Revista teatros

Entrevistas

volver
Entrevista a Rubén Ochandiano por El alivio o la crueldad de los muertos

Publicado el 01 de Septiembre de 2021

Entrevista a Rubén Ochandiano por El alivio o la crueldad de los muertos

Obra: El alivio o la crueldad de los muertos - Teatros del Canal

 La función habla del peligro del vacío del discurso biempensante y de la creación del monstruo, de la creación del mal

 Dice que prefiere septiembre y las cosas poniéndose en marcha al verano y su sensación de que todo se para. Así que Rubén Ochandiano –“Tartufo”, “La gaviota”, “Antígona”, “Los abrazos rotos”, “Undercover”, “Hombre muerto no sabe vivir”...– está feliz: es el encargado de abrir la temporada de los Teatros del Canal con su último texto, una farsa irreverente y salvaje sobre la creación del mal y el nacimiento del monstruo, que también dirige. Junto a él, haciendo manada, Los Montoya y un elenco de altura: Nata Moreno, Sergio Mur, Jessica Serna, Tomás Pozzi, Alicia Rubio y Albert Mèlich.   Por V. R.

Para alguien que dice que es feliz cuando llega septiembre este arranque de temporada no puede ser mejor, ¿no?

Cuando uno está a punto de estrenar inevitablemente se ve tentado a echar a correr, subirse en un tren a Moscú y no mirar atrás (risas). Más allá de todos los imprevistos que nos hemos ido encontrando estoy feliz y muy agradecido y, sobre todo, estoy donde quiero estar. Este septiembre sabe doblemente bien.


 

¿De dónde surge “El alivio o la crueldad de los muertos”?

Estando hace tres años en Nueva York leí una noticia en prensa que me movilizó mucho... Prefiero no contar el contenido, porque destriparía un poco el argumento de la función, pero nace de esa noticia a la que empiezo a dar vueltas. Y se me junta con las ganas que tenía de hablar del peligro del vacío del discurso biempensante. Esa noticia era estupenda para contextualizarla en ese discurso. Hace un par de años terminé la primera versión y me puse a buscar producción.


 

Sabemos que hay una fiesta de cumpleaños en la que beben y bailan artistas políticamente concienciados a los que ‘sirve’ una mujer latina…

La fiesta de cumpleaños es un pretexto. La función habla del peligro del vacío del discurso biempensante y me hacía gracia establecer un paralelismo entre el arribismo que puede existir en el ambiente teatral y la tendencia arribista que pueda generar en las clases más desfavorecidas el impacto de los discursos populistas. Es farsa, bastante irreverente, bastante salvaje. La función va mostrando cómo durante la fiesta estos artistas se relacionan entre ellos y con el personaje de Jessica, la mujer latina que trabaja en la casa como mujer de la limpieza, y cómo ahí va saliendo el pequeño burgués y el monstruo que cada uno lleva dentro y que prefiere tapar.


 

¿Cómo son esos personajes?

Ha sido especialmente delicado encontrar el tono de la función, habitar la farsa, pero con verdad y sin irnos a una cosa de trazo grueso. Estos personajes son símbolos… Es un poco una burla de mi propio entorno, de mí mismo, de mis amigos, de mis allegados, de cómo a veces nos enganchamos al discurso que parece que hay que esgrimir o que la sociedad le empuja a uno a esgrimir, pero que a menudo detrás de ese discurso hay una enorme falta de confianza.


 

Me venía a la cabeza “El ángel exterminador” de Buñuel.

La verdad es que luego no tiene nada que ver, pero ha sido uno de los referentes que hemos vuelto a ver todos para generar el mood de la función. Tiene algo de “El ángel exterminador”, de “Canino”, la peli de Lanthimos, de “Balas sobre Broadway”, tiene algo del Joker… porque al final de lo que habla la función es de la creación del monstruo, de la creación del mal. Cómo a veces sin darnos cuenta y en esta búsqueda de pertenencia, de formar parte de la manada, de lo socialmente correcto y aprobado, uno se convierte en un monstruo y no se da cuenta de lo que genera a su alrededor.


Una colaboración con Los Montoya y un reparto de altura… ¿Cómo surge este encuentro? ¿Ha sido buscado, ha sido casual?

Ha habido un poco de todo. Iván Morales, el director de Los Montoya, nos conocemos desde hace 25 años y cuando supe que el Canal me había comprado el espectáculo, pero que me hacía falta coproducción le pregunté a él si se le ocurría alguien y me dijo “pues yo, lo quiero hacer yo” y ahí empezamos a colaborar. Después entró el TEatre de Palma como coproductor también y con el reparto hay un poco de todo.

