Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Eusebio Poncela e Igor Yebra por El beso de la mujer araña

Publicado el 01 de Septiembre de 2022

Entrevista a Eusebio Poncela e Igor Yebra por El beso de la mujer araña

Obra: El beso de la mujer araña - Teatro Bellas Artes

 “Carlota Ferrer es un talento increíble y Eusebio Poncela es un coloso”, Igor

“Esta es una historia de amor y tolerancia”, Eusebio

Molina y Valentín comparten celda. Molina es una mujer en un cuerpo de hombre, encerrado por seducir a un menor. Valentín, un activista político con ansias por cambiar el mundo y torturado durante los interrogatorios. Para escapar de la realidad, Molina evoca películas antiguas y a través de ellas reflexionan sobre su propia vida y su identidad política y sexual. Una historia prohibida que saca a la luz la necesidad de amar del ser humano y que hizo inmortal Manuel Puig. Ahora, a las órdenes de Carlota Ferrer, Eusebio Poncela e Igor Yebra prestan su piel, su voz y su alma a dos personajes que sueñan un mundo que sigue esperando una revolución. Un combate interior con muchas heridas abiertas... y una pantera que no deja de rugir. Por VANESSA RAMIRO. Fotos María La Cartelera

Emilia, mi profesora de Literatura, me regaló y dedicó este libro en el año 2000, justo antes de marchar a la Universidad. ¿La habían leído?

Eusebio: Yo sí, la había leído.

Igor: Lo primero que se cruzó en mi camino, hace muchísimos años, fue la película. De una forma o de otra, se quedó bastante marcada en mi recuerdo.


¿Y cómo nace este proyecto?

IgorEste proyecto nace gracias a una persona muy importante, José Miguel Onaindia, quien hace de director del Instituto Nacional de Cine de Buenos Aires y del INAE (Uruguay) en el tiempo que yo estaba dirigiendo el ballet allí. Él es abogado del hermano de Puig y es quien gestiona los derechos de sus obras.

En medio de la pandemia, José Miguel y yo estábamos aburridos y me dijo: “¿Por qué no vuelves al teatro?”, ya que me había visto en La Casa de Bernarda Alba. Me propuso hacer esta obra, ahí descubrí que él gestionaba los derechos. A partir de ahí, agarré el libro y otros muchos de Manuel Puig y empecé a leerlo y me pareció tan fascinante como ese recuerdo lejano que tenía de la película.

Luego todo se desarrolló de una manera muy fácil, muy simple. Le comenté que me gustaría hacerlo con gente querida, admirada y respetada y ahí surgió Carlota, que propuso a Eusebio… José Miguel se lo presentó a Jesús Cimarro y este también dijo que sí. Y así nos encontramos embarcados en todo esto.


“Un casi thriller que huele a bolero”. ¿Qué es “El beso de la mujer araña”?

Igor: Es una obra en la que se tocan muchas cosas, como ocurre cuando uno está metido en una cárcel tanto tiempo y tantas horas... Se habla de política, lucha social, revolución, torturas... y cómo no, de las relaciones humanas. Un hombre que lo que le gusta es ser mujer, imagínate si eso no es un discurso que está actualmente en boga y en pie... Otro hombre que ve eso, en un principio, como una cosa que no es de hombres... Yo creo que va cambiando de idea, aunque en el fondo lo que persigue son sus ideales y objetivos como hacen casi todos los seres humanos.

Principalmente se trata de la relación entre dos personas, que va desde la amistad hacia el amor, la incomprensión por momentos, la comprensión... Es una obra que creo que siempre estará de actualidad. Lógicamen-te, como a todo, hay que ir adaptándolo a los tiempos y puliendo... Ojalá esto no estuviera en algún momento de actualidad. El ser humano es muy complejo.

Eusebio: Es una historia de amor y tolerancia.


Entonces la realidad que evocan tiene algo que ver con esta nuestra...

Eusebio: Más de lo que debería.

Igor: Sí, desgraciadamente, sí. Los temas que se tratan siguen estando vigentes y, siendo como es el ser humano y su trayectoria, creo que desafortunadamente estarán siempre vigentes. Cuando parece que una cosa se arregla, se desarregla por otro lado. Al fin y al cabo, lo que se está tratando continuamente en la obra son temas humanos que, a nada que uno hecha un poco la vista atrás, se da cuenta de que todo viene a ser una repetición de las mismas cosas. Quizás hoy se arregla aquí y mañana hay un cambio político, religioso o vete a saber de qué... y se vuelve a una casilla igual o parecida que nos recuerda lo que ha pasado ya.


Igor Yebra –“Don Quijote”, “Esto no es la casa de Bernarda Alba”...– y Eusebio Poncela –“Marat-Sade”, “La ley del deseo”, “El sirviente”...– son Valentín y Molina.

Igor: Valentín es un prisionero, preso por su lucha política y social pero que al mismo tiempo es prisionero de él mismo. Es prisionero de sus ideas, sus amores, sus debilidades... Es, en sí mismo, una contradicción, como es el ser humano y como creo que son todos los personajes. Es una persona que lucha por ideales políticos y sociales y que para conseguirlo está dispuesto a sacrificar todo y a todos, empezando por él mismo. Busca lo mejor de las personas pero al mismo tiempo las sacrifica en búsqueda de lo que quiere. Es una gran contradicción, pero no deja de ser un ser humano.

Eusebio: Molina es un hombre bueno.


Si les pido una frase de su personaje, ¿con cuál se quedan? 

