Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a David Serrano por Port Arthur

Publicado el 29 de Marzo de 2019

Entrevista a David Serrano por Port Arthur

Obra: Port Arthur

 Si una obra de teatro verbatim está bin escrita y bien dirigida su influencia sobre el público es mayor

“Un espectáculo brutal, extraordinario e inquietante”, “Del Arco es el director de un espectáculo demoledor, de un sexteto de actores extraordinarios”, “Adrián Lastra portentoso”... Son sólo algunas de las magníficas críticas que han recibido ya las dos obras que conforman este colosal programa doble de Teatro Documento. La mirada y la pluma de Jordi Casanovas han reunido alrededor de sendos hechos reales –un interrogatorio policial que trata de esclarecer una matanza acaecida en Australia y el juicio por violación de La Manada– a dos equipos de auténtico lujo: David Serrano dirige a Adrián Lastra, Javier Godino y Joaquín Climent y Miguel del Arco hace lo propio con Fran Cantos, Raúl Prieto, María Hervás, Álex García, Ignacio Mateos y Martiño Rivas. Charlamos con los capitanes del barco.  Por VANESSA RAMIRO

Un interrogatorio policial que trata de esclarecer la mayor matanza sucedida en Australia y el juicio por violación de La Manada son los hechos reales que conforman “Port Arthur” y “Jauría”. ¿Si no hay heridas no hay teatro?

Pues es probable, porque incluso en las comedias más divertidas cuanto más sufren los personajes más graciosas son. Desde luego sin un conflicto grande es difícil que salga una buena obra de teatro.


El Pavón Teatro Kamikaze apuesta por un programa doble de teatro documento. Si algo caracteriza a los kamikazes es el riesgo que asumen. Por los temas que se tocan, ¿ha sido ese riesgo esta vez más alto? ¿Qué les llevó a tomar la decisión de ir adelante con este proyecto?

En el caso de Port Arthur no creo que sea una obra especialmente arriesgada al tratar un asunto prácticamente desconocido en España, pero en el de “Jauría” está claro que sí están hablando de un tema que desde el principio sabían que iba a generar controversia. Pero creo que todos los que vean la función estarán de acuerdo en que la forma en la que Jordi y  Miguel han tratado este asunto es absolutamente modélica.


El día que apareció el cartel de “Jauría” alguien escribió sobre él: “Fuck monetizar los dramas”. ¿Qué les diría, qué les dice, a aquellos que cuestionan si es necesario convertir en espectáculo dos casos tan duros? ¿Por qué estas obras son oportunas y no oportunistas?

Todos los artistas del mundo han de tener la absoluta libertad para hablar de cualquier cosa, me pueda gustar a mí o no, porque de lo contrario estaríamos apoyando la censura. No hay que huir, además, de los temas escabrosos, polémicos o complejos, ni de los personajes oscuros o directamente malvados. Si hablamos de alguien moralmente intachable seguramente estaremos escribiendo la obra menos interesante y más aburrida de la historia.

Y sobre este tema de las pintadas en particular nos volvemos a encontrar con uno de los mayores problemas de nuestro país: la gente hablando sin tener ninguna información y sin ni siquiera querer tenerla. Es imposible que una función como “Jauría” dé dinero. Si quisiéramos hacer dinero con el teatro produciríamos una comedia con cuatro actores, con una escenografía pequeña y no una función como ésta.


A tenor de las críticas, hacernos reflexionar sobre nuestro papel como ciudadanos está siendo un acierto, pero ¿cómo ha sido el camino hasta llegar aquí? ¿Qué nos sucede cuando asistimos a una ficción teatral que cuenta con unos personajes que existen o han existido? ¿Estamos dispuestos como espectadores a dejarnos llevar y entrar en el juego?

Desde luego aquí hay una diferencia grande con cualquier obra de teatro de ficción: el espectador no puede decir aquello de “esto no es creíble”. Todo lo que se cuenta en estas funciones pasó de verdad, aunque cueste creerlo. Así que la relación del espectador con lo que se le está contando es diferente. Me da la impresión de que si una obra de teatro verbatim está bien escrita y bien dirigida su influencia sobre el público es mayor.


Sigamos hablando de heridas, de hechos que nos remueven como seres humanos, como ciudadanos y como sociedad. David, ¿qué es “Port Arthur”, en qué llagas mete el dedo, cuáles son los interrogantes a los que nos enfrenta?

Por Arthur habla en realidad de muchas cosas: de cómo los seres humanos somos incapaces de aceptar que nuestra vida depende simplemente del azar; de la fascinación que generan determinados personajes en la sociedad simplemente por ser físicamente atractivos; de cómo la gente es capaz de opinar sobre cualquier materia sin tener ninguna información; de cómo surgen las teorías de la conspiración sobre los asuntos más variopintos; y de algo que a nosotros como país afortunadamente no nos afecta tanto, pero que es un tema de gran importancia como hemos podido comprobar estos últimos días: la necesidad absoluta de prohibir la compra venta de armas a particulares.


