Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Catherine Marnas por El banquete

Publicado el 01 de Mayo de 2018

Entrevista a Catherine Marnas por El banquete

Obra: El banquete

 La riqueza que tiene un hombre es su imaginación. “El banquete” es un elogio a la imaginación y al teatro

 Dos grandes instituciones europeas y dos colosales mujeres de teatro de los pies a la cabeza. La Compañía Nacional de Teatro Clásico y Théâtre National de Bordeaux en Aquitaine. Helena Pimenta y Catherine Marnas, a las que se acaba de imponer la Condecoración Nacional francesa de Caballero de las Artes y las Letras. Tanto monta, monta tanto en este espectáculo a cuatro manos concebido como un banquete en el que los actores –Lola Baldrich, Pablo Béjar, Jimmy Castro, Gonzalo de Castro, Aleix Melé y Manuela Velasco– hablan en torno a una mesa recordando que la civilización se teje de fábulas, leyendas, ficciones y relatos. 

Si no me equivoco, Helena Pimenta y Catherine Marnas se conocieron en Brasil durante un taller sobre el teatro contemporáneo europeo. ¿Cómo surgió o de dónde nació la idea de esta colaboración entre las instituciones que ambas dirigen?

Nos conocimos en Sao Paulo hace mucho tiempo (risas). Helena y yo fuimos invitadas a un evento de teatro contemporáneo europeo, Helena representaba a España y yo a Francia, y fuimos a ver cada una la presentación de un taller que hicimos con actores y me gustó muchísimo su dirección de actores, me llamó mucho la atención, y a ella también. Fue como un encuentro atípico de decir “Ay, es una dirección que me gusta” y las dos nos conocimos así y había esta proximidad atípica.

En esta época Helena y yo estábamos en compañías teatrales independientes, ni una ni otra dirigíamos una estructura. Nos seguimos y después nombraron a Helena directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico y a mí del Teatro Nacional de Burdeos.

En Francia en lo que se refiere al teatro tenemos más los ojos y la atención puestos hacia el norte que hacia el sur y yo quería abrirlos hacia España, porque hay mucha gente en Burdeos que habla español y me parecía que las raíces latinas que tenemos las veíamos un poco en el clásico. En mi proyecto de dirección hice hincapié primero en la proximidad de España y en segundo lugar en el Atlántico, que nos lleva a América Latina, porque yo trabajo mucho en México, Brasil…

Nos reunimos para ver cómo podíamos colaborar. Vi “La vida es sueño”, una obra de Helena que me gustó muchísimo, vinieron aquí al TNBA, fue un éxito, gustó muchísimo a la gente y después fuimos allá con mi “Lorenzaccio”. Seguimos por la dirección de actores y formación de actores.

Helena vino a mi escuela, porque en el Teatro Nacional de Burdeos hay una escuela superior nacional de teatro, a dar un taller y después mis alumnos se fueron a Madrid un mes para trabajar en el clásico con LA Joven Compañía y presentaron “La vida es sueño” y la van a presentar este verano en el Festival de Olite.

Y para seguir todavía más lejos en esta colaboración hemos tenido la idea de esta co dirección, que es una cosa totalmente nueva para ella y para mí.


¿Ha sido fácil esta colaboración, poner en pie estas iniciativas, este intercambio, o ha habido muchos obstáculos que salvar?

Una co dirección nunca es fácil. No es evidente para nada, aunque tenemos esta facilidad, luego cada una tiene sus ojos, su mirada, pero precisamente si queremos que tenga un sentido fuerte que es compartir un espectáculo en común y eso es una aventura que me parece bastante estimulante.


¿El entendimiento entre ambas es absoluto?

Sí, porque yo creo que en este espectáculo lo que realmente es muy importante son los valores, lo que compartimos con el público, y es cierto que hay esta ideología en común que nos protege del ego, de decir ‘esta es mi idea’, ‘esta es la mía’… Yo creo que para las dos lo que es más importante es lo que decimos al espectador, entonces quién dijo qué o quién escogió qué no importa.