Igor: La obra y cada personaje tienen muchísimas frases y cuando te vas al libro… El libro es un compendio de grandes frases… Quedarse con una es complicado, porque cada una de ellas tiene un valor increíble. Desde esa tontería que puede parecer el decir: “No se ve nada en esta oscuridad” a otra frase que dice: “Lo que tengo que hacer antes que nada es cambiar el mundo”. En fin, lo mejor es que la gente venga a ver la obra y descubrir cuál es la frase de cada uno.


¿Cómo es la relación que se establece entre Molina y Valentín? Compartir celda en plena dictadura militar es brutal...

Eusebio: Es una relación de amor y tolerancia.

Igor: Cuando dejas a dos o más personas encerradas en un lugar, lo hemos vivido en la pandemia, los vínculos que se establecen o son lo más profundo que puede haber o acaban siendo completamente rupturistas. En este caso, se llega a una profundidad muy grande, aunque por mucho que uno y otro se hablan, siempre acaba habiendo algo escondido detrás. Luego está la visión y la escucha que cada uno tiene del otro, que quiere llevarlo a su terreno. No dejan de ser dos personalidades totalmente individuales y muy complejas cada uno en un mundo totalmente opuesto.


Rememorar el pasado y fantasear sobre un futuro mejor o aferrarse al argumento de viejas películas. ¿Han pensando alguna vez cómo matarían ustedes el tiempo si tuviesen que compartir una celda con alguien?

Igor: Ni lo he fantaseado ni lo fantaseo porque no me gusta fantasear sobre cosas que no ocurren en el momento. Cuando llegue el momento ya se verá, porque lo que me ha demostrado la vida es que, por mucho que uno fantasee, cuando llega la hora de la verdad las reacciones pueden ser totalmente opuestas. Nos ha tocado vivir una pandemia y cada uno ya se ha encontrado que es lo que puede ocurrir más o menos, aunque creo que pasarlo solo puede ser lo mejor o lo peor, depende del enfoque de cada uno.


¿Tiene cabida el humor?

Igor: Es increíble, pero hay mucho humor, como en la vida. Además, en una relación tan intensa se pasa por todos los lugares, desde el humor, la desesperación, el enfado, la agresividad, el sexo...


Al frente del barco, Carlota Ferrer y sobre el escenario, dos grandes...

Eusebio: Carlota está en plena forma e Igor es un ser magnífico.

Igor: Carlota, ante todo, es una persona a la que quiero, admiro y respeto. Desde el primer día que nos conocimos, hace tiempo, han ocurrido muchas cosas estupendas y maravillosas. Otras no tanto, pero hemos sabido transformarlas en maravillosas. Es una persona con la que me he reído y me río mucho y creo que eso es fundamental. Por el lado profesional, yo no voy a descubrir nada, creo que es un talento increíble y una persona con una imaginación desbordante. La primera vez que trabajamos juntos, en algo que no tenía nada que ver con el teatro, tuve que decirle que parara ya de inventar porque ya no podía fijar más cosas. Un honor y un placer trabajar junto a ella. Somos dos locos y apasionados por el trabajo que hacemos, por lo que si a las 3 de la mañana llega un audio, es lo más normal del mundo y me parece maravilloso.

Y Eusebio es un coloso en todos los aspectos. Tanto en la escena como en su vida, por la forma en la que la ha manejado, surfeado y vivido. Me siento, miro, observo, escucho y aprendo, que es lo que me toca cuando tengo delante a personas así.

VENTA DE ENTRADAS

  • Entrevista a Tristán Ulloa y Kike Guaza por True West
  • Entrevista a Rafa Castejón y Jesús Castejón por Los chicos del coro
  • Entrevista a Kery Sankoh por Tina, el musical de Tina Turner
  • Entrevista a José Sacristán por Señora de rojo sobre fondo gris de Delibes
  • Entrevista a Clara Sanchis por Miércoles que parecen jueves
  • Entrevista a Josep Maria Flotats por París 1940
  • Entrevista a Andrea Bayardo por Malinche, el musical
  • Entrevista a Carlos Sobera por Miles Gloriosus
  • Entrevista a Tamzin Townsend por Laponia
  • Entrevista a Paola Matienzo por Lo que quieren las guachas
  • Entrevista a Paola de Diego por El lugar y el mito
  • Entrevista a Laia Marull por El peso de un cuerpo
  • Entrevista a Vanessa Montfort por La Toffana
  • Entrevista a Alberto Conejero por 40 Festival de Otoño
  • Entrevista a Camilo Vásquez por La trilogía sobre la búsqueda de la identidad a través del tiempo
  • Entrevista a Borja Rabanal por ¿Quieres pecar conmigo?
Abadía 232 lat
Cuento de Navidad lat
Laponia lat
Tina 232 lat
abonos Pentación lat
banner cndanza lat
Las culpables lat
Señora de rojo lat
Malinche lat
Sgae Bezerra lat
Fernán Gómez 232 lat
Cantando bajo la lluvia lat
Banner lat Viena en Madrid
Temporada Alta lat
LFQSM lat
Pasillo verde lat
Sex escape lat
Banner lat quieres pecar
Lo que quieren las guachas lat
Peso cuerpo lat
París 1940 lat
Festival de Vitoria lat
Jamming lat
circular lat
PAvón 232 lat
Sombreros olvidados lat
Banner Lat Bernarda Alba
Luzia lat
chicos coro lat

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Recibirás un email quincenal con la revista completa, la actualidad destacada y ventajas exclusivas

  He leído y acepto la política de privacidad.