Nata Moreno es mi amiga íntima y para mí estar siendo capaces de hacer esto juntos, de materializar esto juntos, siendo además ambos personas muy sensibles, muy delicadas y vulnerables, poder estar cuidándonos y haciendo esto juntos está siendo un acto de amor que trasciende lo teatral, está siendo bellísimo. Ya había trabajado con ella y es una de mis actrices favoritas.

Con Sergio Mur también había trabajado y nos habíamos entendido muy bien, es un trabajador infatigable, una fuente de inspiración constante y teníamos ganas de repetir, también me hacía falta alguien que tuviera sus características físicas para ese personaje y era la ocasión perfecta.

Con Alicia Rubio y Tomás Pozzi habíamos intentado trabajar juntos varias veces y no se había dado la ocasión y por fin esta vez se ha podido dar y está siendo un placer. Y luego Jessica Serna y Albert Mèlich aparecieron en casting y han sido dos hallazgos y estoy fascinado con ellos. 


 

¿Cómo se llevan, cuando coinciden, el Rubén dramaturgo y el director?

Siempre había disfrutado más dirigiendo textos que no eran míos, pero este caso ha sido muy particular porque como el proceso de preproducción ha durado dos años, el texto ha ido mutando lo indecible y me he dado cuenta de que lo estoy dirigiendo como si no fuera mío. De la idea que yo tenía a lo que el espectáculo es no te puedes imaginar lo que ha cambiado, la puesta en escena, la propuesta escénica, actoral, el tono… Me estoy dando la licencia de adaptarlo como si estuviera adaptando un texto que no hubiera escrito yo. Ha sido un ejercicio inconsciente, pero súper gratificante.


¿Qué historias le gusta contar a Rubén Ochandiano?

Solo me sale escribir cuando tengo una historia que contar que siento que es más fuerte que yo y tengo la necesidad de sacarla fuera. ¿Qué historias me interesa contar? Supongo que las que muestran la parte más oscura o vergonzante del alma humana, aquella parte que tendemos a esconder. Me seduce escribir de las cosas que tengo más cerca, de las vicisitudes que conlleva dedicarse a esto, de la necesidad de afecto, de la búsqueda de un grupo de pertenencia… o de los asuntos que a mí en ese momento concreto me están pesando más.

VENTA DE ENTRADAS

  • Entrevista a Ana Belén por Antonio y Cleopatra
  • Entrevista a Miriam Díaz-Aroca por El Mensaje
  • Entrevista a Francesco Carril por El bar que se tragó a todos los españoles
  • Entrevista a Diana Palazon por Los pazos de Ulloa
  • Entrevista a Jesús Cracio por ¿Que no...?
  • Entrevista a Juan Mayorga por Voltaire
  • Entrevista a Óscar Gómez Mata por Makers
  • Entrevista a Ernesto Caballero por Voltaire
  • Entrevista a Pere Ponce por Los pazos de Ulloa
  • Entrevista a Borja Ortiz de Gondra por Los últimos Gondra (memorias vascas)
  • Entrevista a Marcial Alvarez por Los pazos de Ulloa
  • Entrevista a Juan Jesús Rodríguez y María José Montiel por Los gavilanes
  • Entrevista a Pepe Viyuela por Tartufo
  • Entrevista a Alejo Sauras y Mina El Hammani por Edipo. A través de las llamas
  • Entrevista a Carlos Latre por Golfus de Roma
  • Entrevista a Imanol Arias por Muerte de un viajante
Lírica al margen -hasta 31oct- lat
El pequeño conejo blanco 220 lat
Fit de Cádiz 220 lat
Fernán Gómez 220 lat
Banners Quique San Francisco 220 lat
Mirador 2 220 lat
Infanta Isabel 220 lat
Golfus de Roma 219 lat
Surge 220 lat
Banner Lat COMO YO TE AMO
Festival Visibles -hasta 21nov- lat
Que no 220 lat
Fiot 220 lat
Temporada Alta lat
El mensaje 220 lat
Los últimos Gondra 220 lat
Banner Lat PASAPORTE
Orejas de mariposa 220 lat
F. Vitoria 219 lat
Abadía 220 lat

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Recibirás un email quincenal con la revista completa, la actualidad destacada y ventajas exclusivas

  He leído y acepto la política de privacidad.