Vamos a hablar del montaje: ¿Qué es “El banquete”, cómo definirían esta obra?

“El banquete” es una forma de espectáculo. Yo lo hice en varias ocasiones, aunque siempre son distintos. Lo que se llama “El banquete” es una traducción que a mí me gustó muchísimo que se llama el simposium en la Grecia antigua, que eran finalmente fiestas entre amigos, que ahora en las fiestas muchas veces si bailas y todo no se puede hablar (risas), es como una manera de convocar al público para decir “bueno, vamos a hacer una fiesta en común”.

Como una cena en casa de amigos, con la diferencia de que no se come, porque el banquete o el simposium venía después de la comida con el vino. El más conocido es el de Platón. En los banquetes había la costumbre de decir vamos a escoger un tema y cada uno dice algo en torno a él.

En “El banquete” de Platón el tema es el amor y nosotros hemos elegido un elogio de la imaginación. Para mí es muy importante porque hoy en día me acuerdo muy bien de mi rabia cuando un hombre importante en la política en Francia había dicho que alguien que no tiene un reloj Rolex a los 50 años ha fracasado en su vida. Me dio mucha rabia, cuando te vas a morir ¿piensas realmente que lo importante es tener un Rolex?

Entonces fue decir que la riqueza que tiene el hombre es su imaginación, su manera de ver el mundo. Partimos de aquí, es un simposium, un elogio a la imaginación y, claro, la imaginación qué es para nosotros, gente de teatro, pues son las obras de teatro. Es como un elogio también al teatro y a los actores.


¿Quiénes son los invitados a este banquete y cómo se desarrolla este encuentro, de qué se habla, qué vamos a ver?

Toda la gente que quiera sentarse con nosotros para vivir una experiencia bastante especial.

Yo creo que esta relación del público con el actor es muy excepcional, a mí no me gusta en el teatro invitar a la gente a subir al escenario y exhibirla, eso no tiene nada que ver, pero tú comparte realmente todo con el actor, tienes un actor sentado a tu lado que a veces te va a decir cosas a ti en particular y solamente a ti y al mismo tiempo lo puedes ver entrar poco a poco a la ficción, entrar en emociones, que eso es poco común, y es un poco como si el espectador siguiese al actor de su camerino al escenario. Tú lo compartes con él y eso es una experiencia bastante especial.


¿“El banquete” se va a ver en Francia?

Es una forma que estoy retomando de vez en cuando, los textos nunca son iguales, pero en Francia no, en este momento no está. 

  • Entrevista a Jon Plazaola y Noemí Ruiz por Mandíbula afilada
  • Entrevista a Mónica Regueiro por Todas las mujeres
  • Entrevista a Lola Casamayor por Todas las mujeres
  • Entrevista a Lucía Barrado por Todas las mujeres
  • Entrevista a Nuria González por Todas las mujeres
  • Entrevista a Fele Martínez por Todas las mujeres
  • Entrevista a Carlos Romero y Tania Martín por Mudanza Show
  • Entrevista a Úrsula Moreno del Teatro Flamenco Madrid
  • Entrevista a Cristina Plazas por Todas las mujeres
  • Entrevista a Cristina Goyanes y Jorge Valenty por El otro lado de la luna
  • Entrevista a Imanol Arias por La vida a palos, testamento
  • Entrevista a Anthony Blake por Aquí se viene llorao
  • Entrevista a Gon Ramos por La familia no
  • Entrevista a Jesús Castejón por 24 horas mintiendo
  • Entrevista a Álvaro Puertas por Nine, el musical
  • Entrevista a Xavier Alberti por Islandia
Mandibula 189 lat
Ballet St. Peterburgo 188 lat
Todas lat 189
FEstival antigua mina lat
Juntos 189 lat
Viva Broadway 3 lat
Almagro lat
Mudanza Show lat
Nine lat
Mérida 187 lat
Feria de Teatro lat
Juicio a una zorra lat 188
Corral Cervantes lat
San Javier lat
Dos más dos 188 lat
Escuela Nave 73 188  lat
Carmen BFM 188 lat ok
Lado luna lat 189