¿Cuál es la apuesta de David Serrano para “Port Arthur”, dónde ha querido poner el acento a la hora de llevar a escena este hecho?

Como director siempre intento ponerme al servicio de la obra en la que estoy trabajando y no tomar ninguna decisión que, aunque pudiera parecer una idea brillante de dirección, no ayude a contar la historia que tenemos en nuestras manos. Lo más importante en esta función es el trabajo de sus tres maravillosos actores y mi trabajo ha estado enfocado principalmente en que estuvieran cómodos y seguros.


¿Y sobre sus actores, qué nos diría?

Que no solo son buenísimos, sino que, además, son valientes y generosos, lo que les hace aún mejores actores.


Vamos a convertir ahora a David Serrano en espectador del trabajo de Miguel del Arco y sus actores, en crítico de lujo. ¿Qué diría sus reseña de “Jauría”?

Creo, de verdad, y lo he dicho en varios sitios ya, que “Jauría” es una obra maestra. El texto de Jordi, el trabajo de Miguel en la puesta y el nivel de todas las interpretaciones es apabullante. Además, creo que es una de las poquísimas veces en mi vida en las que voy a decir que estamos ante una obra necesaria que debería ver todo el mundo.


 ¿Cómo fue ese trabajo de abordar a los personajes en los ensayos? ¿Se trabaja de algún modo de forma diferente cuando uno sabe que esos personajes han sido personas y, además, igual hasta tenemos una opinión previa, fundada o no, de ellos? ¿Ha sido necesario hacer ejercicios de honestidad concretos?

En nuestro caso teníamos muchísima información sobre uno de los personajes pero ninguna sobre los otros dos, así que fue muy diferente: mientras que con Adrián analizamos vídeos de su personaje, biografías y hasta informes psiquiátricos, con Javier y con Joaquín decidimos no elaborar un perfil de cada uno de los personajes y que éstos fueran apareciendo según se fueran relacionando con el personaje de Adrián.


Dice Mayorga que el teatro debe coger el ruido del mundo y convertirlo en poesía. Y eso es lo que pretendían y lo que, parece, han logrado. ¿Orgullosos?

Yo no soy quién para hablar de mi función y de lo que he conseguido con ella. Lo que sí puedo decir es que estoy muy contento con el resultado y que ha sido un proceso maravilloso. Haber trabajado con Adrián, con Javier y con Joaquín ha sido un placer y nos lo hemos pasado muy bien. Por otro lado, esta función me ha permitido trabajar con Kamikaze y si antes les admiraba por el teatro que hacían, ahora, además, he podido comprobar que son un grupo humano maravilloso con el que ojalá pueda volver a coincidir en el futuro.

  • Entrevista a Pedro Víllora, Barrio de las Letras
  • Entrevista a Jesús Cisneros y María Luisa Merlo, Conversaciones con mamá
  • Entrevista a Elsa Ruiz, Albert Boira y Archie Bezos, HTS
  • Entrevista a Iñigo Guardamino, Metálica
  • Entrevista a Juan Carlos Corazza, Especial formación
  • Entrevista a Clara Méndez-Leite, Especial formación
  • Entrevista a Álvaro Torrente, Especial formación
  • Entrevista a Iker Karrera y Fernando Lázaro, especial formación
  • Entrevista a Alberto Salas, Especial formación
  • Quién es quién en La ternura
  • Entrevista a Miguel del Arco, La función por hacer
  • Entrevista a Aitor Tejada, La función por hacer
  • Entrevista a Juan Gea, Por los pelos
  • Entrevista Carmen Roche, Especial formación
  • Entrevista a Natalia Millán por Billy Elliot, el musical
  • Entrevista a Imanol Arias por El coronel no tiene quien le escriba
5 horas con mario 199 lat
Cáceres lat
CDN 199 3 sombreros lat
Danza 180º 199 lat
Mérida 198 lat
Corazza 199 lat
La ternura 198 lat
Por los pelos 199 lat
La función por hacer 199 lat
Nave 73 199 lat
Conversaciones con mamá 198 lat
Scaena 199 lat
Nuremberg 199 lat
Teatro del Barrio lat 199
TFM 199 LAT
Clásicos en Alcalá 199 lat
Ballet San Petersburgo 199 lat
ñ 199 lat
LO MEJOR DE YLLANA lat
We love Queen 198 lat
España baila flamenco 198 lat
Copenhague 198 lat
Español 199 lat
Festival de Almagro lat
La vuelta de nora 197 lat
Veranos en la muralla lat
El coronel lat
Escuela Mendez-Leite 199 lat
Suma Flamenca lat