Invisibles 182 lat
Español 182 lat
MAgia Majara 182 lat
Tarzán 182 lat
CDN 182 lat
Danvers lat
Casa de muñecas 181 lat
CCV 182 lat
Price 182 lat
Circo mágico 182 lat
Hits 180 lat
Isadora 182 lat
FOP lat
Flauta Ópera Divertimento lat 181
Caperucita Ópera Divertimento 181 lat
Madrid en Danza lat
Circo del Sol 180 lat
Ballet St. Petersburgo 182 lat
EVA lat
Ratón Pérez 180 lat
ARte 180 lat
5 y accion 182  lat