Revista teatros

Entrevistas

volver
Ron Lalá

Publicado el 01 de Enero de 2018

Ron Lalá

Obra: Crimen y telón

 “Como dijo Víctor Hugo: ‘Lo grotesco es el reverso de lo sublime. Su forma es la Comedia’”, Miguel

“Este es un espectáculo con el sello ronlalero: divertidísimo, frenético, oscuro, intrigante, emocionante...”, Juan

“¡El público es uno de los sospechosos!”, Daniel

“Quien no venga se perderá la oportunidad de descubrir qué es un bibliozulo, un gabinete de asientos o un retrete de payasos (risas)”, Íñigo

“¡Hay crímenes que matan de risa!”, Álvaro

 Señores espectadores: quedan detenidos como sospechosos, cómplices o testigos de un ‘articidio’ en primer grado. Tienen derecho a reír, llorar, emocionarse, seguir el ritmo de las canciones y no desvelar a nadie el final de “Crimen y telón”. Esta es la alocada amenenaza con la que Ron Lalá presenta su última genialidad escénica, un homenaje al teatro universal con forma de thriller de género negro. Charlamos con sus protagonistas para descubrir las claves de esta investigación a contrarreloj en la que el asesino podría ser cualquiera. Incluso, ustedes mismos.
 

¿Cuál es el móvil de este “Crimen y telón”?

ÁLVARO TATO: Hacer una declaración universal de amor al teatro en forma de comedia criminal.

MIGUEL MAGDALENA: Celebrar lo que de festivo, comunicativo y cohesionador tiene el teatro para la sociedad.


¿Qué historia plantea?

JUAN CAÑAS: La acción se sitúa dentro de 20 años, en un futuro distópico en el que los ordenadores han tomado el poder y convertido el planeta entero en Ciudad Tierra, eliminando todo resto de la improductiva civilización humana y prohibiendo y encarcelando a todas las Artes. El Teatro consigue fugarse, pero poco después es encontrado muerto.

ÁLVARO: El detective Noir tiene que descubrir al asesino recorriendo la historia del arte escénico antes de que el teniente Blanco, de la Agencia Anti Arte, descubra que, en secreto, Noir sigue enamorado de su antiguo amor: la Poesía.

MIGUEL: En su camino se encontrarán personajes como un grupo de músicos callejeros, así como peligrosos sicarios como Comedio y Tragedio. Todo pasado por el tamiz ‘ronlalero’ del ritmo alocado y la música en directo.

DANIEL ROVALHER: ¡Y el público es uno de los sospechosos!


¿Qué personajes interpretan en la función?

ÍÑIGO ECHEVARRÍA: Teniente Blanco, el brazo armado del Gobierno Global en su caza de artistas. También un coro de olas, sirenas y un músico callejero.

DANIEL: Tengo al inerte Señor Forense que llega a la escena del crimen y realiza su protocolario trabajo, a un músico callejero de los bajos fondos de Ciudad Tierra y al personaje a investigar: el Teatro.

ÁLVARO: Interpreto a Tragedio, el lugarteniente depresivo del difunto Teatro; a Edipo; al espectro de Hamlet; a una Ola de coro de un teatro griego; a un troglodita y a Baquetas –el percusionista de la banda de músicos clandestinos callejeros–. No paro de cambiar a lo largo de la función,¡es una gozada!

JUAN: Soy el detective Noir, que es quien tiene la responsabilidad de resolver el misterio: un tipo serio, eficaz, muy bueno en su trabajo pero con un pasado tormentoso que le hace vulnerable y que descubriremos a medida que avance el espectáculo. En torno a Noir se vertebra toda la historia.

MIGUEL: Hago varios papeles: desde un agente de la Agencia Anti Arte cuya obediencia ciega a la causa gubernamental es su único móvil, hasta uno de los músicos callejeros que estará en contacto con Noir y que representa parte de la resistencia clandestina contra el Gobierno Global. También hago el papel de Comedio, uno de los dos sicarios del Teatro que tendrán un encuentro con Noir.


Una de las frases o situaciones más peculiares de sus personajes:

ÁLVARO: Mi momento preferido es nuestro ‘artecorrido’: un ‘narcocorrido’ que cantamos los músicos clandestinos con el público. Decimos: “Llegarán tiempos mejores y a la gente teatrera se unirán espectadores desde frontera a frontera y dirá la Tierra entera: ¡que el Teatro no se muera!”.

MIGUEL: Una cita que hace Comedio y que pertenece al “Manifiesto Romántico” de Víctor Hugo: “Lo grotesco es el reverso de lo sublime. Su forma es la Comedia”.

ÍÑIGO: “Cualquier risa o llanto podrá ser utilizada en su contra” y “Somos la sombra del sueño de nuestra ficción”.


Si esta terrible distopía se hiciese realidad y prohibieran artes como la música, la literatura y la pintura, ¿qué canción, qué libro y qué cuadro eligirían para disfrutarlo por última vez?

DANIEL: Musicalmente me quedo con “Las 4 estaciones” de Vivaldi. Como libro, “El Quijote”. Cuadro: “El Guernica” de Picasso o cualquier obra magna de Dalí.

JUAN: “La Barrosa” de Paco de Lucía, el cervantino Quijote y el picassiano “Guernica”.

ÁLVARO: Camarón por bulerías, “El Quijote” y “El Jardín de las Delicias”.

MIGUEL: Yo salvaría cualquier disco de Radiohead, cualquier libro de Friedrich Nietzsche y cualquier cuadro de Goya.

ÍÑIGO: Música: Bowie, Cohen, Lou Reed, Krahe o Sabina. Literatura: Cer-vantes, Brubaker o Jo Nesbo. Pintura: Federico Echevarría.


¿Por qué nadie debería perderse “Crimen y telón”?

ÁLVARO: Porque hay crímenes que matan de risa. JUAN: Porque van a ver un espectáculo con el sello ronlalero: divertidísimo, frenético, oscuro, intrigante, emocionante...

MIGUEL: Porque es una celebración de la cultura en todas sus manifestaciones con música en directo, un uso muy cuidado del lenguaje y una capacidad teatral para poner un espejo delante de la sociedad que nos hace vernos reflejados.

ÍÑIGO: Porque si no van se perderían la oportunidad de descubrir qué es un bibliozulo, un gabinete de asientos o un retrete de payasos (risas).


A lo largo de su trayectoria, Ron Lalá ha provocado carcajadas en más de 20 países distintos. ¿Recuerdan alguna anécdota curiosa vivida en gira en el extranjero?

JUAN: ¡Hay muchísimas! Por citar una, entrado en Nicaragua con “Siglo de Oro, siglo de ahora” nos abrieron todo el material en la aduana: micros, vestuario, atrezzo... Mientras revisaban todo, un miembro de seguridad se puso uno de los cascos de soldado del siglo XVII de los que usamos en el número final, a la vez que nos explicaba muy serio la gravedad del asunto y lo difícil que iba a ser tramitar la entrada de aquello ¡La mezcla de perplejidad y ataque de risa fue difícil de manejar! (risas).

MIGUEL: Recuerdo en una de las funciones del Quijote que hicimos en Delhi, India, cuando el director del National School of Drama de allí subió con un ramo de flores inmenso y un obsequio para la compañía cuando... todavía no había terminado la función (risas).

 
  • Entrevista a Anthony Blake por Aquí se viene llorao
  • Entrevista a Gon Ramos por La familia no
  • Entrevista a Jesús Castejón por 24 horas mintiendo
  • Entrevista a Álvaro Puertas por Nine, el musical
  • Entrevista a Xavier Alberti por Islandia
  • Entrevista a Ramon Paso por Lo que mama nos ha dejado
  • Entrevista a Roko por Nine, el musical
  • Entrevista a Kira Miró por Dos más dos
  • Entrevista a José Luis Gil por Cyrano de Bergerac
  • Entrevista a Pablo Remón por El tratamiento
  • Entrevista a Emilio Gutiérrez Caba por La cueva de Salamanca
  • Entrevista a María Hervás por Iphigenia en Vallecas
  • Entrevista a Alfredo Sanzol por La valentía
  • Entrevista a Font García por La valentía
  • Entrevista a Francesco Carril por La valentía
  • Entrevista a Jesús Barranco por La valentia
Cáceres lat
Scaena 188 lat
Aguacates lat
Temple lat 187
Rocky Horror 188 lat
Real 187 lat
Nine lat
Corral Cervantes lat
Clásicos en Alcalá 188 lat
Carmen BFM 188 lat ok
Lo que mamá lat 187
Ítaca 188 lat
Hipster Show lat 187
Mérida 187 lat
Juicio a una zorra lat 188
Ballet St. Peterburgo 188 lat
CDN Afasians lat
El tratamiento lat 188
Cantante calva lat 187
Blake lat
Real Coliseo lat
Mudanza Show lat
Accion escena 188 lat
Almagro lat
Escuela Nave 73 188  lat
Dos más dos 188 lat
TFM 188 lat
Escuela Mendez-Leite 188 lat
Cristina Rota 188 lat
CCV 188 lat
A través de la luz lat